VISITA DEL MÁXIMO REFERENTE SALESIANO

El décimo sucesor de Don Bosco cautivó a jóvenes y a políticos

El rector mayor salesiano recorrió obras sociales y dialogó con estudiantes.

El rector mayor de los salesianos, el español Ángel Fernández Artime, posa con los jóvenes durante la visita. Foto: Gentileza, Talleres Don Bosco
El rector mayor de los salesianos, el español Ángel Fernández Artime, posa con los jóvenes durante la visita. Foto: Gentileza, Talleres Don Bosco

El arribo a Uruguay del rector mayor de los salesianos Ángel Fernández Artime, décimo sucesor de Don Bosco, convulsionó los talleres de la institución en el barrio Cordón. Fernández Artime llegó esta semana en el marco del 125 aniversario de la fundación de los Talleres Don Bosco en Uruguay. Durante su estadía, que continuará hasta mañana, se reunió con políticos, líderes de organizaciones sociales e intercambió experiencias con jóvenes estudiantes.

En el teatro del edificio Don Bosco se armó una suerte de living en el que los alumnos contaron sus historias de vida y cómo se sentían en la casa salesiana. En el intercambio, el rector mayor pidió "completa honestidad" en los testimonios.

El padre Fernández Artime, de 57 años, es oriundo de Oviedo (España). En el momento de ser elegido como décimo sucesor de Don Bosco (fundador de los Salesianos), en marzo de 2014, se desempeñaba como Provincial en la Inspectoría de Argentina sur.

Contó que hace unos 20 días estuvo en Alepo, Siria, en donde se juntó con algunos habitantes que están atravesando una brutal crisis humanitaria por la guerra civil que ha causado cientos de miles de muertos.

En una de sus intervenciones, les dijo: "Yo estoy convencido de la belleza del corazón de los jóvenes. Conozco a muchos con miedo a lo que sienten en su corazón. No le tengan miedo a lo que Dios les dice".

Fernández Artime hizo una recorrida por los diferentes rincones de los talleres de carpintería y mecánica industrial y automotriz de la escuela técnica. Si bien tenía una agenda muy apretada, se dio el gusto de compartir un buen rato con los jóvenes en el patio, con quienes almorzó al mediodía.

"¿Tengo cinco minutos?", preguntó a sus asesores. Y, así, se dio el gusto de jugar al ping pong y vencer a uno de los alumnos. "Tiene capacidad de diálogo y capacidad de generar un encuentro con los muchachos", comentó Alejandro Bastos, encargado educativo de la institución.

Desde el taller resaltaron la llegada al país de una figura tan importante como Fernández Artime. "Tenemos la visita de una persona que es la que está dirigiendo unos 4.000 centros en todo el mundo. Acá en Uruguay los salesianos tienen entre obras sociales, centros juveniles y parroquias 44 sedes", comentó.

Encuentros.

Su llegada también interesó a las autoridades. Por ello, mantuvo un encuentro con el Presidente de la República y líderes de los partidos políticos de la oposición.

A su vez, participó en una celebración de la Fiesta de María Auxiliadora en Villa Colón, que incluyó una procesión y una misa. En las últimas horas, mantuvo un encuentro con los jóvenes del Movimiento Juvenil Salesiano.

Anteayer se trasladó a Las Piedras para conocer el proyecto Minga, liderado por el padre Mateo. Se trata de una acción socioeducativa en favor de adolescentes y jóvenes en situación de exclusión del sistema educativo formal y con dificultades de acceso al mundo del trabajo.

Taller de carpintería, uno de los variados cursos que imparte la institución. Foto: Gentileza, Talleres Don Bosco
Taller de carpintería, uno de los variados cursos que imparte la institución. Foto: Gentileza, Talleres Don Bosco

Mañana, su último día en Uruguay, dará una misa en la Casa Inspectorial de las Hijas de María Auxiliadora a las 7:30.

Propuesta.

Desde febrero de 1893, Don Bosco impulsa en Uruguay escuelas de artes y oficios. Empezó con 19 alumnos y hoy son más de 800 los que por año pasan por esta institución.

En el correr de los últimos años se fueron actualizando los cursos de capacitación y especialización: hoy son unas 30 propuestas para distintas áreas de la industria.

Dictan cursos de nivel técnico de tres años de duración como carpintería, mecánica industrial y automotriz, habilitados por las autoridades de la enseñanza. También hay cursos en el área informática, en deporte y recreación. Durante décadas fueron capacitados miles de jóvenes "impresores, tipógrafos, encuadernadores, herreros, mecánicos, carpinteros, sastres, zapateros", informó la institución.

El 70% de los alumnos de Don Bosco son del interior

A los alumnos que vienen del interior del país, cerca del 70% del total, se les brinda un servicio de residencia. "Se le da en el marco de una formación humana integral y en un ambiente de familia al estilo de las casas salesianas", explicó la institución.

"La experiencia de vivir en la residencia, enriquece el proceso de crecimiento personal y grupal, a la que se suman actividades pastorales extracurriculares: deportivas, culturales, de voluntariado social y religiosas".

La institución se sustenta con recursos generados por los costos de los cursos, colaboraciones especiales y el aporte de fondos de cooperación internacional.

Según la institución, "desde hace muchos años" el centro mantiene un "presupuesto equilibrado", que permite un funcionamiento sin déficit en cuanto a los costos de funcionamiento ordinario, mientras que las renovaciones de equipo y a reestructuras edilicias, se han hecho con aportes desde el exterior.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º