ANÁLISIS DE LOS SUICIDIOS EN URUGUAY

Advierten por cifra de tentativas de suicidio rociándose con nafta

Son el 10% de los pacientes críticos que llegan al Centro de Quemados.

Foto: archivo El País
Foto: archivo El País

Un 10% de los pacientes internados en el Centro Nacional de Quemados son personas que se autoinfligen lesiones para quitarse la vida, reveló un estudio publicado en la Revista Médica del Uruguay.

"Es un porcentaje no despreciable y por eso decidimos saber cuántos eran", dijo a El País Oscar Jacobo, presidente del Cenaque y profesor titular de la cátedra de Cirugía Plástica. En términos porcentuales, el dato es similar al que se observó en los países de la región.

El estudio que analizó casos producidos durante dos décadas, concluyó que entre 1995 y 2015 llegaron al Cenaque 275 pacientes por lesiones autoinfligidas de un total de 2.723 ingresos. El promedio de edad de estas personas es de 40 años, señaló el informe.

Hubo 92 fallecimientos por esta causa en el período analizado (el 33% del total).

Las personas que se autolesionaron pasaron un tiempo medio de internación de 36 días. En algunos casos, por la gravedad de las quemaduras, la recuperación insumió más de siete meses.

A lo largo del período de 20 años en los que se estudió esta modalidad de intento de suicidio, la cifra se ha mantenido estable.

Al finalizar la semana pasada, tres de los cuatro casos que ingresaron al Cenaque fueron por presunto intento de autoeliminación. "Por casualidad así pasó la semana pasada, pero puede suceder que por siete meses no venga ninguno por esta causa", comentó María Otero, profesora adjunta de Psicología Médica del centro.

Métodos.

La mayoría de las veces los pacientes se lesionaron por contacto directo con el fuego (90%), rociándose con combustible o alcohol. Otros, por la ignición de gases (7%). También ha habido personas que ingresaron por contacto con la electricidad o líquidos calientes.

"Es un método muy planificado. Tuvo que ser estudiado por la persona previamente", comentó Tania Lena, residente de Cirugía Plástica Reparadora y Estética del Hospital de Clínicas, autora principal del estudio junto a Gabriel Otormín.

El estudio comprobó que la gran mayoría de esta población se lesionó menos de la mitad de su cuerpo (84%) y el resto, más de la mitad. Las partes más afectadas son el tórax, los miembros superiores y el rostro. En general, un mismo paciente presenta quemaduras en más de una región.

Los datos comprueban que son más los hombres que las mujeres quienes eligen esta método de autoeliminación. En general, explicó Lena basándose en estudios ya conocidos en Uruguay, los hombres suelen utilizar métodos más violentos que las mujeres.

"Las mujeres prefieren sobredosis de medicamentos", comentó. En tanto los hombres lo hacen, sobre todo, con armas de fuego o por ahorcamiento.

Patologías.

El estudio comprueba que más de la mitad de los pacientes con quemaduras autoinfligidas tiene antecedentes de algún tipo de patología psiquiátrica.

Esto lo saben los psicólogos responsables del Cenaque, quienes realizan una observación clínica de los afectados. La mayoría de ellos presentan un trastorno de personalidad severo; le siguen los pacientes intoxicados por abuso de sustancias y pacientes con psicosis crónicas o agudas. En último término, y en una cantidad poco frecuente, ingresan personas privadas de libertad.

En el estudio, se observó que un tercio de los quemados presentaba al menos un intento de autoeliminación previo.

"Están en estado de descompensación psiquiátrica, descompensados de su enfermedad de base (…) Es algo que nos preocupa porque el método es tan violento y la secuelas físicas también son importantes. Por ello se pone más énfasis en el seguimiento", comentó la psicóloga Otero.

De intento de autoeliminación a la acusación a un tercero

Los autores del estudio contaron a El País que hay casos de personas que confiesan intentos de autoeliminación cuando en realidad es un tercero el que la agrede.

"Podría pasar que una mujer no quiere decir que es un caso de violencia doméstica y menciona que fue ella misma la que generó la quemadura. Ese dato queda considerado a los 10 años que ves a la mujer en una consulta (para ver cómo sigue)", contó Tania Lena, autora principal del estudio.

La doctora María Otero indicó que "no necesariamente es la pareja, puede ser otra persona". Cuando se corrobora de que no hubo un intento de autoeliminación, el tratamiento psicológico y psiquiátrico cambia de enfoque.

Luego de acumular pruebas de que fue un tercero el que agredió, la Justicia toma cartas en el asunto. En estos casos, los datos que en un primer momento habían sido registrados como autoeliminación no quedan registrados en esta estadística.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos