Muestra en el Atrio de la Intendencia

Ciencia y niños se encuentran en una serie de jornadas interactivas

Latitud Ciencias estará abierta hasta el sábado en la Intendencia, con entrada gratuita.

Microscopios: a través de dispositivos ópticos, los niños descubren un mundo desconocido. Foto: Francisco Flores
Microscopios: a través de dispositivos ópticos, los niños descubren un mundo desconocido. Foto: Francisco Flores

Entre el 28 de agosto y el 1° de septiembre el atrio de la Intendencia de Montevideo se transforma en un festival en el que niños y estudiantes y profesionales de la Facultad de Ciencias se encuentran para compartir una experiencia distinta.

Biología, medio ambiente, ecología, geografía, geología, física, matemáticas y hasta energía nuclear son algunas de las formas en las que los niños pueden acercarse a la experiencia de Latitud Ciencias.

No bien se ingresa a la comuna por la puerta principal se comienza a vivir la experiencia: un grupo de chiquilines se arremolina alrededor de una mesa donde en distintos frascos se conservan medusas, todas recogidas en aguas uruguayas, y a las que se puede ver de cerca, Muy amablemente una de las chicas del equipo de biología explica cómo fueron obtenidas y muestra unos folletos que están sobre la mesa y que hablan sobre su peligrosidad. A pocos metros, otra de las integrantes del equipo explica qué es una placa de petri y muestra distintos cultivos de bacterias.

En otro de los mostradores reposan fósiles de distintos animales que vivieron en el territorio de lo que hoy es Uruguay.

En otro stand, una científica explica cómo se manipulan los elementos radioactivos y utiliza un dispositivo para medir la radiactividad en los materiales.

La estación de Física es una de las más atractivas para los niños que se acercan, ya que propone distintas actividades lúdicas: crear energía estática y chispas visibles, jugar a hacer aros de humo o crear un tornado en vivo. También hay espacio para ver cómo funciona la luz y sus distintas propiedades. Las caras de sorpresa de los niños y las luchas por ser los primeros en experimentar demuestran cómo la ciencia puede ser muy atractiva cuando se le da un enfoque de este tipo.

Entre otras cosas, se instalaron microscopios, juegos y hasta una impresora 3D que muestra lo que se puede lograr a través de la tecnología.

La exposición, está repleta de escolares de colegios privados y de escuelas públicas. Entre ellos circulan también algunos adultos que acompañan a los menores y parecen tan encantados como ellos al observar las distintas propuestas de esta edición.

Más allá de la feria.

Concientizar en ciertos aspectos es fundamental para muchos de los jóvenes de la Facultad de Ciencias que allí se encuentran, más allá de la diversión que puede suponer mirar por un telescopio o lograr extraer clorofila de la hoja de una planta.

Paulina Cerruti trabaja en un proyecto llamado "Guardianes de la Costa", que se encarga de cuidar el ecosistema playero de la Costa de Oro. En el marco de la feria Latitud Ciencias, ella y su compañero Tiago Pérez están al frente de un stand focalizado en la concientización sobre la importancia de las dunas en la morfología costera.

Paulina explicó a El País que es necesario salvar los médanos y su vegetación natural para que el mar no avance sobre la ciudad y así poder mantener los distintos suelos. De una manera didáctica, utilizando hojas de papel, cartulina y distintas imágenes, ella y sus compañeros mostraban a los niños cómo la acción de los seres humanos va afectando la formación de las dunas y cómo eso se va notando con el paso del tiempo.

La exposición estará abierta hasta el próximo sábado en el atrio de la Intendencia y el ingreso es sin costo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º