Renglones y pentagramas

Buenas notas de violín en una escuela de Primaria

Durazno tendrá la primera orquesta infantil a partir de un proyecto que se inició en el aula.

Instrumentos: posteriormente los niños podrán llevarse los instrumentos que se encuentran en la escuela para practicar en sus casas. Foto: Víctor Rodríguez
Instrumentos: posteriormente los niños podrán llevarse los instrumentos que se encuentran en la escuela para practicar en sus casas. Foto: Víctor Rodríguez

En la escuela número 7 de la ciudad de Durazno es posible escuchar, además del ambiente propio y bullicioso de un centro educativo, "otros sonidos" que se advierten desde antes de llegar al edificio escolar, enclavado en una esquina del barrio La Amarilla.

Los enrejados de los amplios y antiguos ventanales dejan transcurrir —captando la curiosidad de algún transeúnte— las notas y pifias iniciales de los alumnos que van a clases de violín, viola y violonchelo, que la escuela comenzó a dictar este año. Es un proyecto ambicioso que tiene el objetivo de formar una orquesta sinfónica propia, la primera a nivel nacional en Primaria.

"La escuela siempre está activa, siempre hay algo que nos moviliza con los niños y con la comunidad educativa. En este caso tenemos una lindísima noticia", dice a El País la directora de la escuela Laura Moreira, sobre el proyecto presentado por un exalumno, Ariel Britos (duraznense, director del Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles del Uruguay).

Con el respaldo de las autoridades departamentales de Primaria, acompañado del coordinador de Cultura de la Intendencia de Durazno, Miguel Irrazabal, Britos presentó al "un proyecto de orquesta sinfónica para hacer con los niños de la escuela. Y aceptamos gustosos el desafío. Los niños empezaron con clases para la formación de la orquesta y eso ha llevado a la motivación de toda la comunidad, inclusive de personas allegadas, como exalumnos, exmaestros, directores de años anteriores, que se juntaron para que este proyecto saliera adelante", relata Moreira.

Señala además, un dato relevante: "Hicimos un relevamiento de los niños que concurrían a los centros donde imparten música y solamente tres iban a lugares como el Conservatorio de Música".

Escuela y casa.

"El instrumento es un medio para la transformación social, vienen los instrumentos a la escuela, proporcionados por el sistema nacional de orquestas del Sodre, nosotros no tenemos que aportar en ese sentido, por su parte la Intendencia de Durazno colabora con los cuatro profesores, distinguidos músicos de la orquesta infantil y juvenil del Sodre, que vienen a impartir las clases", explica Moreira.

"En una primera etapa abarcan a niños de cuarto a sexto año del turno vespertino, aprendiendo violín, viola y violonchelo, y en una segunda etapa se amplía a otros niños y con otros instrumentos", agrega.

La directora dice además que posteriormente los niños podrán trasladar los instrumentos "para que practiquen en su hogar, lo que lleva a que también la familia pueda estar en ese mundo cultural tan lindo y tan emocionante de vivir".

"Formar una orquesta lleva a que todos tengan desarrolladas determinadas habilidades y capacidades, como el saber escuchar, el sentido de pertenencia, el disfrute de esos bienes culturales, la solidaridad y muchas otras capacidades, que se desarrollan en el ámbito de la orquesta, lo que ha llevado a que esos niños logren transformarse mucho en el ámbito educativo", subrayó.

Correcaminata.

El amplio salón de más de 300 metros cuadrados, en el que se ensaya para la futura formación de la orquesta, necesita mejoras y para ello se organiza una correcaminata a beneficio, el 29 de setiembre, desde la puerta de la escuela hasta avenida Churchill y Aldama. "Es un salón hermoso, amplio, tiene un escenario, pero en verano es muy caluroso y en invierno muy frío, por lo que nos propusimos con la comisión fomento, los maestros, hacer un cielorraso debajo del techo de chapa, lo que nos sale bastante", dice la directora.

Escuela: cuenta con 253 alumnos y 22 docentes
Los que se fueron por las crecidas
Escuela: cuenta actualmente con 253 alumnos y 22 docentes.

La escuela N° 7 está inserta en la populosa barriada La Amarilla, al noroeste de la ciudad. Ubicada en el quintil 1 que mide el nivel socioeducativo en las franjas Inicial y Primaria, este centro sufrió en los últimos años el desarraigo de decenas de alumnos que junto a sus familias debieron dejar el barrio, para acceder a viviendas en la zona de Las Higueras, lejos de las inundaciones que provocan los desbordes del río Yi.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)