Negociación colectiva

A este ritmo, el 6% para la educación se alcanzará en 2030

Cálculos sindicales: si se toma la ANEP y UdelaR, será en 2048.

Cerca de un punto del PIB es necesario aumentar para que la educación alcance el reclamo 6%. Foto: archivo El País
Foto: archivo El País

La "gran fábula" presupuestal, según los sindicatos de la educación, es "la formulación ambigua de ‘ir hacia’ el 6%" del PIB para la enseñanza. "Da a entender que el gobierno cumple con el objetivo, cuando se está lejísimo", cuestionó Marcel Slamovitz, presidente de la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes).

Un grupo de economistas realizó una serie de cálculos a pedido de los profesores sindicalizados. A este ritmo (haciendo el prorrateo del incremento del gasto público que pretende el gobierno), recién en 2030 se alcanzaría el 6% del PIB para todo lo que el Poder Ejecutivo entiende como educación.

Según Christian Daude, director de la Asesoría Macro-económica del Ministerio de Economía y Finanzas, al término del quinquenio la enseñanza representará el 5,15% del PIB. Sin embargo, los sindicatos de la educación entienden que "apenas" se alcanzará el 4,11% porque solo consideran a la ANEP y la UdelaR. Tan así es que para llegar al 6% del PIB entre estos dos entes autónomos se necesitarían otros 30 años, dicen.

Los sindicatos entienden que hay otras "fábulas presupuestales" y es por ello que los profesores de Secundaria paran hoy y mañana. "Se dice que durante los gobiernos progresistas se alcanzó el gasto en educación más alto de la historia, y eso es falso", dijo Slamovitz. Si se ajusta el gasto por alumno en base al PIB per cápita "el pico máximo se da en 1970 cuando se llega al 19,04%" y en 2017 solo se habría llegado a 17,42%.

No solo eso: para los sindicatos de la educación "es falaz" que el gobierno sostenga que "los salarios docentes han sido la prioridad". Los maestros y profesores han visto incrementado su salario pero desde 2011 hubo una desaceleración. "En los últimos siete años los salarios de los policías crecieron más que los de los docentes", según Slamovitz. Y eso no incluye "las horas que los profesores trabajan en coordinación, corrección y planificación de clases", agregó.

Pero lo que más irrita al colectivo docente, según Slamovitz, es que "se dice que no hay plata". Para el sindicalista el gobierno puede fijar nuevos impuestos, subir el IRPF, devolver menos dinero del Fonasa, reformar la servicio de retiros militares, financiar de otra manera la seguridad social o explorar otras formas de obtener más dinero. E incluso puede proponerse "no achicar el déficit fiscal".

Los sindicatos de la educación le harán llegar hoy al Ejecutivo sus propuestas en el marco de la negociación colectiva del sector público.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)