La mayor ronda de la historia

Sindicatos apuran el inicio de negociaciones salariales

Se aproxima la mayor ronda de consejos en sector privado.

Los sindicatos presionan al gobierno en pleno Mundial de fútbol. Foto: F. Ponzetto
Los sindicatos presionan al gobierno en pleno Mundial de fútbol. Foto: F. Ponzetto

Por ahora el Mundial de fútbol capta la atención, pero a mediados de julio será algo impostergable y deberá comenzar una ronda de negociación salarial en la que los sindicatos pedirán a las empresas números sobre su performance porque quieren tener claro cuáles han sido sus resultados y así evitar que, argumentando problemas de rentabilidad, el sector privado acceda a porcentajes menores de ajuste salarial.

Se avecina la mayor ronda de negociación salarial privada de la historia de Uruguay y todo indica que varios elementos confluyen para hacerla particularmente compleja.

El desempleo se ubicó en 8,2% en abril, la inflación se salió en mayo del rango establecido por el gobierno por la suba del dólar (llegó a 7,21% en los últimos doce meses), y la economía tiende al estancamiento. Además, el panorama regional es incierto porque Argentina ha devaluado fuertemente su moneda, más de lo que ha hecho Uruguay, y mejorado así su competitividad. Al mismo tiempo se encamina a varios meses de recesión y seguramente menos argentinos vengan en verano a Uruguay.

En este contexto, en la reunión del Consejo Directivo de la Cámara de Industrias de esta semana se evaluó que "no hay forma de frenar la caída del empleo" y que el marco normativo "no da flexibilidad para estos momentos", según supo El País. Así las cosas, las empresas no tenían apuro en adelantar las conversaciones, más teniendo en cuenta que la mayoría de los convenios dejan claro que no hay obligación de renegociarlos hasta su vencimiento (que en la enorme mayoría de los casos se produce justamente hoy). Además, no recibieron garantías de que empezar anticipadamente las tratativas acotaría a un plazo razonable (unos 90 días) las conversaciones, como pretendía el sector privado, dijo a El País Andrés Fostik, de la comisión Socio-laboral de la Cámara de Industrias.

Por su parte, el director del Instituto de Relaciones Laborales de la Universidad Católica, Juan Manuel Rodríguez, coincide en que el gobierno no está afín a flexibilizar los lineamientos y recordó que, de hecho, ya votó en contra de al menos uno de los pocos convenios cerrados en el entendido que lo pactado por empresas y trabajadores no se ajustaba a los criterios que estableció. "Por ahora no hay ninguna señal de que se vayan a flexibilizar y tampoco veo un cambio en los sindicatos que seguirán pidiendo aumentos reales", sostuvo.

Para Rodríguez no es lineal la correlación entre el nivel salarial y la destrucción de empleos.

Buscan iniciar tras el Mundial

Los sindicatos quieren comenzar cuanto antes. El presidente del sindicato del comercio (Fuecys), Fabio Riverón, dijo a El País que se planteó al Ministerio de Trabajo que quiere comenzar el 16 de julio (al otro día de que termine el Mundial). La mayoría planteará que se los considere como "dinámicos", apuntó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º