Propuestas sustentables

Bolsas, pañales y regalos ecológicos ganan terreno

Una remera puede transformarse en una bolsa de tela en media hora.

Hecha Bolsa estuvo en Enlace Cowork durante las vacaciones de julio, y en un centro del barrio Peñarol por la semana del Medio Ambiente. Foto: @Hechabolsauy
Hecha Bolsa estuvo en Enlace Cowork durante las vacaciones de julio, y en un centro del barrio Peñarol por la semana del Medio Ambiente. Foto: @Hechabolsauy

Esa remera vieja, rota o manchada que uno ya no usa puede adquirir una utilidad ecológica y transformarse en una bolsa. A la clásica chismosa se suma una opción sustentable y económica para cargar fruta, verdura y alimentos.

El proyecto liderado por Leonor Arocena se llama "Hecha Bolsa" y existe desde 2016, dos años antes de que el Poder Ejecutivo promulgara la ley que desestimula el uso de bolsas de plástico y promueve una actitud responsable hacia el medio ambiente.

La normativa sirve de gancho porque "la gente sabe mucho más sobre el tema, y muestran mayor interés. La mitad del trabajo ya está hecho cuando se acercan porque la información está presente", asegura Leonor.

Ella es diseñadora textil, está "en contra del plástico de un solo uso" y recorre los barrios con su máquina de coser a cuestas. Su cometido es enseñar un método para transformar una camiseta en desuso en un artículo necesario, y codiciado, ya que los negocios cobrarán $7 por cada bolsa de nylon.

Técnica.

Niños, jóvenes y adultos llevan esas remeras que podrían haber ido a parar a la basura y en media hora pueden irse con una bolsa capaz de resistir tres kilos de peso. Leonor transmite las herramientas para que lo repliquen en sus casas.

Dio talleres en la Criolla del Prado, la Plaza Matriz, la Plaza Número 1, la feria de Lagomar, un centro del barrio Peñarol, la feria Mercado Verde en el Latu, y en Enlace CoWork. Su idea a futuro es instalar su stand en escuelas y en medio de los shoppings.

En estas clases se entabla una charla donde "planteo que hay acciones mínimas que convertidas en hábitos tienen gran valor y pueden contagiar".

El tiempo de aprendizaje varía en función de la manualidad de los usuarios, y las ganas de colocar decorado extra al estampado que la remera trae. Leonor se ofrece a transformarlas ella misma, o a brindar tips para que manejen la máquina de coser y lo hagan por su cuenta.

El primer paso consiste en cortar las mangas para hacerla musculosa. Luego se cierra la parte inferior con una doble costura a fin de que resista más. Otra táctica es hacerle flecos abajo, y usar un sistema de doble nudo. Algunos les aplican botones, cintas o tachas.

Mercado.

Damián Farre, Alana Silver, Alberto Nogues y Bruno Chebi se reunieron para buscar soluciones ambientales inexistentes en Uruguay y encontraron un nicho: envases y artículos descartables hechos con materia prima 100% natural para gastronomía y eventos.

El primer paso fue buscar un proveedor para importar el material compostable porque fabricarlo aquí era inviable. Dieron con la empresa escocesa Begware y consiguieron la representación exclusiva para comercializar sus productos en Uruguay.

"Nuestra filosofía no es promover y promulgar lo descartable sino que si lo usás que sea compostable", comenta Damián Farre, fundador de Compostablesuy. La razón es ecológica: estos artículos tardan 12 semanas en degradarse, a diferencia del plástico que demora de 100 a 1.000 años.

Llevan importados cuatro contenedores, y tienen un stock de 78 productos de los 330 que maneja la empresa Vegware: bandejas, vasos para bebidas frías y calientes, revolvedores, cubiertos, viandas, recipientes para sopas, ensaladas y helados, pegotines, etc.

No contaminan porque son hechos con materia prima 100% natural: eco papel (madera certificada de bosques sostenibles), PLA (a base de maíz), CPLA (resistentes a altas temperaturas) y bagazo (proviene del residuo de la caña de azúcar).

Compostablesuy vende al por mayor pero trabaja con distribuidores que no tienen mínimo. Los eligen empresas gastronómicas con propuestas orgánicas y saludables, y otras como Grupo Schandy o Universidad ORT que están preocupadas por el medio ambiente.

Begware tiene bolsas pero ellos decidieron fabricarlas en Uruguay a partir de pellets holandeses. Hicieron una primera tirada de cinco mil bolsas de almidón de maíz para probar y vendieron la mitad. Les gustaría llegar a los supermercados pero en ese caso tendrían que importar: "la bolsa de plástico sale 0,5 y la nuestra vale cinco veces más. No se puede sostener".

Tunear una remera y convertirla en una bolsa

Si la prenda tiene un buen estampado es ideal aprovecharlo. Leonor Arocena dicta talleres para transformar remeras en bolsas que resisten tres kilos de peso con el fin de que luego apliquen lo aprendido en sus casas. "Doy la premisa y suelto. Está dirigido a todo público. Hay personas mayores que ayudan a los niños con la manualidad, y viceversa", cuenta la fundadora del proyecto "Hecha bolsa".

La ley para desestimular el uso de bolsas de plástico obliga a que los lugares donde las entreguen hagan campañas de concientización. Leonor considera que contratar a Hecha Bolsa podría ser una opción interesante.

Hacer regalos y ponerse bella es compatible con cuidar el ambiente

Elisa Casanova distribuye el packaging sustentable de Compostablesuy a través del emprendimiento Greenberry. Vende bolsas de tela y cartón a $14. E incluirá las de lino.

Varios particulares le han pedido el paquete de 200 bolsas camiseta de cuy a $ 1.388 para los cestos de basura.

"Hemos tenido muchas consultas pero el precio aún resulta caro. Confío en que la demanda aumentará porque hay una inquietud", asegura Elisa. La propuesta de Greenberry incluye, además, regalos empresariales: jabones, velas y libretas sustentables.

El producto estrella por su carácter innovador es el "lápiz semilla". Está hecho de madera natural y contiene una cápsula biodegradable con semillas orgánicas en la parte superior para colocar en macetas y plantar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º