cierre de industria láctea

Sindicato pide al gobierno que exija al Grupo Gloria que deje Ecolat

La Federación de Trabajadores de la Industria Láctea realiza un paro nacional de 24 horas y se movilizó a Nueva Helvecia. Pidecorregir la ley de inversiones para dar mayores garantías a los trabajadores.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La Federación de Trabajadores de la Industria Láctea se movilizó en Nueva Helvecia por cierre de Ecolat el 26 de marzo de 2015. Foto: Pedro Clavijo.

Con reclamos al gobierno por parte del sector lácteo para que exija al grupo Gloria (propiestario de Ecolat) dejar la planta de la exEcolat y de los trabajadores de la exPressur, para conversar sobre la reapertura de la fuente laboral bajo su autogestión, se realizó en Nueva Helvecia una fuerte movilización de la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea.

Junto al monumento a Los Fundadores, en la plaza que lleva ese nombre, cientos de trabajadores dieron su apoyo a los 400 trabajadores afectados por la desocupación debido al cierre de Ecolat, empresa ubicada en la localidad coloniense.

En tanto, otros sindicatos como el Sindicato Único de la Construcción (Sunca), toda la Mesa Intersindical de Colonia, representantes del Litoral y las regiones Centro Sur, se adhirieron con su presencia en el acto.

Los trabajadores reclamaron por los puestos de trabajo directos y la exigencia al gobierno para que corrija la ley de inversiones y otorgue mayores garantías a los trabajadores.

Carlos Cachón, representante lácteo en el Pit Cnt, dijo que “las empresas transnacionales, que en cierta manera vienen a rapiñar la industria y a dejar a un pueblo como Nueva Helvecia sin trabajo”.

Con respecto a la situación de Ecolat dijo que se discute qué es lo que va a “hacer Gloria que continúa en el predio”, mientras los trabajadores quieren la reapertura de la planta. Señaló que la negativa es total y se espera una solución definitiva.

En medio de consignas de unidad, Javier Fandiño, representante del sindicato de Ecolat, reconoció la “pelea de los trabajadores que van quedando” y mantienen el resguardo gremial, a efectos de “que no desmantelen la planta”.

En medio de una oratoria donde no faltaron los momentos de emoción, Fandiño reclamó al gobierno que construya una Ley de Inversiones que contemple y proteja a los trabajadores.

Hizo hincapié en la exigencia a la empresa “para que deje libre el predio" y se defina rápidamente a la venta. Fandiño aseguró que “hasta se debe expropiar” en caso de no tener resultados. Destacó la posición de los trabajadores que es la de continuar trabajando y que se le dé la posibilidad de hacerlo. No descartó cualquier medio para ello, donde se pueden incluir al Fondes y se mantuvo dispuesto a recibir capacitación, amparados mientras por el seguro de paro que les permita tener un alivio a la difícil situación económica por la que atraviesan.

“Queremos que el gobierno se ponga las pilas y eche a los empresarios del país”, señaló el dirigente del gremio de Ecolat ante un griterío ensordecedor.

Heber Figuerola, presidente de la Federación, dijo esta mañana a El País que están "discutiendo la reinserción de los compañeros de Ecolat en las distintas plantas. Se está discutiendo los criterios de su reinserción: núcleo familiar, antigüedad, etc".

Figuerola indicó que "está la voluntad política de extender el seguro de paro" a los trabajadores de la empresa cerrada, ya que aún no está previsto cuándo los trabajadores puedan reinsertarse en otras plantas.

La empresa, según informó a través de un comunicado de prensa, afirma que "ya pagó casi US$ 4 millones a sus extrabajadores por concepto de liquidaciones de egreso" y agrega que "de la plantilla original solo un tercio de los extrabajadores aún no se han presentado a cobrar su liquidación".


Por su parte, los trabajadores de la imprenta cooperativa Pressur fueron enfáticos en reclamar al gobierno que les permitan hablar y hacer conocer su proyecto “viable” de reactivación de la industria que funciona en la zona franca de Nueva Helvecia.

Alejandro Bernardi, uno de los integrantes de la cooperativa, dijo que el centenar de trabajadores se vio envuelto en una situación impensada como fue la inclusión en la autogestión, cuando los fondos que llegaron del Fondes fueron administrados por el dueño de la empresa y sus gerentes. Aseguró que cuando tomaron conocimiento de la situación, la empresa no daba resultados y se encontraba con una deuda imposible de saldar de 18 millones de dólares.

Bernardi remarcó que los trabajadores han elaborado un proyecto donde se estudia toda viabilidad de que la empresa funcione bajo su autogestión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º