UN 10% DE LA POBLACIÓN PADECE LA ENFERMEDAD

Celíacos mantienen reclamo por derechos "vulnerados"

Llevarán denuncia por “discriminación” al Instituto de Derechos Humanos.

Movida: las agrupaciones de celíacos vienen reclamando desde hace años igualdad de derechos. Foto: Ricardo Figueredo
Movida: las agrupaciones de celíacos vienen reclamando desde hace años igualdad de derechos. Foto: Ricardo Figueredo

Un grupo de integrantes de asociaciones de celíacos del interior y de la capital del país se reunirá el próximo viernes 4 de mayo a las 13:00 horas con el Consejo Directivo de la Institución Nacional de Derechos Humanos (Inddhh) para hablar sobre la problemática que tienen las personas que sufren esa enfermedad en Uruguay.

"El objetivo es plantear la sistemática —y hasta el momento desatendida— situación de vulneración de los derechos humanos que sufren los enfermos celíacos en el Uruguay", explicó Laura Lacuague, integrante de la Agrupación de Celíacos de Tacuarembó (Aceta).

Los principales reclamos son poder tener acceso a alimentos libres de gluten a un precio razonable y en varios establecimientos, y que cada uno de esos productos estén claramente identificados.

"La Agrupación de Celíacos del Uruguay tiene 32 años y yo la conozco desde hace 26. Desde ese entonces se pide la rotulación obligatoria, pero hasta el momento no se ha hecho nada", se quejó Lacuague.

Derechos vulnerados.

Según una carta que enviaron las agrupaciones al Inddhh, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, proclamada por las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948 expresa en su artículo 25º que "toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación (…)". Pero según consideran, ese derecho a "un nivel de vida adecuado", en el caso de los ciudadanos celíacos en Uruguay, "no se respeta ni se cumple".

"En el país, los celíacos no tienen la posibilidad de adquirir productos alimenticios en cualquier almacén, supermercado, restaurante o bar, que sean sanos, seguros y económicamente accesibles", explicó Lacuague. Según sostuvo, la diferencia de costo entre un producto realizado con harina de trigo y otro de harina de arroz (libre de gluten) es el triple.

"Eso hace que los productos sean accesibles solo para un sector de la sociedad, dejando de lado a las personas de escasos recursos y sobre todo a los que viven en el interior, donde la disponibilidad de esos alimentos es mucho menor que en la capital", sostuvo.

Única solución.

En el Uruguay hay cerca de 30.000 personas celíacas diagnosticadas, cifra que se calcula representa el 10% del total. Por tanto, hay un 90% que padece la enfermedad pero no lo sabe.

"La única medicina para mejorar sus vidas es mantener una dieta libre de gluten. La enfermedad no se elige, no se puede evitar y esos alimentos les pueden significar a la persona la vida o la muerte", explicó la integrante de agrupación de Celíacos de Tacuarembó.

Según Lacuague, en los últimos 30 años se ha avanzado algo en el tema, "pero no lo suficiente".

"Debe haber una normativa que impulse la equidad en el acceso a los alimentos y harinas libres de gluten para quienes padecen esta enfermedad", dijo. Y agregó: "actualmente los celíacos viven desde hace años en una situación de desigualdad. No pueden consumir con total seguridad los alimentos, ni ingerir medicamentos, contando con una restringida lista de productos".

Con este encuentro en el Inddhh —y tras varias reuniones con otros organismos que no prosperaron— buscan "de una vez por todas, tener éxito en el reclamo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados