Reclamo

Su casa se inunda y le reclama a la ANV una respuesta urgente

Bomberos le clausuró una parte de la casa. La mujer no tiene a dónde ir.

Riesgo: las filtraciones llegaron hasta los tapones de electricidad; debió poner una llave diferencial. Foto: Leonardo Mine
Riesgo: las filtraciones llegaron hasta los tapones de electricidad; debió poner una llave diferencial. Foto: Leonardo Mine

En marzo de este año la casa de Sandra Gallini comenzó a inundarse de a poco. Empezó con humedades en las paredes y siguió con goteras en los techos hasta que el agua se filtró también por la caja de tapones.

El pasado lunes, Bomberos concurrió a su casa, ubicada en el Complejo Habitacional 25 del Cerrito de la Victoria, y clausuró la parte de arriba de la vivienda. A su vez, le recomendó a la mujer que se mudara porque existe riesgo de electrocución. Pero Gallini, que vive junto a su hijo de 19 años, no tiene a dónde ir, por lo que decidió trasladar los colchones y sus pertenencias al living de la casa. Antes de hacerlo debió firmar un papel de Bomberos haciéndose cargo de los riesgos que implica el seguir viviendo en esa casa.

Hace más de una semana que vive casi sin luz. A pesar de que colocó una llave diferencial, que apaga toda la red eléctrica en caso de recibir una descarga, aunque sea mínima, los apagones son constantes. Dice que no puede seguir viviendo así, sobre todo por los problemas de salud que tiene tanto ella como su hijo.

"Estoy pensionada por discapacidad: tengo asma, fibromialgia generalizada, artrosis en rodilla y cadera y problemas de filtro crónico en los riñones", contó Gallini a El País. Su hijo sufre de asma por lo que la humedad que hay en la vivienda "no le hace nada bien", dice.

Lo que le reclama a la ANV es una solución provisoria ya que el lugar pertenece a la Agencia, aunque la mujer sea promitente compradora.

"Por un tiempo".

Gallini hace 42 años que vive en el mismo lugar. Antes residía en el Buceo junto a sus padres pero los propietarios de la vivienda decidieron alquilársela a otra persona, por lo que Gallini y su familia fueron desalojados. Por ser "buenos pagadores", la Agencia Nacional de Vivienda los trasladó de forma provisoria al Complejo CH 25.

"Las viviendas eran para emergencias como la mía, no tenían finalización de obra, no tenían habilitación de UTE ni de Bomberos, porque iba a ser de forma provisoria hasta que nos mandaran a otro lugar. Pero ya hace 42 años que estamos acá", explicó Gallini.

Según dice, no es la única que sufre este tipo de problemas, aunque su vivienda es la más afectada, ya que el agua llega a la caja eléctrica.

Señala que los que tienen la potestad de sacarla de ese lugar son el arquitecto y la asistente social de la ANV que fueron hace pocos días a la propiedad a hacer la inspección ocular.

A la ANV: Sandra Gallini (49) reclama una solución provisoria. Foto: Leonardo Mine
A la ANV: Sandra Gallini (49) reclama una solución provisoria. Foto: Leonardo Mine

"Constataron la gravedad de la situación pero me dijeron que la Agencia no tenía lugar para realojarme", dijo. Y se preguntó: "¿Qué hago todos estos meses que van a llevar los trámites burocráticos?"

Contó que el procedimiento tiene varias partes: primero la ANV tiene que realizar una inspección sanitaria para constatar qué apartamento tiene la pérdida, luego les da un plazo para que arreglen. Si no cumplen, se hace una rescisión del contrato, se desaloja a las personas y la Agencia recupera esas unidades. "Imaginate todos los meses que va a llevar para que esto suceda", comentó muy preocupada.

Pide aunque sea "un hotelucho" donde la puedan realojar durante el tiempo que dure el arreglo. Si no tiene otra opción, dice, se encadenará frente a la Agencia.

Peligro.

"La inoperancia de las autoridades de la ANV y la brutal burocracia llevan a que los vecinos lleguen a estos extremos. No es el único caso en este complejo", dijo Miguel Di Ruocco, exedil y actual asesor en materia de Vivienda del senador Luis Lacalle Pou, quien se ha preocupado por la situación de la mujer.

"La señora Gallini corre peligro de vida, ya que la instalación eléctrica, que tiene más de 40 años, ha colapsado y nadie se hace cargo de las filtraciones. ¿Quién se hace responsable ante una posible desgracia de electrocución?", se preguntó Di Ruocco. Según dijo, con el informe de Bomberos, en donde se da cuenta del peligro, "la ANV debería realojarla hasta que culmine el arreglo definitivo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)