Secuelas de una quiebra

Desaliento de trabajadores de Raincoop que fueron a la bolsa

Les proponen 6 meses de labor y seguro de paro por otros 6 meses.

Desencuentro: ex cooperativistas que siguen en la Bolsa de Trabajo no comparten solución laboral.
Ex cooperativistas que siguen en la Bolsa de Trabajo no comparten solución laboral. Foto: Archivo

Una veintena de cooperativistas de la empresa de transporte de pasajeros Raincoop, disuelta hace dos años, permanecía hasta hace poco en la bolsa de trabajo, con aspiraciones de ser integrados a Coetc, Ucot o Cutcsa.

La última solución laboral que se ha propuesto solo consisidera, sin embargo, a once de ellos, en una propuesta que ya generó objeciones.

Se les ofrece trabajar durante seis meses y pasar después al seguro de desempleo, sin ninguna otra posibilidad de retornar a las plataformas de los ómnibus de ninguna empresa, ni de ocupar otras funciones, por ejemplo administrativas, en talleres o servicios diversos.

María Ramos, que trabajó de guarda once años en Raincoop, dijo a El País que en octubre cobraron el seguro de desempleo de septiembre y nada más, mientras que a sus compañeros de trabajo que encontaron una ocupación por cuenta propia los eliminaron de la bolsa de trabajo, cuando en realidad esos empleos que tienen los consiguieron para poder subsistir, sin que eso supusiera una renuncia a su derecho de volver a trabajar en los ómnibus.

Contrapunto.

"Nadie nos explica en dónde está escrito que, al conseguir un trabajo, nos pueden retirar de la bolsa y dejarnos sin derecho a formar parte de otra empresa, o a trabajar en alguna de las tres (Cutcsa, Coetc o Ucot)", explica María Ramos refiriéndose a la situación en que están por lo menos 9 ex cooperativistas de Raincoop. Ella en cambio se encuentra ahora entre los once que recibieron una propuesta y no tienen actualmente ningún trabajo: ocho hombres y tres mujeres.

"Ahora la solución que nos proponen es un trabajo por seis meses, otros seis por seguro de desempleo y sin derecho a más nada. ¡No! ¡No es así! Tenemos un compañero que pasó los 50, que es diabético, insulinodependiente, trabajaba en los surtidores de los coches. ¿Dónde va a conseguir trabajo después?", se pregunta María Ramos, quien fue a la bolsa de trabajo por una cantidad de faltas que la directiva de la empresa consideró excesiva.

Ausentismo.

"Cuando cierra Raincoop yo estaba embarazada, mi nena cumple dos años en agosto. Entre los nervios por la situación laboral, los dolores del embarazo y el riesgo de aborto, me mandaron reposo. Después me enteré que habían formado grupos y yo quedé en la bolsa junto a personas que tenían más de 90 faltas. Pero yo no las tenía, porque estaba justificada mediante médico y BPS", cuenta hoy María Ramos, indignada además por la pérdida de capital que llegó de la mano con el no ingreso a ninguna de las empresas de ómnibus.

"A los que entraron a otras cooperativas se les dio una cuarta parte y a medida que van trabajando van generando hasta lograr tener una media o una parte entera pero los que quedamos para atrás no tuvimos posibilidades de nada, perdimos todo. No nos parece justo", sostiene Ramos, que de pequeña conoció qué era eso de trabajar en un ómnibus, porque su padre (que falleció hace seis años) casi llegó a dormir encima de un Leyland, mientras ella y su madre le alcanzaban un taper a la estación de Rio Branco, en donde la comida se calentaba en ollas porque los microondas aún no se habían popularizado.

Hace casi dos años, el 20 de junio de 2016, se había realizado el sorteo para distribuir a los cooperativistas. De 521 trabajadores, se decidió que 127 fueran a Cutcsa (como empleados y no como socios), 172 a Ucot, y 180 a Coetc. Otros 42 quedarían en una bolsa de trabajo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)