RECLAMO

Comerciantes denuncian “hostigamiento” de IMM

La Intendencia realiza un reordenamiento de Arenal Grande.

Comerciantes piden mayor flexibilidad de la Intendencia para vender sus productos. Foto: Francisco Flores
Comerciantes piden mayor flexibilidad de la Intendencia para vender sus productos. Foto: Francisco Flores

Desde hace dos meses, la Intendencia de Montevideo inspecciona “con énfasis” la calle Arenal Grande, en el barrio Reus, en donde ha quitado varios puestos de vendedores ambulantes y ha exigido a comercios que no expongan maniquíes ni prendas sobre la vía pública. Los comerciantes aseguran que hay un “hostigamiento” y “persecución” de la comuna con este tipo de controles.

“Lo que se está haciendo ahí es un proceso de ordenamiento de la zona. Teníamos denuncias permanentes de las veredas ocupadas y vendedores no autorizados (...) Era un caos”, comentó Facundo Pérez, director del Servicio de Convivencia Departamental de la Intendencia de Montevideo.

Por eso, se realizó un sorteo para vendedores autorizados para instalarse en determinados puntos previstos por la comuna. Luego de ello, empezó la vigilancia “permanente”. Hoy lo hacen desde las 9 de la mañana y hasta las 5 de la tarde.

Vendedores de la zona dijeron que algunos de ellos quedaron afuera de ese sorteo, que nunca se les avisó para poder sumarse. A otros los reubicaron en calles laterales a Arenal Grande -la vía donde están la mayoría de las tiendas- lo que les ha generado una caída de ventas de manera “estrepitosa”. En algún caso ha determinado la pérdida de fuentes de trabajo, aseguran.

Margot Tedesco es una de las afectadas. Como no es familiar directo de la dueña del puesto, la Intendencia le prohibió comercializar en la vía pública. “Hace 32 años que trabajo acá, y lo hacía porque la titular tiene 82 años y ya no puede estar presente desde las 9 de la mañana a las 6 de la tarde”, comentó a El País.

La concejal municipal del Municipio C Alejandra Britos dijo que está de acuerdo con el reacomodo de puestos, pero no con la “persecución” y “hostigamiento” que sufren los trabajadores. “Con la situación que se está viviendo en el país, en vez de darle trabajo, se lo estás sacando”, comentó.

Comercios fijos

Hace dos meses, la Intendencia notificó a cada uno de los comercios que no podían colocar maniquíes ni atuendos sobre la vereda, ya que obstaculizaban el flujo de personas en Arenal Grande.

Como muchos negocios no tienen vidrieras, dejaron de mostrar ese maniquí -al que le adosan el precio y algunas ofertas-. El problema es que era el único “llamador” para tentar a clientes a ingresar en cada uno de los negocios.

Y la caída de ventas no se hizo esperar. Eric Ferrés dijo que en su tienda de ropa sus ventas cayeron entre 20 y 30% en los últimos dos meses. Daniel Moreno, dueño de otro comercio, aseguró que en este período la comercialización de prendas disminuyó 50%. “La gente no sabe qué es lo que hay y sigue de largo”, comentó. Gabriela Borrusso aseguró que en su caso bajó un 70 %. “Hacemos entre 3.000 y 4.000 pesos por día. No es nada”, comentó.

En el caso de los comercios, “la idea no es multar”, según informó la Intendencia.

“Se ha multado a algunos comercios que ocupaban la zona de carga de vehículos con cartelería (que promocionaba el negocio)”, indicó Facundo Pérez.

Reclamos y pedidos

Ayer, un grupo de 20 comerciantes cortó media calzada de Arenal Grande para pedir que cese este “hostigamiento”. Ya habían hecho un corte similar la semana pasada con el que buscaron llamar la atención de las autoridades, pero no tuvieron éxito.

El ex concejal vecinal Luis Fernández le pidió a la alcaldesa del Municipio C, Susana Rodríguez, que interviniera para poder paliar esta situación que viene afectando varias fuentes de trabajo. “El problema es que hay comercios que están cerrando”, comentó.

En vísperas del Día de la Madre hicieron un pedido especial: le solicitaron a la comuna una suerte de amnistía; que frenaran con las fiscalizaciones con el objetivo de que los comerciantes pudieran salir a la calle a vender. “La zona no fue liberada. Esto sí sucedió con 8 de Octubre”, comentó Pérez.

En febrero, la concejal Alejandra Britos mantuvo reuniones con el ahora intendente de Montevideo, Christian Di Candia -quien en ese momento era prosecretario-.

“Se comprometió a tener reuniones con los vendedores ambulantes (que hasta hace dos meses eran 56), pero nunca nos respondió. Ahora le volví a escribir, pero no hay voluntad de la otra parte”, aseguró la concejal Britos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados