Hurto de energía en Montevideo

"Colgados" a la UTE dejan sin luz a cooperativas de Casavalle

La subestación no da abasto y se producen cortes de energía de noche.

Conexión: hay cables que cruzan Capitán Tula para suministrar energía ilegal a los asentamientos. Foto: Marcelo Bonjour.
Conexión: hay cables que cruzan Capitán Tula para suministrar energía ilegal a los asentamientos. Foto: Marcelo Bonjour.

Cuando cae el sol, a más de 100 familias de dos cooperativas de Casavalle se les corta la energía eléctrica desde fines de mayo. Pobladores de un asentamiento de la zona que se cuelgan del tendido eléctrico hacen que la subestación de UTE se recaliente y provoque un apagón masivo.

Dos cooperativas de vivienda ubicadas en Capitán Tula y Mendoza son las grandes perjudicadas por este problema.

Según pudo comprobar El País, los tendidos eléctricos cruzan la avenida y hay una gigantesca red artesanal que conecta a varias casas de los asentamientos. Todo ilegal.

Esta situación se desbordó, contaron vecinos del lugar, porque hubo una mayor cantidad de personas que decidieron instalarse en estos asentamientos en los últimos meses.

"Todos nosotros pagamos. UTE no viene a cortarle la luz a ellos si no pagan", dijo Elena León, una de las vecinas que vive en este complejo.

Incendios.

En el transcurso del mes de junio, la subestación que abastece de energía a estas cooperativas de viviendas se incendió cuatro veces, luego de pequeñas explosiones. La última fue en la madrugada del 26 de junio. Un equipo de Bomberos acudió a extinguir el incendio. Después de algunas horas, llegó el personal de UTE. "Siempre pasa que la luz vuelve cuatro o cinco horas más tarde", contó León.

Osvaldo Bitancort, presidente de la Cooperativa Dionisio Díaz N° 10, dijo a El País que es una situación "preocupante" y reclama medidas urgentes.

Luz: las columnas de Casavalle lucen varios cables. Foto: Marcelo Bonjour.
Luz: las columnas de Casavalle lucen varios cables. Foto: Marcelo Bonjour.

"Quiero ver ahora la factura de luz, a ver cuánto nos viene. Este es el primer año que nos sucede. Es lamentable", indicó.

Lilian Soria, que vive en la otra cooperativa afectada, contó que los vecinos pagaron la subestación por 400.000 pesos.

"Nos dijeron que a algunos residentes del asentamiento los regularizaron y les pusieron contadores, pero luego les cortaron la luz por no pagar y se engancharon de nuevo. Entonces, nosotros pagamos las consecuencias", indicó.

Los repentinos apagones en la noche han quemado varios electrodomésticos en las casas de algunos vecinos. También aseguran que se les echan a perder los alimentos que tienen en las heladeras.

Algunos temen que se les prenda fuego sus casas.

"Estas viviendas son cien por ciento inflamables", agregó Soria, vecina de la cooperativa Dionisio Díaz N° 4.

Si bien cuentan con luz todo el día, en la noche hay quienes cruzan de vereda para pedir cargar sus celulares en las casas de los vecinos. "Queremos una solución", pidió León.

El alumbrado público de algunas calles internas de estas cooperativas no son ajenas a este problema. Si bien hasta ahora no ha habido graves problemas de inseguridad, esto podría alentar a que se incrementen si no hay una solución a mediano plazo, dijeron.

Alimentos.

La escuela N° 317 también se vio afectada por los problemas eléctricos de la zona. Las heladeras que conservan alimentos para proveer el almuerzo a los niños dejan de funcionar. Algo similar sucede con los comercios. El almacén de Miguel Ángel Mesones se ha visto obligado a tirar productos a la basura porque "se pudren", al romperse la cadena del frío.

El comerciante comentó que los apagones afectaron "seriamente" sus ingresos. Sobre las siete de la tarde debe cerrar el negocio porque no funcionan las cajas registradoras y el local queda a oscuras. "Me ha pasado de echar para atrás a todos los clientes en la hora pico de trabajo", contó.

Mesones aseguró que tiene a todos sus empleados "en regla" y por más que deba cerrar antes les paga la jornada completa.

Fuentes de UTE confirmaron que están trabajando en un plan para solucionar de manera definitiva el problema, pero no será de inmediato, informó Subrayado. Lo mismo le manifestaron ayer funcionarios de UTE a los vecinos de las cooperativas y asentamientos en una reunión que mantuvieron en un centro comunal.

Desde el organismo confirmaron que esta situación se debe a la cantidad de viviendas que están conectadas de manera irregular a la energía eléctrica sin contadores.

Indicaron que existen planes para regularizar a quienes están colgados. No obstante es una tarea "lenta" debido a que no todos tienen la voluntad de pago por el servicio.

Subestación: en el último mes se prendió fuego cuatro veces. Foto: Marcelo Bonjour.
Subestación: en el último mes se prendió fuego cuatro veces. Foto: Marcelo Bonjour.

En diciembre del año pasado, la ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, dijo que hay unas 70.000 familias "colgadas" a las redes de UTE. Esos hogares consumen "el triple de energía" que un hogar que paga su factura mes a mes.

UTE ha intentado llevar adelante campañas para atacar este problema desde 2010. El ente indicó que perdía US$ 80 millones al año por hurto de energía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º