Desarrollo urbano

Se derrumbó un muro de shopping en construcción

La obra quedó suspendida y hubo alteraciones del tránsito.

Caída. los contenedores utilizados por los obreros terminaron desparramados por el piso. Foto: L. Mainé
Caída. los contenedores utilizados por los obreros terminaron desparramados por el piso. Foto: L. Mainé

La rotura de un caño de OSE, sumado a las intensas precipitaciones de la semana pasada provocó que un sector de la obra del centro comercial que se está construyendo en Malvín se derrumbara. Varios contenedores que se encontraban apoyados en ese lugar —y eran utilizados por los obreros como vestuario y baños— terminaron dados vuelta a pocos metros.

Los vecinos ubicados en los edificios linderos, declararon haber sentido el gran estruendo que provocó la caída del muro. Hasta el momento ninguno de ellos declaró afectación en sus viviendas.

En tanto, la empresa constructora Berkes, a cargo de la realización de la obra, aclaró a través de un comunicado de prensa difundido ayer que el hecho no causó heridos ni ninguna otra situación de gravedad. Se explicó asimismo que la rotura del caño de OSE —que provocó que saliera un gran caudal de agua y socavara parte de la tierra donde se estaba trabajando— había sido reportada antes de ocurrido el hecho, pero no se logró interrumpir la pérdida de agua.

"Estando esa pérdida muy cercana al borde de excavación, se generó un desmoronamiento parcial en una de las zonas de trabajo y cayeron contenedores que forman parte del obrador", explicó la empresa, que aclaró que "lo ocurrido no impacta en la planificación general de la obra".

Desde la mañana de ayer, el tramo comprendido entre Avenida Italia entre Mariscala y Santana hacia el este, permaneció cortado al tránsito. Allí varias maquinarias retiraban los contenedores que se habían caído, con el objetivo de proceder a la reparación del terreno.

Según explicaron los obreros, es probable que ese tramo permanezca cortado también hoy —e incluso mañana— mientras continúan los arreglos.

"En el lugar ya se implementa un plan de reparación y se elabora un informe técnico de lo sucedido. En las próximas horas estaremos trabajando en coordinación con los organismos públicos correspondientes para retomar todas las tareas a la mayor brevedad posible", explicó Berkes en un comunicado.

Calle cortada: una grúa retiraba ayer los contenedores. Foto: L. Mainé
Calle cortada: una grúa retiraba ayer los contenedores. Foto: L. Mainé

Antecedentes.

La iniciativa había sido propuesta en un primer momento en 2012. Sin embargo, recién cuatro años después, en 2016, la Intendencia de Montevideo aprobó el proyecto y le dio los permisos para llevar a cabo la obra.

El predio está dividido en dos: en uno se construirán tres torres de viviendas (lugar donde ocurrió el accidente) y en el otro está previsto instalar un centro comercial, del cual aún no se conocen muchos detalles.

Lo que sí se sabe es que la inversión será de 30 millones de dólares, un monto similar a lo que costarán las torres. Está previsto que ambos proyectos se inauguren en 2020.

Las tres torres de viviendas fueron exigidas por la IMM como condición para otorgar los permisos.

Estaba pensado en un primer momento que en el lugar se instalara un "shopping outlet", como existen en varias ciudades del mundo, con presencia de importantes marcas que comercializan por esa vía productos discontinuados o saldos de temporada a un menor costo. Pero luego la propuesta se modificó y la empresa detrás del proyecto prefirió guardarse los detalles para más adelante.

Según la obra original, el centro comercial tendría más de 9.000 metros cuadrados en 3 niveles con 50 o 60 locales.

También al inicio se planeó la construcción de un cuarto edificio —más pequeño que el resto— que estaría encima del complejo comercial y podría ser destinado a hotel, oficinas o también a viviendas.

Los propietarios de las obras debieron pagarle una alta suma de dinero a la Intendencia por superar los límites que establece la ley en cuanto a altura y ocupación del suelo; un equivalente del 10% de lo que ganará la empresa por la excepción otorgada, la cual se traduce en un aumento del valor total edificado de $ 733 millones (unos US$ 23 millones), según la Intendencia.

Por los tanto, el inversor deberá pagarle unos US$ 2,3 millones a la Intendencia de Montevideo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)