EN EL ESTE

Aumentan los animales muertos en las playas

Los primeros hallazgos registrados en Maldonado ahora se extienden desde arenas de San Luis al Chuy.

Una tortuga de 150 kilos apareció sin vida sobre la costa. Foto: Ricardo Figueredo.
Una tortuga de 150 kilos apareció sin vida sobre la costa. Foto: Ricardo Figueredo.

En la tarde de ayer fue enterrada en playa de Los Lamas la ballena jorobada o yubarta que apareció muerta, junto a decenas de otros animales, durante el pasado fin de semana en la costa de Maldonado. No se llegó a realizar la necropsia a este ejemplar juvenil, macho, de unos 7 metros y medio de largo, ni se conocen hasta ahora las causas de su muerte.

Richard Tesore, de la ONG SOS Rescate Fauna Marina, ubicada en Punta Colorada, dijo a El País que ya envió muestras del animal a la Dinara y que está en contacto con Alberto Ponce de León, director de Mamíferos Acuáticos de esa dirección nacional.

El enterramiento se dispuso ante la descomposición del cuerpo y la cercanía con residencias de Playa Verde, en el municipio de Piriápolis. Al quedar depositada por el mar en el entorno de un roquedal se hubiera vuelto muy difícil su retiro. La ballena fue descubierta el pasado martes y se sumó a una larga lista de otros ejemplares marinos y aves arrastrados por las corrientes, algunos vivos y otros muertos recientemente o hace semanas.

De unos 12 pingüinos que pudo rescatar Tesore, sobrevivieron 6. En total, solo en una extensión de 50 metros, frente a José Ignacio, habían aparecido 28 hasta el día lunes, en una época que coincide con su migración.

En la jornada de ayer el especialista continuaba recibiendo llamadas de otros hallazgos en una zona extensa, desde San Luis, en Canelones, hasta el Chuy, en Rocha. Las primeras evidencias habían quedado sobre las arenas de Punta Piedras el viernes y en Punta Negra el sábado y el domingo.

Tesore dijo a El País que algunos de los animales encontrados el fin de semana estaban enredados en tanzas de pesca, y otros algo cubiertos con una sustancia oleosa tipo petróleo.

El martes se hizo presente en la playa el alcalde municipal Mario Invernizzi, junto con funcionarios de la comuna que sí pudieron sacar de la zona arenosa a una tortuga de más de 150 kilos que también llegó muerta aparentemente por la ingesta de nylon.

Invernizzi agradeció a través de redes sociales el asesoramiento que brindaron Julián Ruiz, del Programa de las Naciones Unidas para el Medioambiente, y del concejal Carlos Méndez, del Municipio de Piriápolis.

Ruiz dijo en su cuenta de Twitter que la ballena tenía “signos de interacción con redes y cabos de pesca, y tiene orificios en su zona caudal”.

Entre las peculiaridades del fenómeno que también abarcó a delfines y lobos marinos (tres aparecieron muertos), Tesore apunta que los animales han presentado un gran porte. No se registró, por ejemplo, una mortandad de peces pequeños sino que aparecieron corvinas de 25 a 30 kilogramos.

Asimismo se pudo encontrar a decenas de albatros y petreles muertos. “Nunca vi algo así”, sostuvo Richard Tesore a manera de conclusión.

Esta suerte de “señal de alerta” confunde hasta ahora justamente por la variedad de casos, no hay un “elemento común” visible que conduzca a presumir una causa.

No es común, por ejemplo, ver albatros en las costas uruguayas, son aves de altamar que suelen acompañar la navegación de los barcos pesqueros. ¿Por qué llegaron ahora tantos ejemplares muertos?

Tampoco hay una respuesta única, pero se sabe hace tiempo, desde que científicos uruguayos se han sumado a la lucha por conservar los albatros, que su mayor enemigo es un tipo de pesca artesanal que recurre a una línea con varios anzuelos. Cuando los albatros se zambullen en busca de la carnada, o se la quitan de la boca a los más chicos petreles, terminan accidentándose; 100.000 mueren por año, según datos de la organización mundial Birdlife.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)