LA MARCHA DE LA PANDEMIA

Boliches cuestionan viabilidad del protocolo para el regreso de la música en vivo

Los espectáculos podrán retomarse mañana viernes aunque algunos propietarios de boliches montevideanos consideran que los distanciamientos que exige el protocolo lo transforman en “inviable”.

Desde mañana se podrán presentar espectáculos en boliches con mesas y sillas respetando el protocolo. Foto: Darwin Borrelli
Desde mañana se podrán presentar espectáculos en boliches con mesas y sillas respetando el protocolo. Foto: Darwin Borrelli

A un mes de haberse presentado un documento elaborado por el colectivo Uruguay es Música, integrado por artistas, productores, mánager y salas privadas, el Poder Ejecutivo aprobó la primera fase de un protocolo para los shows en vivo, que incluye solamente a locales y salas con mesas y sillas.

Los espectáculos podrán retomarse mañana viernes, aunque según informaron a El País algunos propietarios de boliches montevideanos, la IMM hasta anoche no les había comunicado que pueden presentar una grilla de espectáculos. También consideran que los distanciamientos que exige el protocolo lo transforman en “inviable”.

El documento señala que las mesas podrán ser ocupadas con un máximo de 4 personas y que la distancia entre las mismas no podrá ser menor a 2 metros. El aforo de la sala no puede superar una persona cada 5 m2 y cada mesa deberá contará con alcohol en gel. Como máximo, los shows deberán terminar a la medianoche.

Pero a su vez, establece que la distancia entre los músicos y el público no podrá ser menor a 5 metros, y que también se deberá respetar la distancia mínima de 2 metros entre cada persona en el escenario.

“No podrán haber más de 4 artistas sobre el escenario. Los que no canten deberán llevar barbijo siempre, independientemente de la distancia entre ellos. Si más de uno canta, no deberán hacerlo frente a frente”, agrega.

Gabriel Prieto, dueño del Shannon Montevideo, uno de los boliches históricos de la Ciudad Vieja, sostiene que en su caso estas exigencias no le permiten ofrecer shows en vivo. Este local, antes de la pandemia, venía presentando un mínimo de 365 conciertos al año. “Nuestra capacidad es de 100 personas. Después de la pandemia, con las mesas separadas a 2 metros y un máximo de 4 personas en cada una, quedamos con una capacidad de 40. Con música, esto se reduciría a 22. Es totalmente inviable”, indicó.

“Podrían tocar uno o dos músicos. Y en el salón solo podríamos recibir a 4 personas contra la pared y a 2 contra la escalera. Y arriba, sobre la baranda, a 6 personas. En total, son 12 clientes que pueden disfrutar del show. Y del lado opuesto, arriba, unos 10, pero sin poder verlo”, agregó.

“Lo ideal sería que permitieran que la primera mesa esté a 2 metros de los músicos; si eso fuera así, podríamos recibir a 8 personas más en el salón, sería mucho más viable”, agregó el dueño del Shannon Montevideo.

Pagar a los músicos

Muchos boliches utilizan la modalidad de pagar un cachet fijo a los artistas y cobrar “cubierto artístico” al cliente: una suerte de ticket que se destina enteramente al espectáculo. Por eso, el ingreso de los músicos depende directamente de la cantidad de público presente.

Roberto Requejo es dueño de varios boliches en Montevideo, entre ellos, El Pony Pisador.

“El protocolo es inviable. No está pensado para boliches, está pensado para locales de fiestas, para lugares más grandes. La mitad de boliches de Montevideo que tienen músicos en vivo no tienen el espacio. Lo de los 5 metros (entre la banda y el público) es ridículo”, entendió. “Como todas estas cosas, las definen en escritorios y después salen a buscarle la vuelta”, agregó Requejo.

Salones de fiesta no.

El martes, la Asociación de Salones de Fiesta de Uruguay (ASFU) emitió un comunicado aclarando que sigue vigente el decreto presidencial que prohíbe los espectáculos públicos, aunque “diferentes intendencias están otorgando un permiso verbal autorizando a realizar reuniones privadas, utilizando el protocolo de los bares”.

“No existe protocolo alguno aprobado más allá que el de los bares. Hemos presentado un protocolo desde la asociación y el mismo está siendo estudiado”, indicó la ASFU.

En caso de las fiestas infantiles, se pueden realizar con los niños sentados de la misma forma que los adultos, con distanciamiento. No se puede realizar animación física y tampoco pueden utilizarse los juegos habilitados. En tanto, en las fiestas de 15 y los casamientos está prohibido el baile.

Reuniones con el gobierno y con la Intendencia

El documento presentado al gobierno por el colectivo Uruguay es Música (UEM), que permite retomar los shows en vivo en salones y boliches con mesas a partir de mañana, fue realizado con aportes y participación de asociaciones de técnicos y de equipos médicos con especialización en eventos musicales.

“Mientras este primer protocolo se pone en marcha, ya estamos trabajando en la elaboración de otros para teatros y salas con butacas fijas, lugares cerrados con mayor capacidad de público y espacios al aire libre”, señaló el colectivo a través de su página de Facebook.

Miembros de Uruguay es música han mantenido distintas reuniones en las últimas semanas para reactivar los espectáculos en vivo, entre ellas -y por separado- con el presidente Luis Lacalle Pou, la vicepresidenta Beatriz Argimón, el ministro de Cultura, Pablo da Silveira y el prosecretario de la Intendencia de Montevideo, Juan Canessa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados