TRADICIÓN CUESTIONADA

Animalistas comenzarán a juntar firmas para que se prohíban las jineteadas

Mientras las autoridades departamentales comenzarán a analizar el tema, los animalistas recogerán firmas de la ciudadanía para entregar a la Junta Departamental.

Las jineteadas en pelo y basto serán una de las actividades más esperadas. Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País

Mientras la Junta Departamental no comenzó la discusión sobre si se seguirán haciendo o no las jineteadas en la Criolla, las organizaciones animalistas se encuentran juntando firmas para hacer que se prohiban.

“Hicimos un documento denominado ‘Medidas de emergencia de protección animal’, que contempla el uso de caballos en espectáculos públicos como las jineteadas. El objetivo de este documento, de 12 medidas, es que la gente firme. Y a la vez presentárselo a los precandidatos para pedir un compromiso con el tema”, dijo Patricia Durán, integrante de la Plataforma Animalista.

A su vez, comenzarán la próxima semana una campaña a través de la plataforma Change.org, que estará dirigida principalmente a los ediles de la Junta Departamental. “Nos vamos a reunir con cada edil para plantearles nuestros argumentos”, cuenta Durán.

Según dijo, ya han firmado las medidas de emergencia de protección animal unas 100 personas. “Todavía son pocas, porque recién comenzamos. Pero han firmado todos los integrantes de las organizaciones animalistas, que son unas 13. También nos ha escrito gente de todos los departamentos para colaborar”, contó Durán.

Controles.

Por segundo año consecutivo, la Plataforma Animalista realizó un observatorio en el que tuvo en cuenta, durante la Criolla, cómo son trasladados los caballos y las instalaciones donde permanecen durante la semana, entre otras cosas. Todo ese movimiento está siendo controlado por un veterinario de la Comisión de tenencia Responsable y Bienestar Animal (Cotryba), por otro de la Criolla e integrantes de la Plataforma Animalista.

Una de las cosas que observaron fue que no había una regulación suficiente para el traslado de los animales. “Depende de cada tropillero cuántos caballos quieren mandar en cada camión. No hay un veterinario que los acompañe en el viaje, o sea que si pasa algo en el camino, suerte en pila”, dijo Durán.

Dicen que tampoco existe una reglamentación sobre cuántas veces por año ese animal va a ser jineteado. “Ellos dicen que es una vez al año y que luego el resto de los meses están comiendo pasto, pero es mentira. Esos caballos, después de Montevideo, se van a hacer jineteadas a cualquier lado del país y nadie tiene como controlarlo”, asegura la activista. Todos esos aspectos serán presentados al intendente de Montevideo, Christian Di Candia.

Buscan, a su vez, que ese observatorio llegue también a otros departamentos , donde en algunos casos las condiciones en los que se encuentran los animales durante las jineteadas “son mucho peores”.

Durán dice que reciben amenazas continuamente. “Es algo que sucede desde siempre. La gente también inventa cosas: dicen que ganamos dinero y que trabajamos para la Intendencia, cuando en realidad somos voluntarios honorarios y la mayoría de las veces perdemos dinero haciendo lo que hacemos”, señala.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)