POLÉMICA EN CIUDAD VIEJA

Comisión de Patrimonio no autorizó a la IMM la instalación de bancos en la Plaza Zabala

Esta mañana Nelson Inda, presidente de la comisión de Patrimonio, dijo que la comuna puede haber pensado que al tratarse de "inmuebles que se pueden mover" no precisaba la autorización.

Bancos y jardineras que enfrentan a vecinos y la Intendencia de Montevideo. Foto: Francisco Flores
Foto: Francisco Flores

La Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación (CPCN) se reunió el pasado miércoles y uno de los temas que estuvo sobre la mesa fue la polémica instalación de los bancos, por parte de la Intendencia de Montevideo (IMM) en la Plaza Zabala de Ciudad Vieja.

Esta mañana en diálogo con el programa Así nos va de radio Carve el presidente de la comisión, Nelson Inda, señaló que la comuna no pidió autorización a la misma para la instalación.

El presidente de la CPCN señaló que se cree que la IMM se basó en que los bancos en realidad no son considerados inmuebles (que es para lo cual debería pedir autorización), sino muebles, ya que se pueden cambiar de lugar y reubicar.

Inda dijo que en la comisión llegaron a la conclusión de que sería "conveniente que esta instancia nos sirva a todos de reflexión", y para ver también cuál es la reacción de los usuarios y vecinos de la zona.

La comisión sostiene que hay que "abrir esta instancia de equipamiento mueble para ver si se fija o se traslada a otro lugar de Montevideo".

El comunicado que luego de la reunión del miércoles difundió la comisión confirma que "la Dirección de Paseos Públicos de la Intendencia de Montevideo compartió con la CPCN una serie de propuestas de equipamiento y pavimentación" de la plaza "sin que alguno fuese aprobado".

El nuevo equipamiento urbano, llamados “estaciones de descanso”, despertó la oposición de vecinos y juicios contrarios de especialistas en arquitectura y urbanismo.

La IMM se expresó al respecto recientemente y sostienen que no está descartada la revisión y evaluación constante de lo que definen como una “intervención blanda”.

Durante unos meses habrá un "monitoreo" de costos y beneficios del impacto físico y ambiental y de “la intensidad de uso”, todo lo cual derivará en un conocimiento más certero de la pertinencia o no de la intervención que ronda los $ 14 millones, según el gobierno departamental.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)