UN SÍMBOLO DE LOS TIEMPOS QUE CORREN

Denuncian campamento de indigentes en la Rambla Sur

Funcionario cercano a Bonomi admite que no se aplica la Ley de Faltas.

Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

El césped de la Rambla Sur, desde Paraguay hasta la sede del Mercosur, es un territorio de personas en situación de calle. Bajo los árboles más frondosos han instalado campamentos con carpas y pequeñas chozas en las que duermen y cocinan.

Hay lugares emblemáticos de la Rambla donde la basura se acumula. Los vecinos no saben qué hacer. Han llamado a la Policía, al Mides y a la Intendencia pero el problema se mantiene.

Un grupo de residentes de la zona de Paraguay y La Cumparsita ha denunciado que han vivido "situaciones de violencia, como el asalto a vecinas mayores en la puerta de los edificios, pedreas, roturas y robo de autos, y hace tres semanas, la instalación de un campamento de cinco individuos en el ombú del predio público que perteneció al CH 20".

Además, han verificado que "estos hombres trajeron sus muebles, duermen, cocinan, traen a sus amigas de noche, insultan a los vecinos, se meten con las vecinas jóvenes y los niños que insisten en utilizar el espacio verde, hoy invadido".

"No sabemos si esta gente es la responsable de los múltiples robos de los últimos días pero resulta desagradable convivir con ellos en estas condiciones. Realizan sus necesidades fisiológicas a la vista de todos y cada vez parecen estar más cómodos en el lugar que encontraron para vivir: entre nuestro parking y la canchita de baby fútbol", indica una carta de los vecinos a la que accedió El País.

Aseguran que han llamado unas 20 veces a la Policía, presentando fotos tomadas con sus cámaras. Un patrullero acudió tres veces a intimar a los "residentes" pero siguen allí.

La reconocida actriz y locutora Alicia Garateguy, vecina de la Rambla Sur habló del problema en su programa de la emisora Concierto Urbana.

"Duermen allí, traen chicas de noche, a la hora que se practica baby fútbol al lado de ese lugar, los niños nos han dicho qué hacen esas mujeres allí, también nos han dicho por qué esos señores comen palomas asadas", confirmó.

En la rambla y Lorenzo Carnelli un hombre instaló una carpa. Vive allí con su pareja y trabaja como limpia vidrios en la esquina. Le dicen "Michael" porque imita a Michael Jackson para entretener al público.

Debate.

En la jornada de ayer, el director de la Unidad de Comunicación del Ministerio del Interior (Unicom), Fernando Gil, escribió una columna en su blog "El Rincón del Perro Gil", en la que, para defender a su jefe, el ministro Eduardo Bonomi, reconoce que no se cumple la Ley de Faltas que fue pensada para atender estos casos.

"¿Sabían ustedes que prácticamente no existen penados por Ley de Faltas en los últimos tiempos? ¿Saben que de casi 8 mil detenidos por ocupación de espacios públicos en 2 años de trabajo de las brigadas policiales, solo hubo 7 personas a las que se le aplicó dicha norma?", escribió el funcionario.

Más adelante, Fernando Gil admite que "es cada vez más notoria la presencia de personas en situación de calle que ocupan espacios públicos en clara contravención con una ley que tiene pocos años de sancionada y la que ha actualizado las faltas previstas por el ordenamiento uruguayo".

El jueves 12 de abril, el semanario Búsqueda informó que el intendente de Montevideo, Daniel Martínez, remitió una carta al presidente Vázquez, sobre las personas en situación de calle.

"Como montevideano y como responsable, tengo que transmitir primero mi preocupación por la condición humana en que está viviendo esa gente y segundo por el impacto en la ciudad y la preocupación de los vecinos", declaró Martínez el mismo jueves.

Fuentes de la Intendencia de Montevideo confirmaron ayer a El País que hay una cuadrilla que se ocupa de "despejar el espacio público". "Cada mañana sale un camión hacia distintos puntos de la ciudad. Van con guardia policial y se ocupan de limpiar plazas o veredas que se utilizan como dormitorios. Cuando llegamos, las personas se llevan sus cosas y después vuelven. Es el cuento de nunca acabar", dijo el informante.

Datos.

En los primeros días del mes de abril, el Instituto Nacional de Estadística (INE) informó que la pobreza bajó durante el año 2017 a su mínimo histórico, de 7,9 %. De acuerdo con el reporte del INE, hay unas 3.500 personas en todo el país por debajo de la línea de indigencia, que representa el 0,1% de la población total del país.

Cada mes, el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) recibe entre 500 y 600 denuncias sobre personas en situación de calle. El organismo oficial cuenta con la línea 0800 8798 para denunciar este tipo de casos.

Historias.

Un cuadro que no existe en Bruselas
Detrás de la sede del Mercosur y Parlasur viven varias personas en una plaza. Foto: F. Ponzetto

Esteban pasó más de 20 años en diversas cárceles. Estuvo en prisión por rapiña, hurto y otros delitos. "Me cansé de estar preso, no quiero más esa vida", confesó a El País. Hace cuatro meses volvió a la calle. Instaló su carpa detrás de la sede del Mercosur. Los diplomáticos y funcionarios lo saludan. Vive de juntar cosas en las volquetas y venderlas en las ferias cercanas.

En su primera noche en libertad, se presentó en un refugio. "Tuve que esperar horas para entrar, sentí que estaba preso de nuevo", afirmó. Aseguró que el problema es que los presos no reciben oportunidades y muchos vuelven a caer.

A pocos metros de Esteban se encuentran Julio y Karina. Él tiene 43 años y ella 23. Son pareja. Esperan su primer hijo. También se dedican a hacer feria. Ayer los estaba visitando una amiga que también está en situación de calle. Llevó a su pequeño bebé.

Cuando cae la noche, la pareja arma una carpa junto a un comercio vecino. "A nosotros no nos aceptan juntos en un refugio. Nos quieren separar, por eso estamos acá", dijo Julio.

Al ser consultado por la situación, un funcionario de la sede del Mercosur y Parlasur reflexionó: "esto en Bruselas no existe".

Violencia infinita, a las piñas por nada
Un hombre se instaló en la Rambla casi Paraguay. Foto: Marcelo Bonjour

Saúl tiene 39 años de edad, lleva 8 años viviendo en la calle y hace dos que se instaló en la Rambla a pocos metros de Paraguay, bajo un añoso ombú. Muestra sus puños y asegura que tiene que pelear todos los días. Salió el 2 de marzo del módulo III del Comcar. Mientras fuma en una pipa pequeña, dice que hace cuatro días que no duerme. Teme por su vida. "Si no mato yo, me matan", afirmó. Instaló su colchón y armó un fogón donde cocina tortas fritas.

No puede creer que nadie lo haya sacado del lugar. "Te juro que no sé por qué todavía no me agarró la Ley de Faltas", dijo el hombre.

A varias cuadras, en Lorenzo Carnelli y la Rambla viven Michael y Silvia, una pareja reciente que vive en una carpa roja. "Estamos de luna de miel", dice el hombre. Prefieren la carpa porque las pensiones "son muy caras" y "los refugios no sirven".

Tiene un corte en la mano izquierda y un golpe en la cabeza. "Fue peleando, le quisieron robar el celular a Silvia. Dos contra uno pero me defendí", afirmó.

En la Rambla y Lorenzo Carnelli vive una pareja en una carpa bajo un árbol. Foto: F. Ponzetto
En la Rambla y Lorenzo Carnelli vive una pareja en una carpa bajo un árbol. Foto: F. Ponzetto
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º