Pinturas en las calles

Los artistas urbanos rinden tributo a los más pequeños

El mapa virtual StreetArt.Uy armó una movida para los niños en su mes.

Lälin pinta personajes sin edad, pero la fachada del Caif de la Rambla y Guaraní fue por encargo. Foto: streetart.uy
Lälin pinta personajes sin edad, pero la fachada del Caif de la Rambla y Guaraní fue por encargo. Foto: streetart.uy

Mayo fue el mes de la lectura, junio se dedicó al medio ambiente, y agosto a la niñez. Los administradores del mapa virtual StreetArt.uy destacan eventos de la agenda para dar visibilidad a los artistas callejeros georreferenciados en su base de datos.

El gestor cultural Manuel Rivoir selecciona entre los 500 murales registrados en todo el país y hace cuatro cambios mensuales a la foto de perfil de StreetArt. Se comparte la ubicación, el artista y la historia detrás del mural.

El pin de 26 de Marzo y Osorio figura en amarillo en el mapa porque el "Niño Obdulio" hecho por el Colectivo Licuado en 2014 dejó de existir cuando finalizó la construcción del edificio.

A diez cuadras de esa esquina hay una niña que "pesca sueños en un estanque", según Gallino, su creador. Se llama Alegría, tiene 7 años y fue retratada en el muro de sus abuelos ubicado en Haedo y Mac Echen. Hacía tiempo que Gallino quería intervenir esa pared y cuando fue a planteárselo a los dueños de la casa se cruzó con Alegría, le sacó una foto y la pintó en tres días.

La elegida.

La foto de perfil que inauguró esta movida dedicada a los niños pertenece al mural que Lälin del Espacio pintó por encargo del Centro Caif en la Rambla Francia y Guaraní.

Conocían el estilo de esta artista que solo usa pintura al agua por razones ecológicas y en 2014 le pidieron que volara desde España, donde vive hace años, para pincelar la manzana. Eligió hacer un dibujo que resalta la capacidad imaginativa de los niños: "para ellos todo es posible", dice su autora.

Tardó tres semanas en pintar a esa nena que usa un sistema de latas para contar una fábula a un varón donde hay animales gigantes. "Pintaba sin parar desde el amanecer hasta el atardecer". Lälin quedó fascinada por la hospitalidad de los vecinos que le llevaban agua, fruta y la invitaban a sus casas. "El primer día solo te observan, pero si ven que estás haciendo algo interesante se te acercan para agradecerte que les alegres el barrio".

Viajar es su otra pasión. Hay murales de Lälin en Noruega, Holanda, Alemania, México, Guatemala, Costa Rica, Argentina y España. Lleva más pinceles que ropa en la valija. "Es como dejar un regalo. Si no estoy a gusto en el lugar no se me da la inspiración".

Lonjas y colegios.

Omara: retrato de la niña que sale en la comparsa Valores Ansina
Omara: retrato de la niña que sale en la comparsa Valores Ansina

Un amigo de Seba Bastardo vive en el barrio Palermo y en medio de un asado al que asistieron varios muralistas se le ocurrió armar una "pintada" en Isla de Flores y Minas.

Quisieron abordar la temática del candombe ya que una vez por semana su plan era ir a escuchar a la comparsa Valores Ansina. Eligieron una esquina emblemática en donde también está ubicada la Casa de la Cultura Afro Uruguaya.

"Se me ocurrió retratar a Omara, una de las niñas que sale en Valores Ansina, y es hija de los fundadores", cuenta Seba Bastardo sobre su mural en Isla de Flores. Al tiempo, logró capturar una imagen de la homenajeada con su pintura de fondo.

No era la primera vez que Bastardo pintaba niños. En 2013 se había reunido con Demo, Rocket, Nicolás Hudson, Noel y Emexem para solicitar a las autoridades del colegio Sagrada Familia que les permitieran intervenir por completo el muro de nueve metros ubicado en Avenida del Libertador y Nicaragua.

"Es un muro muy codiciado, en épocas de campaña electoral le pegan afiches políticos y lo pintan distintas agrupaciones políticas. Pero a nosotros se nos ocurrió diseñar cinco niños con perfiles y personalidades distintas a fin de reflejar la diversidad", comenta Emexem.

Él solía hacer monstruos en las calles pero el niño que dibujó fue cuasi un autorretrato, ya que durante el proceso creativo conectó con su infancia: "yo usaba lentes, me gustaban los comics y era algo freaky, como el pequeño que pinté".

Se subieron a andamios por primera vez y tardaron un mes entero en decir: misión cumplida. El mural era un trabajo más: se dividían en turnos de cuatro horas. "Generó gran sentimiento de pertenencia en el colegio y el barrio. Es más, la parte más baja que simula agua la pintaron los niños con sus manitos".

9 metros: seis artistas pintaron el gran muro del Sagrada Familia
9 metros: seis artistas pintaron el gran muro del Sagrada Familia
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º