FORO INTERNACIONAL

Advierten por excesiva cantidad de motos en Uruguay

“Falta conexión entre organismos públicos”, dice un experto.

Motos. Foto: archivo El País.
La cantidad de birrodados en Uruguay es una razón más de lo complejo y peligroso que es el transporte en las ciudades. Foto: Archivo El País.

Un informe elaborado por el Foro Internacional de Transporte (FIT), organización que integran 59 países, advierte sobre el excesivo número de motos que circulan en Uruguay y la incidencia de este fenómeno en los accidentes de tránsito con heridos graves y fallecidos.

El documento compara la realidad de América Latina y sostiene que “Uruguay presenta el mayor porcentaje de motocicletas”, lo cual “puede estar asociado con un aumento en el poder adquisitivo de sus habitantes en la última década, en especial de la clase media-baja (…) y, en algunos casos, al costo excesivo de los medios de transporte público”.

El informe, que fue financiado por la Federación Internacional del Automóvil (FIA), destaca que en países como Uruguay “la baja calidad del servicio de transporte público alentó un cambio hacia las modalidades de transporte particulares como, por ejemplo, las motocicletas, adquiridas con una financiación previa asequible y con costos mensuales de mantenimiento bajos (consumo de combustible por kilómetro, seguro obligatorio y otros cargos anuales).

Desde 2007, el número de motocicletas registradas en nuestro país excede la cantidad de automóviles, anota el documento.

Uno de los principales autores de este informe, titulado “Benchmarking de la seguridad vial en América Latina”, es Fred Wegman, nacido en los Países Bajos, quien fue invitado a Uruguay por la Fundación Gonchi Rodríguez con respaldo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En estos días, viene manteniendo reuniones con OPP, Ministerio de Transporte y Obras Públicas, Ministerio de Salud, representantes de la Unasev, autoridades de Movilidad de la Intendencia de Montevideo y asesores de todos los precandidatos a la Presidencia, para incluir en sus planes de gobierno políticas vinculadas con la seguridad y siniestralidad vial.

“El objetivo de la visita era aprovechar la oportunidad de este momento especial en el país antes de las elecciones e involucrar a los partidos políticos en todo lo relacionado con la seguridad vial, así que los invitamos a incorporar el tema en sus agendas”, comentó Wegman a El País.

“Precisamos el apoyo de todos los partidos políticos. Si uno suma este tema en la agenda y toma las medidas correctas, puede lograr el éxito. Esta es un área en la que no hay que tenerle miedo al fracaso. Hay que definir una estrategia a diez años, cosa de incluir dos presidencias, para que quien quiera que venga, la continúe otro período más”, sentenció el experto en seguridad vial.

En equipo

Wegman es profesor emérito de Seguridad Vial de la Universidad de Tecnología de Delft y presidente del IRTAD (International Traffic Safety Data and Analysis Group). Por la experiencia recogida en Montevideo, considera que falta “cruzar” las políticas entre las distintas instituciones involucradas con el tema.

“Estuvimos reunidos con personalidades de diferentes oficinas y veo que la gente está comprometida y con voluntad, que están implementando buenas actividades. Pero de alguna manera su rango de acción está limitado, no trabajan y funcionan como un gran equipo. Todos actúan individualmente y tienen recursos limitados, parecería que no cuentan con el apoyo de las autoridades desde arriba”, sostuvo Wegman.

La misión de IRTAD, entidad que funciona bajo el auspicio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), es establecer una base de datos de normas de seguridad vial a nivel mundial, y ser un medio que posibilite la interconexión de profesionales de distintos países, fomentando la Investigación basada en el análisis de datos.

Alarmante

Según las cifras de la Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev), en 2018 fallecieron 528 personas por accidentes de tránsito en el país y diariamente 71 son afectadas por la misma causa. Además de los daños irreparables para las familias, esto equivale a un gasto -por las consecuencias derivadas de los accidentes- de entre el 1% y 3% del PBI. Y representa una tasa de mortalidad de 15,1 cada 100.000 habitantes.

Las motos constituyen casi la mitad de la flota motorizada en Uruguay y Colombia. “Creo que la cantidad de motos contribuye al aumento de la tasa de mortalidad. Tampoco me impresiona el número de motos en Montevideo y en los departamentos del interior. El problema es la combinación con los autos y la alta velocidad desarrollada por las motocicletas”.

MÁS

¿Por qué se prefiere la moto al ómnibus?

“El uso de las motos en Uruguay es muy diferente a lo que ocurre en otros países. Hay que estudiar si la motocicleta es un paso intermedio entre la nada y tener el auto, la relación que existe con el transporte público, por qué la gente prefiere andar en moto en lugar de tomarse un ómnibus. Si comparamos distintas ciudades de América Latina, nos da que la baja calidad del sistema de transporte público, sumado a los altos precios, hace que la gente deje los ómnibus y opte por una motocicleta”, señaló el experto. Un informe especializado indica que en la región hay una gran variación en el número de motociclistas muertos, que va del 7% en Chile al 53% en Uruguay. Estos dos países representan los porcentajes más bajos y más altos de motocicletas en su flota, el 3.3% y 54.9%, respectivamente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)