LA NUEVA CARRERA ESPACIAL

A la "caza" de planetas habitables

La NASA y la empresa SpaceX buscan signos de vida fuera de nuestro sistema solar.

Lanzamiento: el TESS está equipado con cuatro potentes cámaras que podrían registrar unos 20.000 exoplanetas a lo largo de dos años. Foto: AFP
Lanzamiento: el TESS está equipado con cuatro potentes cámaras que podrían registrar unos 20.000 exoplanetas a lo largo de dos años. Foto: AFP

SpaceX lanzó un satélite cazaplanetas de la NASA de 337 millones de dólares para escanear el espacio en busca de signos de planetas como la Tierra, que pudieran albergar vida más allá de nuestro sistema solar.

"Tres, dos, uno, ¡despegue!", dijo un comentarista de la agencia espacial estadounidense a las 18:51 horas del miércoles en Cabo Cañaveral (las 19:51 en Uruguay), dando así salida al Transiting Exoplanet Survey Satellite (TESS) para que se interne en el cielo azul sobre un cohete Falcon 9 de la empresa SpaceX.

El aparato espacial, del tamaño de una lavadora, está diseñado para buscar signos de atenuación periódica de la luz en las estrellas más cercanas y más brillantes. Estas señales, conocidas como "tránsitos", pueden significar que hay planetas en órbita alrededor de ellas.

Se espera que el TESS revele unos 20.000 exoplanetas (planetas fuera del sistema solar), entre los que podría haber unos 50 planetas del tamaño de la Tierra y hasta 500 de menos del doble del tamaño de la Tierra, dijo la NASA.

Sus descubrimientos serán estudiados en profundidad por los telescopios terrestres y espaciales en busca de signos de habitabilidad, como terrenos rocosos, tamaños similares al de la Tierra y a una distancia del Sol que permita una temperatura compatible con el agua líquida.

"Las historias de esos planetas seguirán su curso tras su detección", señaló Martin Still, científico del programa TESS, que explorará mucho más espacio cósmico que su predecesor, el Telescopio Espacial Kepler, que se lanzó en el año 2009.

"Fue increíble. Fue tan emocionante", contó Natalia Guerrero, investigadora del programa TESS en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), en una entrevista a NASA TV.

Pequeñas y potentes.

Guerrero forma parte del equipo que ha fabricado las cámaras que sirven de ojos al satélite. "Las cuatro cámaras de TESS son pequeñas pero potentes", indicó.

"Las lentes sólo miden 10 centímetros [...] pero son tan potentes. Una constelación entera, como Orión, podría caber en el campo visual de una de estas cámaras", explicó la científica.

"Esperamos que TESS nos ayude a responder si nuestro sistema solar es común o es único. Hay planetas y galaxias muy raros y extraños; mundos acuáticos, cubiertos de lava", explicó la científica del MIT.

Aunque tanto TESS como Kepler usan el mismo sistema de detección de tránsitos de planetas, o de sombras proyectadas por estos cuando pasan por delante de su estrella, TESS vigilará más terreno cósmico que su predecesor. El nuevo satélite se centrará en los exoplanetas más cercanos, que se encuentran en un rango de 30 a 300 años luz.

"Una de las cosas más increíbles que nos contó Kepler es que hay planetas en todas partes y que existen todo tipo de planetas ahí fuera", dijo Patricia Boyd, directora del programa de investigadores visitantes en el Centro Goddard Spaceflight de la NASA. "Así que TESS da el siguiente paso. Si hay planetas por todas partes, va siendo hora de encontrar los que están más cerca de la Tierra orbitando las estrellas brillantes más cercanas, porque esos serán los sistemas de referencia".

Para poner la magnitud de la misión lanzada este lunes en contexto, Guerrero dijo que TESS va a estudiar un área 350 veces más grande que la que investigó Kepler, que finalizó su tarea con éxito en 2013. "Ahora vamos a poder estudiar planetas individuales y comenzar a hablar sobre las diferencias entre ellos. Este es el comienzo de una nueva era fantástica de investigación de exoplanetas", apuntó en declaraciones a NASA TV Stephen Rinehart, científico del Centro Goddar de la NASA en Maryland.

Cómo opera.

Una vez en órbita, el TESS será sometido a pruebas y ajustes durante sesenta días antes de comenzar su misión de dos años. A lo largo de su misión espacial, las cuatro cámaras de 16,8 megapíxeles de TESS tomarán imágenes de alta resolución que serán analizadas en la Tierra por expertos en busca de exoplanetas y otros objetos astrofísicos.

Así, las cámaras tomarán fotografías del mismo sector durante 27 días consecutivos, para entonces ajustar su orientación y pasar la misma cantidad de días observando la siguiente porción del cielo a estudiar, y así sucesivamente.

Durante ese periodo, TESS controlará el brillo de cada estrella visible en las cuatro cámaras cada 30 minutos.

Quince mil estrellas en cada sector, seleccionadas antes de su lanzamiento como candidatas principales para alojar exoplanetas, serán monitoreadas cada dos minutos. En total, llevará un año recolectar las imágenes necesarias para mapear las 13 secciones del "cielo del sur" y otro año para examinar el "cielo del norte", según datos de la propia NASA.

Rusia espera llegar a la luna antes del 2030

El presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró que el programa para enviar a un cosmonauta a la Luna hacia 2030 sigue adelante, al visitar hace unos días el Museo de la Cosmonáutica de Moscú en el 57º aniversario del histórico vuelo de Yuri Gagarin, el primero de un hombre al espacio. "Ya estamos terminando el trabajo en la nave Federatsia (Federación)", afirmó Putin, en referencia al nuevo transbordador espacial que sustituirá en un futuro próximo a las envejecidas Soyuz y que, a diferencia de estas, será recuperable para ser utilizado en varios lanzamientos. Además, Rusia ya ha empezado a desarrollar el cohete superpesado que se empleará en los vuelos a la Luna y cuyo primer ensayo está previsto para dentro de diez años. "No hay duda, trabajaremos activamente para llevar a cabo este programa", señaló.

Este prevé en primer lugar participar en el proyecto de una estación espacial internacional en la órbita del satélite natural de la Tierra, luego alunizar y levantar allí módulos permanentes para investigar su superficie. Hace solo medio año, las agencias espaciales de Rusia y EE.UU. —Roscosmos y NASA— acordaron crear una estación en la órbita de la Luna, cuyo primer módulo será lanzado al espacio en 2022. EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados