Un aventurero uruguayo

Dejó todo para recorrer América en camioneta

Exagente de viajes, visita ahora los destinos “de otra forma”.

Aventurero: tras recorrer parte de Uruguay, Chaine se apronta para cruzar la frontera del país. Foto: archivo El País
Aventurero: tras recorrer parte de Uruguay, Chaine se apronta para cruzar la frontera del país. Foto: archivo El País

De los 32 años de edad que tiene Nacho Chaine, doce trabajó como agente de viajes en Montevideo. Vendía pasajes individuales y paquetes a todo el mundo. Y no le iba mal.

Pero más allá del éxito laboral, tenía otros planes: conocer no solo lindos paisajes, sino también a la gente, la idiosincrasia de cada lugar.

En la agencia de viajes "surgió las ganas de viajar, pero hacerlo de una manera distinta a la que yo vendía, que eran pasajes y paquetes armados. Varias veces tuve la oportunidad de acompañar a grupos o viajar por placer, conocer destinos, pero siempre estaban en mí las ganas de hacerlo de otra forma", relata a El País, al ser entrevistado en reciente llegada y breve estadía en Sarandí del Yi y la zona Este del departamento de Durazno.

"Quería conocer más sobre las culturas, conocer bien de cerca a la gente, no andar a las corridas llevando a una delegación o visitando en un tour programado; en síntesis, tener vida y tiempo libre", señala.

"Durante un buen tiempo me dediqué a ahorrar una plata, a idear el viaje, que en principio iba a ser en bici y después de mochilero. Y que se terminó dando en una camioneta que armamos con amigos, que me dieron una mano. Algunas empresas también colaboraron, porque vieron el espíritu del proyecto, que no tiene fin lucrativo y se sumaron, me dieron desde ruedas hasta alarmas y maderas. Un montón de amigos también me ayudaron a armar todo eso", agregó el intrépido viajero.

Ventas y al camino.

"La decisión estaba tomada, después de un año, dejé el trabajo, la casa, vendí la ropa, los muebles, vendí de todo un poco. Y hace más de dos meses que empecé el viaje. Primero la idea es recorrer casi todos los departamentos, cada rincón del Uruguay bien despacio; todos menos los que ya conocía, sobre todo los de la costa oceánica".

El primer destino desde Montevideo fue Canelones, relata Chaine.

"Hice lo que va de Canelones a Florida, estuve en la feria de San Cono vendiendo unas pastafrolas. Luego de Florida a Durazno y de allí a Flores, después a toda la parte de abajo de Tacuarembó, como Rincón del Bonete, Paso de los Toros y de ahí rumbo a Cerro Chato y luego a Treinta y Tres, donde estuve un mes, pasé unos días en la Quebrada de los Cuervos, aprovechando y disfrutando porque el tiempo nos está dando una mano", indicó.

"La experiencia ha sido muy buena, incluso hace dos semanas que me estoy quedando en la casa de una olimareña con su hija", agrega.

El periplo continúa: la vieja Trafic 97, que compró en un remate, proseguirá el camino hacia otras zonas y nuevas experiencias en el norte y litoral norte, Cerro Largo, Tacuarembó, Rivera, Artigas, para traspasar luego la frontera hacia otros países.

"Quiero llegar a cumplir otros sueños, más lejanos, conocer de la misma forma Paraguay, Perú, Bolivia, Colombia, Ecuador y bajar por el otro lado, Venezuela, Las Guayanas, Brasil, donde tengo familia en el Amazonas, por lo que voy a estar un buen tiempo", concluye.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)