PROYECTOS DIFERENTES

Comercios coinciden en que ciclovía por 18 no es viable

Según Cutcsa, la propuesta original de la IMM haría “colapsar” varias zonas.

La Intendencia se encuentra haciendo correcciones a un proyecto que levantó polvareda. Foto: Gerardo Pérez
La Intendencia se encuentra haciendo correcciones a un proyecto que levantó polvareda. Foto: Gerardo Pérez

Pese a que el director de Planificación de la Intendencia de Montevideo, Ramón Méndez, dijo ante la Junta Departamental que el Grupo Centro está "101% de acuerdo" con el proyecto de reforma de 18 de Julio, esta asociación que representa a unos 500 comerciantes presentó reparos respecto a la iniciativa que se anunció públicamente en agosto del año pasado.

El presidente del Grupo Centro, Marcelo Carrasco, concurrió a la Junta a solicitud del edil nacionalista Diego Rodríguez Salomón, para explicar los puntos de vista del conglomerado sobre la iniciativa que la IMM confirmó que llevará adelante en este período de gobierno. Carrasco dijo que sabe que la comuna está ajustando el proyecto, aunque indicó que el Grupo Centro no ha vuelto a ser citado para aportar sus ideas.

"Nosotros manifestamos nuestro apoyo al proyecto, pero también discrepancias en algunos de sus aspectos. Por ejemplo, no estuvimos muy contentos con la implementación de la ciclovía en el medio de 18 de Julio. Muchos de nuestros comerciantes veían que no era del todo satisfactorio usar tres metros de la principal vía para ciclovía. Teníamos algunas mediciones y el resultado que nos daban era que, según la cantidad de bicicletas que circulan por 18 hoy, no valía la pena hacer una ciclovía", indicó.

"Lo fundamental es no abarcar ese espacio de tres metros con la ciclovía sino buscar una alternativa. Estamos totalmente de acuerdo con el uso de la bicicleta y la movilidad eléctrica, pero hay que tener muchísimo cuidado con lo que se toque en 18 de Julio. Creo que hay otras alternativas. Los expertos en bicicleta dicen que ese es el lomo de la ballena y que estaría bueno poner una ciclovía, pero nosotros pensamos que el uso de las bicicletas entorpecería la relación comercial. Viéndolo desde el punto de vista estrictamente comercial, no creemos que los ciclistas vayan a gastar mucha plata en los comercios de 18 de Julio. Esa es la cruda realidad", agregó.

También la empresa Cutcsa dio su punto de vista en la Junta sobre el proyecto de la Intendencia, y advirtió que si no se le hacen cambios podría hacer "colapsar" la circulación en algunos lados. Lo hizo a través de su gerente y subgerente, Fernando Barcia y Álvaro Santiago, respectivamente.

Malas vs. buenas ideas.

Santiago entendió que la bicisenda por el medio es "un factor de riesgo". Y dijo que un solo carril de ómnibus por sentido sería "inconveniente".

Y recordó que el urbanista danés Jan Gehl, cuyo proyecto fue tomado como insumo de base por la IMM, no propuso ninguna de estas dos ideas. Cutcsa cree que, al igual que lo propuesto por Gehl, la bicisenda podría ubicarse en las calles paralelas a 18. O bien en un costado de la avenida.

"Gehl no habló de generar una troncal única de transporte colectivo en 18 de Julio, como propuso la IMM. Esto generaría un colapso del sistema. La propuesta original incluía un recorrido troncal único —es el actual 103— y, además, iba a ser con buses articulados y eléctricos", indicó Santiago.

"En cuanto a lo que se conoce en la jerga del transporte como BRT —sistemas tipo subte de superficie—, entendemos que ese esquema de operación, tal como se conoce en otras capitales latinoamericanas, es naturalmente muy positivo en metrópolis con mayor densidad de población. Eso incluso lo reconoció Jan Gehl en 2015, cuando estuvo aquí; él hizo observaciones sobre algunos aspectos operativos, pero no habló básicamente de generar una troncal única en 18 de Julio", indicó el subgerente de Cutcsa.

"Hay líneas que vienen de otras barriadas muy populosas que tienen demandas altas, y en las horas pico, e incluso fuera de estas, iban a hacer que colapsara el intercambiador Belloni. Por ejemplo, las que vienen de Camino Carrasco no iban a poder transbordar en 8 de Octubre, generando así un colapso del sistema", agregó Santiago.

Estacionamientos.

El representante de Cutcsa dijo que, por sentido común, "uno no debe prohibir lo que no es un problema". Y que en cuanto al estacionamiento en el Centro, "hay horas en las que no es un problema y horas en las que sí lo puede ser".

"Entonces, en las horas en las que puede ser un problema, creo que hay medidas que se pueden tomar que afectarían muy poco a los automovilistas en tránsito, que tendrían que tomar otras vías paralelas, que tienen más capacidad que San José o Colonia. En definitiva, creo que se puede encontrar un equilibrio razonable para que todos andemos más rápido", indicó el empresario.

Frente a estos planteos, el edil Rodríguez Salomón se manifestó molesto por la "improvisación" con la que —sostuvo— "se ha manejado la Intendencia con respecto a este proyecto, que nada tiene que ver con el que propuso el urbanista Jan Gehl".

"Se plantea prohibir estacionar en San José y Colonia… Perfecto. ¿Y dónde se va a estacionar? La Intendencia hizo siete llamados para hacer parkings subterráneos en Montevideo y fracasaron todos porque fueron mal hechos. El impacto de su propuesta para 18 de Julio va mucho más allá de la avenida. Y no fue medido. Recién se está midiendo ahora, y se piden aportes a Cutcsa después de que su presidente, Juan Salgado, dijera públicamente que el proyecto era peor al de Garzón", se quejó Rodríguez Salomón.

"También nos dijo el director de Planificación (Ramón Méndez) que ahora se contrató a una consultora para que evalúe la viabilidad de la bicisenda, que por otra parte el secretario de la Intendencia, Fernando Nopitsch, dice que se mantiene. Y la consultora la pagan los montevideanos, claro está. ¿Eso no se pensó antes de hacer la presentación pública? ¿Cuánto costó hacer este proyecto que ahora vemos que adolece de errores por todos lados?", agregó el edil.

No todos los buses pueden cambiarse por eléctricos

El gerente general de Cutcsa, Fernando Barcia, aclaró que por temas técnicos y económicos, no todos los ómnibus que hoy recorren 18 de Julio pueden cambiarse por eléctricos, como le gustaría a la IMM.

"Más del 50% de los recorridos que tenemos no los podríamos prestar. Evaluamos la autonomía de los vehículos, los tiempos de recarga de las baterías y la capacidad de transporte. Si por la ubicación de las baterías se pierde un 10% de la capacidad de transporte, eso implicaría que en Montevideo, que hay 1.500 ómnibus, deberíamos tener 150 ómnibus eléctricos más para poder transportar la misma cantidad de pasajeros", indicó.

"Un ómnibus eléctrico hoy anda entre los 450 y 550 mil dólares, cuando uno convencional anda en los 130 mil dólares. Cutcsa está teniendo una pérdida operativa", agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)