TRANSPORTE URBANO

Cutcsa reclama a UTE una rebaja para comprar 20 ómnibus eléctricos

Salgado dijo que la empresa tiene intención de comprar en el exterior 20 ómnibus eléctricos, pero advirtió que los costos que UTE cobra por la energía hacen que el negocio sea “inviable”.

Juan Salgado. Foto: Marcelo Bonjour
Salgado: “UTE no viene con la misma velocidad que el resto de los que están empujando para que esto salga”. Foto: Marcelo Bonjour

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Hoy vence una convocatoria para la incorporación de ómnibus eléctricos al sistema de transporte colectivo de Montevideo, una política que la Intendencia y el Ministerio de Industria vienen impulsando desde hace tiempo. Pese a que la postura de la IMM ha sido, al menos desde 2006, la de fomentar el uso de esta tecnología no contaminante (habiendo logrado algunos avances con la flota de taxis), el transporte eléctrico todavía está lejos de ser masivo.

El presidente de Cutcsa, Juan Salgado, dijo a El País que la empresa tiene intención de comprar en el exterior 20 ómnibus eléctricos (hoy hay uno solo en funcionamiento), pero advirtió que los costos que UTE cobra por la energía hacen que el negocio sea “inviable”.

“UTE no viene con la misma velocidad que el resto de los que están alrededor de esto, empujando para que se haga lo antes posible. Al día de hoy los precios no son accesibles. Estamos a la espera de que la UTE nos diga, de alguna manera, los precios hacia el futuro, pero hoy no sería viable”, declaró.

Según el presidente de Cutcsa, mover una unidad eléctrica debería costar mucho menos de lo que cuesta hacerlo con combustible, “teniendo en cuenta que un ómnibus que va a pasar a ser eléctrico evidentemente va a dejar de cobrar el subsidio del gasoil, por lo que el Estado va a ahorrar en eso”.

“Debería costar menos. Sin ninguna resolución de UTE, la cuenta que nos está dando a nosotros es que la electricidad nos costaría más cara que el gasoil. De acuerdo a lo que plantee UTE, nosotros vamos a tomar la decisión de darle para adelante o no”, agregó.

UTE. Foto: El País
UTE. Foto: El País

El empresario señaló que de traer al país otros 20 ómnibus eléctricos, se deberían instalar la misma cantidad de terminales de carga. “Todo eso es una infraestructura y un costo importante. Hay que ver elementos que no son menores, como por ejemplo cómo llegan a cargar, porque a medida que se va incrementando la cantidad de ómnibus, necesitás un voltaje mayor. Y eso tiene un costo importante”, explicó Salgado.

Para la foto, no.

El empresario entiende que sería una “injusticia” dejar desierto el llamado que culmina hoy para la incorporación de ómnibus eléctricos a la flota del transporte colectivo de Montevideo.

“Nosotros condicionaremos la decisión de traerlos hasta conocer cuál es el precio. Con los ojos vendados no los vamos a traer, no podemos comprar 20 coches para la foto. Yo apuesto a que el Directorio de UTE reaccione. Hasta hoy de tarde (por ayer), no teníamos novedades. El planteo ya está hecho por parte nuestra y por la gente de Movilidad de la Intendencia. Pero no hay que esperar a que todo sea en función de la presión, esto ya tendría que estar pronto. UTE también es de Uruguay. Y es a la que le interesa vender la energía”, destacó.

Tomando en cuenta que lo que Cutcsa consumiría sería “un excedente” y que la recarga se haría en horas de la noche - que son las de baja demanda- “estamos a la espera de que UTE tome la resolución”, reiteró Salgado.

“Hasta que las cartas no se vean claras, Cutcsa no va a tomar la decisión de traer 20 coches”, destacó.

Actualmente está en vigencia en Montevideo un mecanismo de subsidio para el recambio de 45 taxis convencionales a eléctricos, con el objetivo de que el año próximo el 10% de la flota sea eléctrica; un objetivo que parece difícil de cumplir en el plazo planteado, tomando en cuenta que hay más de 3.000 coches con taxímetro en la capital del país. “Para el caso del taxi es diferente, es más barato”, anotó Salgado.

Solitario.

Actualmente hay un solo ómnibus eléctrico en Montevideo, que pertenece a Cutcsa. “Está pagando la electricidad con los precios que hay hoy. Se carga en Cutcsa en la noche, a costo nuestro, en una terminal”, explicó Salgado.

El ómnibus (de la marca china BYD) se encuentra en las calles desde el 9 de mayo de 2016. En ese momento, un ómnibus propulsado por esta tecnología costaba en el orden de los US$ 400.000, aunque se aguarda que con el aumento de la demanda a nivel internacional, los precios sean más accesibles.

Aire acondicionado.

La Intendencia dejó sin efecto una resolución de hace seis años (la número 4037/13) y adaptó las exigencias para las nuevas unidades que se incorporen por renovación o incremento de flota del Sistema de Transporte Colectivo Urbano de Montevideo.

Todos los ómnibus deberán tener entrada y piso bajo (lo que internacionalmente se conoce como “low entry” y “low floor”), con rampa para ingreso de sillas de ruedas, y equipo de aire acondicionado que asegure la climatización de la unidad.

A su vez, deberán venir equipados con alguna de las siguientes tecnologías de propulsión: eléctrica, híbrida o Euro 5 (o superior), o con cualquier otra que implique emisiones locales nulas.

La Intendencia también exige que las unidades tengan área exclusiva con seguridad y anclaje para sillas de ruedas, cuatro logotipos identificatorios del Sistema de Transporte Metropolitano (STM) ubicados en ambos laterales, frente y parte trasera de las unidades; y otros indicativos de Unidad Accesible, así como un dispositivo de seguridad que imposibilite el movimiento del ómnibus mientras sus puertas se encuentren abiertas.

Salgado informó a El País que Cutcsa presentará el próximo jueves 147 nuevos ómnibus “con tecnología Euro 5 (que tiene menos emisiones contaminantes), aire acondicionado y puertos USB” en la cabina. Se trata de la renovación de flota más grande que hace una empresa en Montevideo en los últimos años.

Empresas deberán mejorar el aporte para pagar tecnología

La Intendencia de Montevideo envió a la Junta Departamental un proyecto de decreto para crear el “Fondo de Financiamiento para la Renovación Tecnológica del Transporte Colectivo Urbano”. Según el documento, en poder de El País, el fondo se financiará mediante una contribución a cargo de las empresas permisarias y concesionarias, de hasta un 5% de la recaudación bruta total de las mismas.

Juan Salgado explicó que se trata de una “ampliación” del “Fondo de Financiamiento del Transporte Colectivo Urbano de Montevideo”, creado en 2003 con el objetivo de cancelar pasivos financieros de las empresas de transporte, por el cual estas aportan un 3% de su recaudación. El proyecto de decreto incluye multas y recargos a las empresas que no paguen lo estipulado.

Según el presidente de Cutcsa, ese 2% adicional no afectará a las compañías de transporte. “Lo que asegura a todo el sistema es que todas van a estar en condiciones financieras de invertir en la renovación tecnológica, que es absolutamente necesaria”, indicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)