LEGISLACIÓN

Cajeros, recepcionistas y movileros de TV deben utilizar tapabocas inclusivos

Ayer se publicó en el Diario Oficial la ley 19.905, que establece el uso de tapabocas inclusivos de forma obligatoria en distintos espacios y situaciones.

Tapabocas inclusivos. Foto: El País
Tapabocas inclusivos. Foto: El País

Stephanie Pazos es una joven masajista con problemas auditivos. La pandemia no solo la ha dejado sin trabajo en el centro de estética al que estaba vinculada, sino que además la mantiene relegada de situaciones cotidianas que para la mayoría de los mortales no presentan dificultades.

Por ejemplo, el ir de compras a un supermercado o a un almacén, donde es obligatorio tanto para el personal como para los clientes utilizar tapaboca, porque ella se vale de la lectura de labios para entender lo que le dice su interlocutor. Literalmente, queda en blanco cuando una cajera le pide cambio o le hace algún otro tipo de comentario. Y calla las preguntas, porque sabe que no escuchará las respuestas.

En su profesión, la obligación de usar mascarilla también la relegó del diálogo que, inevitablemente, se da entre profesionales y pacientes. Para completar un año negro, el impacto del COVID-19 le resultó todavía más caro: la empresa para la que trabajaba cerró al no poder enfrentar la crisis.

Tras varias semanas de discusión y haber sido aprobada por el Senado y en Diputados, ayer se publicó en el Diario Oficial la ley 19.905, que establece el uso de tapabocas inclusivos de forma obligatoria en distintos espacios y situaciones. El proyecto fue presentado por la senadora nacionalista Carmen Asiaín el 6 de mayo y aprobado con modificaciones hace más de un mes, siendo luego promulgado por el Poder Ejecutivo.

Alcance de la ley.

La obligatoriedad abarca a todo prestador de servicios, empresa, institución o entidad estatal o privada abierta al público en general, que se comunique con público ya sea de forma presencial o remota a través de la imagen. Estas empresas e instituciones deberán entregar a sus trabajadores barbijos o dispositivos preventivos de contagio transparentes (como por ejemplo vinchas con láminas de acrílico), que permitan la lectura de los labios.

La ley señala que las personas que se comunican a través de los medios de comunicación visual también deberán utilizar tapabocas inclusivos.

Por último, agrega que “será preceptivo el uso de máscaras de protección facial especialmente en instituciones educativas y sanitarias, en oficinas públicas y en general siempre que el interlocutor necesite leer los labios para poder comunicarse”.

Se calcula que en Uruguay hay unas 30.000 personas sordas o hipoacúsicas. En Mercado Libre pueden encontrarse ofertas de tapabocas transparentes por $ 200 y packs de diez unidades por $ 1.300.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados