Inestabilidad atmosférica

Alerta en el litoral por lluvias

Las inundaciones llegan al corazón de Salto y Paysandú; en todo el país aumentó a 3.204 la cifra de evacuados.

La crecida del Río Uruguay va en aumento y las aguas avanzan hasta zonas de la ciudad de Salto. Foto: L Pérez
La crecida del Río Uruguay va en aumento y las aguas avanzan hasta zonas de la ciudad de Salto. Foto: L Pérez

Mientras el margen de maniobras en el complejo hidroeléctrico de Salto Grande se achica para controlar la crecida del Río Uruguay, al haber ascendido el nivel del embalse anoche a los 35 metros con 70 centímetros, mayores pueden ser los perjuicios para las familias que se encuentran en la cota crítica de las ciudades de Salto y Paysandú y de Concordia, en la Provincia de Entre Ríos.

Igualmente, al atardecer de la pasada jornada, con las aguas en la escala del puerto local en 13,70 metros y con una previsión de 14,30 metros para las próximas horas, la cifra de evacuados y auto evacuados ascendía en Salto a 1.000 personas, cuando en todo el país había llegado a 3.204, de acuerdo al último informe del Sinae. En horas de la tarde de ayer, las familias que están con el agua próxima a sus viviendas decidieron abandonarlas. Y a estas alturas es grande el temor a ser sorprendidos por una riada en medio de las lluvias.

Esto ha sido alentado por los pronósticos adversos en cuanto a más precipitaciones abundantes al norte de Salto Grande, y por las advertencias de parte de los técnicos en cuanto a que las oscilaciones en la evacuación de caudales pueden variar en función del agua caída, con un embalse ya con medio metro por encima de su nivel normal.

El caudal hídrico que estaba pasando por vertederos y por turbinas sobre la medianoche era de 22.200 metros cúbicos por segundo y el aporte que recibía el embalse superaba los 24.000 metros cúbicos por segundo.

El total de familias afectadas en Salto llegó a 252, algunas se alojan en refugios dispuestos por el Comité de Emergencias y la mayoría en fincas particulares o en carpas que arman cerca de sus propiedades. Como ocurre habitualmente, aún con niños de corta edad, la gente opta por permanecer bajo precarios techos para vigilar que sus casas no sean saqueadas por los delincuentes en horas de la noche.

"La policía se compromete a vigilar, pero no tenemos ninguna garantía de que no nos lleven puertas, ventanas y hasta el techo. Con tal de robar algo no les importa romper una pared y en medio de la oscuridad nadie se hace responsable de nada", dijo Eduardo, un vecino de la calle Paraguay casi Atahualpa, que una vez más ha tenido que salir a la calle por esta nueva crecida.

Foto: Luis Pérez
Foto: Luis Pérez

A medida que sube el nivel de las aguas, los perjuicios ya son mayores porque comenzaron a quedar afectados pobladores de viviendas más amplias y con más mobiliario, algo que atrae a los asaltantes en potencia.

Angel, un residente de la calle José Pedro Varela y Colón que ocupa una amplia y antigua casona, sacó sus pertenencias ayer, pasado el mediodía. "Yo hago un entrepiso y dejo una cama y un colchón y tengo que quedarme adentro porque a nado o en chalana vienen por la noche y te llevan lo que sea", señaló el damnificado, quien a la vez demostró su enojo con UTE porque para realizar el trámite de corte de suministro eléctrico y su habilitación debe pagar 1.500 pesos. "Como somos auto evacuados no nos consideran inundados y si vamos al Comité de Emergencias nos dicen que no nos corresponde ese beneficio", acotó.

En Paysandú, la misma realidad comienza a complicarle la vida a residentes citadinos. El número de evacuados también aumentó, situándose anoche en 604 personas desplazadas, de las cuales 163 son evacuadas y 441 son autoevacuadas

Entre el agua y los saqueos

Particulares, comerciantes o remeros se encuentran afectados en Salto por las inundaciones que pasaron ayer el umbral de sus casas, comercios o sedes deportivas. Hay gente que ya está acostumbrada a estos castigos de la naturaleza pero sea como sea espera a último momento para mudar sus pertenencias o mercaderías. No pocos manifiestan temor ante los robos o saqueos que suelen venir de la mano con las catástrofes.

Al centrosur.

En Durazno por su parte permanecen 1.482 personas desplazadas: 611 evacuadas y 871 autoevacuadas. En la tarde de ayer el cauce del Río Yí se ubicaba en 6.10 metros, ascendiendo 4 centímetros en la hora. Solo aquellos que vivan por encima de la cota de 9,10 metros del río podían comenzar a pensar en volver a sus hogares, según el Comité de Emergencia.

Junto al problema de las inundaciones, habitantes de Durazno y Florida continúan sufriendo el aislamiento por la caída del puente sobre el Arroyo Agua Sucia, en la Ruta 6. El alcalde interino de Sarandí del Yí, Jorge Colina, asegura que la conexión a través de la balsa estaría lista hoy jueves, siempre y cuando bajen las aguas.

La balsa anoche seguía estacionada al lado del colapsado puente y de la maquinaria vial para completar el trazado de un muelle del lado de Florida. En Capilla del Sauce el aislamiento era casi absoluto. Quienes deben trasladarse a Montevideo deben sumar una hora y media a un viaje que ya antes del derrumbe del puente insumía tres horas.

Tanto los pobladores de Sarandí del Yí como los de Capilla del Sauce o de otras localidades cercanas que viajan hasta allí por razones de trabajo, por ejemplo desde Batlle y Ordóñez o Villa del Carmen, no solo los tiempos se les incrementaron sino también los costos de los pasajes.

Pronostican tormentas y vientos para zona norte

Tormenta en Montevideo el 2 de enero de 2019. Foto: Leonardo Mainé
Foto: Leonardo Mainé

Entre hoy y mañana viernes 18 se desarrollarán precipitaciones y tormentas en el territorio nacional; los fenómenos más fuertes y los acumulados de lluvia más elevados se darán en el norte del país, en los departamentos que esta semana registraron ya los mayores aumentos de evacuados, si bien es en Durazno que se mantiene el porcentaje superior de desplazados de todo el país, un 70%. El Instituto Uruguayo de Meteorología destacó que en zonas de tormentas fuertes y continuas podrán desarrollarse lluvias intensas en cortos períodos de tiempo, ocasional caída de granizo, vientos muy fuertes, e intensa actividad eléctrica. El Inumet recomienda estar atento a la información provista por su sitio web y através de las app institucionales, principalmente en aquellas zonas inundadas en los últimos días.

Un hombre murió por caída de un rayo

En el departamento de Artigas y como consecuencia de una descarga eléctrica producida por un rayo durante las últimas tormentas de esta semana, falleció un hombre de 47 años de edad cuando, junto a su hijo de 16 años, retornaba a pie a su casa, a la altura del kilómetro 124 de la Ruta 4, en jurisdicción de la seccional 9 de policía con asiento en Pueblo Sequeira. Según la información brindada a El País, el hombre había salido de cacería a un campo de la zona portando una barreta de hierro, y ese elemento habría sido la causa que atrajo el destello de un rayo en plena tormenta eléctrica y de lluvia. El hijo adolescente de la víctima y único acompañante, también sufrió los efectos del fenómeno atmosférico pero tras ser asistido en una policlínica y derivado posteriormente al Hospital de Artigas, ayer ya se hallaba dado de alta, aunque aún lógicamente conmovido.

En este departamento aumentó a 123 el número de personas desplazadas por las inundaciones (69 evacuadas y 54 autoevacuadas). El Sinae recuerda que no se debe intentar cruzar por caminos, calzadas o puentes inundados aunque se conozca el lugar y que desplazarse en autos, motos o caballos no disminuye el riesgo de ser arrastrado por las aguas.

(Producción: Luis Pérez y Víctor Rodríguez).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)