MARÍTIMAS

Sindicalistas se esfuerzan por alejar las naves paraguayas

Sindicalistas uruguayos bloquearon los accesos portuarios, intentaron trabar la operativa de carga de una barcaza paraguaya, lo cual fue evitado por la Prefectura de Puerto, y amenazaron con cerrar el puerto de Nueva Palmira y retrasar los zarpes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
MARÍTIMAS



Increíblemente enviaron una carta al Centro de Armadores Paraguayos (Cafym) señalando que las embarcaciones de distintas compañías navieras paraguayas, que navegan en aguas jurisdiccionales uruguayas, carecen de “tripulación certificada” por la Organización Marítima Internacional (OMI), y aseguraron que el Estado paraguayo no cumple con las normas OMI, navega y opera en puertos uruguayos realizando cabotaje nacional violando la Ley de Cabotaje.

La acción sindical coincide en el tiempo con los inconvenientes que tiene la flota paraguaya en nuestra terminal con demoras de más de una semana para descargar y cargar por congestión de los muelles públicos, de cuyo acontecer hemos dado información en su momento.

Asimismo hemos divulgado los esfuerzos realizados por el ministro de Transporte, autoridades y empresarios privados para tratar de superar estos inconvenientes a los efectos de brindar a la flota las condiciones necesarias para arribar, operar y zarpar de la forma más eficiente para evitar que las cargas cambien de destino.

AGP de Argentina y ANNP de Paraguay han acordado una alianza estratégica para que las cargas paraguayas operen en puertos argentinos, pero esa espada de Damocles está permanentemente pendiente sobre nosotros.

El reclamo del sindicato está viciado de errores y su accionar puede perjudicar a los puertos administrados por la ANP, a las empresas y trabajadores que allí desarrollan actividades y demás servicios conexos, incluyendo a las embarcaciones de bandera nacional que allí operan, perjudicando a integrantes de su propio gremio, y en definitiva al país.

El licenciado Juan Carlos Muñoz Menna -presidente de Cafym- sostuvo que los marinos paraguayos navegan estos ríos desde hace 500 años y “no son improvisados”, sino gente egresada de cursos intensivos especializados, tanto en el extranjero como en nuestro país.

Destaca asimismo que las embarcaciones de bandera paraguaya son cada día más sofisticadas y costosas, incorporadas con la más alta tecnología informática y equipos de navegación satelital.

Afirma que son “enormes inversiones” que requieren personal altamente capacitado para la navegación fluvial -incluidos los puertos en la desembocadura del Río de la Plata-, la operación en los puertos y la explotación eficiente de las embarcaciones, su mantenimiento y la preservación de la vía navegable.

Las embarcaciones paraguayas realizan un transporte internacional; en los cambios de medios de propulsión de las barcazas, los remolcadores transfieren cabos en la rada Nueva Palmira, lo podrían hacer también en jurisdicción argentina, Paraná Bravo por ejemplo, no realizan una escala intermedia en puertos uruguayos, por lo cual no deja de ser un transporte internacional entre Asunción y Montevideo.

Y por último, por favor, calma y reflexión, no hacer más esfuerzos para perder y alejar la flota paraguaya del centro de nuestros intereses donde hay mucha mano de obra uruguaya involucrada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)