Chatarra transformada en arte

Colocan en Melo esculturas que homenajean al contrabandista

Los “quileros” tendrán un reconocimiento público en un área central.

Nicolás Fariña: el artista homenajea al “pobre que va por pan”.  El “quilero” es un figura popular en Melo. Foto: Nestor Araújo
Fariña Homenajea al “pobre que va por pan”. El “quilero” es un figura popular en Melo. Foto: Nestor Araújo

Colocarán en Melo un conjunto de esculturas sobre "el pobre que va por pan". Las representaciones estarán en el cantero central de la Ruta 8, en los accesos desde Aceguá, representando a los llamados "quileros", los contrabandistas de frontera que antiguamente llevaban sus cargamentos a caballo, luego en bicicleta, hasta llegar a la actualidad, en la que arman motos especiales para soportar importantes cargas.

Se trata de un conjunto de cinco estatuas hechas con chatarra por Nicolás Fariña, de 4 metros de altura aproximadamente. La muestra, que se instalará de forma permanente en ese lugar, reflejará "el camino de los quileros por las sierras de Aceguá".

El artista indicó que "esta obra es sobre el ser humano, sus sentimientos, sus pensamientos y el sacrificio que han tenido los habitantes de la frontera para arrimar el pan a sus hijos, abaratando el costo yendo a Brasil y al regresar cargados, sorteando a los aduaneros y a la Policía por caminos lejanos a las rutas nacionales para no ser vistos".

"Bagayeros".

Aceguá es una pequeño pueblo brasileño que está en la frontera con Uruguay, muy cerca de Melo; allí iban los contrabandistas o "bagayeros" a comprar "yerba, caña y raspadura" para después vender los productos en Uruguay y así ganarse el pan. Iban en primer lugar a caballo, con barriles de caña blanca, huyendo de los uniformados. Luego, entre los años 1960 y 1980, lo hacían en bicicleta por un camino entre las sierras, de noche o de madrugada, para que la Policía o la Aduana no los agarraran. Más adelante, prepararon sus motos, en las que cargan hasta 14 garrafas de supergás, entre otras las mercaderías.

"Estoy trabajando desde abril en este proyecto; se trata de un mundo de obras llamadas "El pobre que va por pan". Pensamos que para el mes de diciembre ya va a estar terminado. Después, las autoridades municipales dispondrán de estas piezas hechas en hierro", indicó el artista.

"Las esculturas reflejan a la bicicleta, la moto, el caballo y la mujer que hacía el surtido con sus valijas. Y la idea es representar todas las épocas del contrabando llamado hormiga", sostuvo. "Estamos culminando los trabajos. Nosotros entendemos que esto represente claramente el sacrificio de esta gente", insistió.

Obras.

Hace tres años a Nicolás Fariña le brotó la vocación de hacer esculturas reutilizando objetos olvidados. A través de rulemanes, tornillos, pernos, chasis, latas y chatarra en general, plasma diversas figuras humanas y de animales. "De niño paseaba con un imán por la calle para ver qué atrapaba para hacer mis propios juguetes", recuerda.

Ya ha mostrado su arte en varias exposiciones. "El 4 de agosto 2017 en la Casa del Artesano en Melo: ahí comenzó todo para mí", relató. En octubre expuso en Treinta y Tres, en noviembre en la Casa de la Cultura de Lavalleja y este 2018 estuvo en el Este, donde presentó sus obras en la Casa de la Cultura de Maldonado. En abril estuvo en un encuentro de escultores internacional en Soriano y en Melo acaba de presentar una muestra en el BPS.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º