Una investigación que sigue abierta

Demuelen búnker en Casavalle

La casa de la mujer lider de Los Chingas fue derribada ayer por la Intendencia y la Policía.

Al suelo: doce viviendas fueron demolidas ayer en Casavalle, entre ellas la de Moni, la jefa de Los Chingas. Foto: Marcelo Bonjour
Al suelo: doce viviendas fueron demolidas ayer en Casavalle, entre ellas la de Moni, la jefa de Los Chingas. Foto: Marcelo Bonjour

Moni (de 39 años), la jefa de Los Chingas, vivía bien. Tenía jacuzzi, ducha escocesa, equipos de aire acondicionado, consola de videojuegos, decenas de luces dicroicas, y un televisor smart. Una aristócrata en medio de la miseria, podría decirse. Ahora está presa por extorsionar a los vecinos ya que sus subordinados expulsaban a punta de pistola a familias enteras y después vendían las casas.

Durante el mediodía de ayer un equipo del Ministerio del Interior y la Intendencia de Montevideo ingresó nuevamente a la zona a demoler una docena de casas. Esta vez ingresaron por el pasaje 306 y desmontaron el apartamento de Moni. Cuando los policías y funcionarios municipales llegaron al lugar, los artefactos habían desaparecido aunque se podía ver rastros de las conexiones y revestimientos caros.

Las 12 casas demolidas ayer integran un grupo de 20 que desaparecerán de Los Palomares. En su lugar se hará una calle que conectará Gustavo Volpe con Aparicio Saravia, según informó el sociólogo Gustavo Leal, representante del Ministerio del Interior en el operativo.

El día 27 de junio pasado, se hizo un censo en el barrio. Posteriormente, orden judicial mediante, se procedió a demoler casas que presentaban riesgo de derrumbe o irregulares. Leal confirmó que con la demolición de las ocho casas que faltan, se llegará a 40 viviendas en esta etapa.

Además, ya hay 27 personas condenadas por distintos delitos, entre ellos usurpación y robo de energía eléctrica y agua. A esto se suma un grupo de formalizados que están esperando por el juicio correspondiente, entre ellos Moni.

En la Unidad Misiones original, nombre oficial de "Los Palomares", había 540 apartamentos distribuidos en 27 bloques de edificios. A esto hay que agregar las construcciones anexas al complejo, que se estiman en un 38% del espacio utilizado como vivienda, según datos manejados por Leal. Fuentes de la investigación dijeron a El País que lo que comenzó como una guerra entre dos bandas, "Los Camala" y "Los Chinga", ahora está revelando que había una tercera banda como protagonista del sistema de extorsión.

Un lavadero sin clientes y unas gangas sospechosas

Muchos de los ocupantes de "Los Palomares" llegaron al lugar seducidos por los precios bajos a los que se vendían los apartamentos. Uno de los ocupantes dijo a El País que compró su casa por $ 100.000 y sin papeles. Nunca pagó por la energía eléctrica o el agua de OSE. El Mides organizó la reubicación de algunas de las familias que fueron expulsadas de sus viviendas por las bandas. Moni, la jefa de Los Chingas, ocupaba tres apartamentos conectados, en uno de ellos, un dúplex, tenía un lavadero en una de las piezas del frente de la vivienda.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º