NEGOCIACIÓN SALARIAL

SMU y SAQ pausan diferencias y van juntos a las negociaciones

Sindicatos médicos se preparan para ronda salarial. En ambos sindicatos entienden que el acuerdo “de palabra” no se hubiera logrado sin la participación ni el rol que tuvo el Ejecutivo.

Sindicato Médico del Uruguay. Foto: archivo El País.
Sindicato Médico del Uruguay. Foto: archivo El País.

En la antesala a una nueva ronda de los Consejos de Salarios, el Sindicato Médico del Uruguay (SMU) y el Sindicato Anestésico Quirúrgico (SAQ) pusieron una pausa en sus diferencias y decidieron presentarse juntos a las negociaciones.

No lo hacían desde 2015, cuando los anestésico-quirúrgicos no estuvieron de acuerdo en ser representados directamente por el SMU en aquella mesa de negociaciones.

La decisión ocurre luego de una serie de gestiones que realizó el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), contaron a El País fuentes de esa secretaría de Estado. Sin embargo, en ambos sindicatos entienden que el acuerdo “de palabra” no se hubiera logrado sin la participación ni el rol que tuvo el Ejecutivo.

Es que mientras en el SAQ consideran que el gobierno tuvo que “exigirle” al SMU aceptar la participación de los anestesistas y cirujanos, e incluso lo vinculan al cambio del signo político del gobierno, en el SMU lo niegan y entienden que solo fue un “pedido”. Para el subsecretario de Trabajo, Mario Arizti, “es buena cosa que las organizaciones gremiales se pongan de acuerdo” de cara a una nueva ronda de los Consejos de Salarios.

Ahora, los tres sindicatos médicos -SMU, SAQ y la Federación Médica del Interior (FEMI)- participarán de las negociaciones con el Poder Ejecutivo. En el caso de la FEMI, que interrumpió su participación también desde 2015 como los cirujanos y anestesistas, logró revertir la situación en 2018 cuando fue aceptada por el SMU. En el caso de la FEMI y del SAQ, su participación será con voz pero sin voto, como siempre lo fue, dado que el SMU es la “organización más representativa”, consideraron fuentes del Ejecutivo.

El SMU buscará en esta ronda que no haya pérdida del salario real en el próximo período. Además, la secretaria médica del sindicato, Zaida Arteta, dijo a El País que buscarán mantener la meta cinco que “es una parte del salario que va por capacitación”, así como profundizar la cuatro que refiere a los Cargos de Alta Dedicación (CAD). Se trata de cargos diseñados para que un médico concentre la máxima cantidad de horas posibles en un mismo centro.

Arteta sostuvo que buscan “profundizar y mejorar la reforma del trabajo médico para que haya más colegas y cargos bien diseñados, que puedan tener un trabajo de muchas horas y un salario digno que les permita concentrar el mismo”.

Pero justamente este es uno de los puntos que en el SAQ no están dispuestos a acompañar. El dirigente del SAQ, Daniel Montano, dijo a El País que hace días que se mantienen reuniones con el SMU y la FEMI para “hacer una estrategia conjunta en lo macro” con respecto a las pautas salariales. De todas maneras, contó que “hay temas claros con los que no vamos a estar de acuerdo”, por ejemplo, con los CAD.

Es que para los anestésico-quirúrgicos, este tipo de cargos, no estimulan la producción o el desarrollo científico de los profesionales. Hoy, los cirujanos y anestesistas perciben un sueldo que tiene una base fija y otra variable que depende del acto médico realizado.

En el SAQ, que representa a unos 2.000 trabajadores, también cuestionan que los salarios de los anestésicos-quirúrgicos en Montevideo hayan “aumentado la mitad con respecto a aquellos que no lo son”. De todas maneras, dirigentes de ambos sindicatos consultados por El País coinciden en que intentarán dejar en suspenso estas diferencias por el momento, de forma de poder acordar lineamientos en común para todo el sector médico.

En los próximos días el gobierno convocará a todas las partes a una mesa de negociación para comenzar a delinear la nueva pauta salarial. Lo hará en medio del combate a la pandemia del coronavirus.

Descolgados: transporte, salud y la construcción

El transporte de pasajeros, la salud y la construcción son los tres Consejos de Salarios que quedaron por fuera de la pauta “puente” que estipuló el gobierno por un año. En los tres casos se trata de escenarios en los que el Estado interviene: transporte (boleto), salud (cápitas) y construcción (obra pública). En este último caso ya hubo acuerdo entre todas las partes.

Se trata de un convenio a 35 meses, desde el 1° de mayo pasado al 31 de marzo de 2023, según trascendió días atrás. Por el mes de mayo hay un correctivo que viene del convenio anterior, que es de 3,71% más 12 tickets alimentación que no generan aporte. En tanto, a partir del 1° de junio los sueldos aumentan 4,20%. Para los aumentos a futuro entra a jugar el número de cotizantes de la industria. “Si el número se mantiene como ahora o sube, hoy hay 43.000 trabajadores, no perderán salario real”, dijo a El País una fuente de la negociación salarial de la construcción.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados