1° DE MAYO

Pit-Cnt exigió cambio de rumbo

La central de trabajadores exigió al gobierno que ya es tiempo de bajar las tarifas públicas.

Oscar Andrade en el acto del 1° de mayo de 2018. Foto: Francisco Flores
Así fue el acto del 1 de mayo

Se acercó a la primera fila y le ofreció una bandera uruguaya. "Ya tengo", respondió la senadora frenteamplista que charlaba con la ministra de Industria, Carolina Cosse, mientras le muestra el pabellón que guardaba en el suelo bajo su asiento. "¡No compañera! La uruguaya nunca en el piso", le respondió el joven de la organización del Pit-Cnt logrando que Daniela Payssé se sonrojara.

La central de trabajadores decidió salir a "pelearle" el símbolo patrio al movimiento Un Solo Uruguay, repartiendo cientos de banderas uruguayas en el acto oficial del 1° de Mayo por el Día Internacional de los Trabajadores. En la proclama central los dirigentes no se guardaron nada. Exigieron al gobierno un cambio de rumbo, gravar más al capital con impuestos, y acusaron a los empresarios "ricachones" de llorar por más rentabilidad, cuando en realidad "se están llenando los bolsillos" de plata.

El dirigente del sindicato de trabajadores de UTE, Gonzalo Castelgrande, fue directo. Admitió que el gobierno logró rascar en los sectores más altos. Pero pidió más. "Hay que rascar donde pique", dijo. Para él, ese lugar es en los empresarios "más ricachones".

"Hay que tocar los bolsillos de los ricachones que se han enriquecido y ahora están envalentonados", remarcó exigiéndole al gobierno más impuestos sobre esos sectores. Pero para Castelgrande con eso solo no alcanza. Según el dirigente es fundamental que el gobierno de Tabaré Vázquez pegue un giro y cambie el rumbo.

"Si seguimos por este rumbo… Esto es de mecha corta ¿no?", dijo, y recordó la suerte que han tenido los gobiernos de izquierda en la región. "Si seguimos por este rumbo vamos a empantanarnos, amigo. Hay que cambiar determinadas políticas. Hay que decidir y resolver para ir en contra de los que ostentan el poder en nuestro país", opinó en referencia a los grandes empresarios.

Sus reclamos no se quedaron en eso, y más adelante le exigió al gobierno una reducción urgente del precio de las tarifas públicas. Según él ya hay condiciones para hacerlo. La platea ovacionó su reclamo. Las autoridades de gobierno sentadas en la primera fila se mantuvieron inmóviles.

Mides para empresarios.

Óscar Andrade apuntó sus baterías contra los empresarios que salen a la opinión pública a decir que el país se cae a pedazos. "Algunos dirigentes empresariales pretenden que la economía se desarrolle en la base de la poda salarial", dijo.

El dirigente del sindicato de la construcción (Sunca), dijo que sería bueno que esos empresarios que pagan altas cifras de impuestos por tener importantes ganancias, expliquen con números cuál es el "tamaño del deterioro y la dura circunstancia que vive el país [...] Dan ganas de enviarlos al Mides a que les den una canasta de alimentos, porque parece que están destrozados", exclamó con ironía el sindicalista.

La instancia de Rendición de Cuentas es clave para que el gobierno asigne recursos para la educación y un "shock de inversión". Andrade dijo que no se puede entrar en la rosca de no tocar nada. "Nos quieren imponer un discurso en el que lo único que importa es la rentabilidad empresarial", declaró.

La última oradora fue la representante del sindicato del comercio (Fuecys), Abigail Puig. La trabajadora celebró que la gente se haya quedado a escuchar su discurso, porque en su gremio le decían que como le tocaba última no iba a haber nadie en la platea.

"La campaña ya empezó hace rato. Tenemos que resolver los militantes sindicales si vamos a dejar que vengan a avasallar las conquistas o las vamos a defender", dijo Puig.

Escuchar y tomar nota.

El prosecretario de la Presidencia, Juan Andrés Roballo, asistió al acto y se ubicó en primera fila. Sobre los reclamos del 6% del presupuesto para la educación dijo que entiende que se va a llegar. "Estamos haciendo todo lo necesario para eso", declaró.

El representante del gobierno dijo que los actos del 1° de mayo son para escuchar las reivindicaciones y análisis de la realidad de la central de trabajadores organizada.

"Con algunas cosas estamos totalmente identificados, otras nos dejan pensado, otras puede ser que no. Yo soy integrante del gobierno y tengo que tomar nota y analizar lo que se plantea", dijo a los medios.

Puja sindical.

El acto se enmarcó en una interna sindical agitada. Por el lado del sector privado, se inició la negociación salarial más grande de la historia. En el área de los públicos la expectativa está puesta en la Rendición de Cuentas, y los trabajadores saben que es la última oportunidad para conseguir aumentos salariales. Lo que no se consiga ahora deberá esperar al nuevo gobierno.

Por eso las exigencias de los dirigentes en la proclama fueron más altas que en años anteriores. Pero a su vez, a fines de mayo, el Pit-Cnt elegirá sus nuevas autoridades en un Congreso nacional. La fuerza que demuestren los distintos sindicatos y corrientes, servirá para conseguir más cargos.

Esto genera un combo de intensidad en las demandas y presión hacia el gobierno y el empresariado que quedó demostrado en la proclama.

"Nos van a tener que sacar con las patas para adelante si nos quieren dividir. Las conquistas que tiene el pueblo es porque hay Pit-Cnt", exclamó Castelgrande en el cierre de su discurso.

Las Reservas y el "trabuqueo del compañero"

Nacionalizar la banca, lograr un frigorífico nacional, restablecer el ferrocarril de pasajeros para todo el país y utilizar las reservas del Banco Central para financiar obras y mejorar los salarios de policías y educación, formaron parte de las históricas plataformas del Pit-Cnt, mayormente impulsadas por los sindicatos donde el Partido Comunista del Uruguay tenía más fuerza.

Ayer el tema de las reservas volvió a estar en la proclama central del acto. Pero el presidente del Banco Central, Mario Bergara, salió al cruce de los reclamos del Pit-Cnt. El jerarca frenteamplista dijo que al contrario de lo que plantearon en el discurso del acto del 1° de Mayo, las reservas están creciendo.

"El compañero se trabucó un poco porque al defender el dólar como estamos haciendo, lo que hacemos es ganar reservas y no perder reservas. Así que lejos de usar reservas para defender el dólar, lo que se ha estado haciendo es fortalecer la posición financiera del Estado. Las reservas han aumentado en casi 4.000 millones de dólares", dijo Bergara.

El presidente del Banco Central se refería a Gonzalo Castelgrande, de la Asociación de Trabajadores de UTE (Aute), quien en su discurso dijo que los sindicatos fueron cuestionados cuando se planteó el uso de las reservas para inversión y "en estos últimos años US$ 4.000 millones de esas reservas se han utilizado para mantener el dólar y pagar deuda externa [...] Eso es lo que está pasando hoy. ¿Seguimos estando locos?", cuestionó.

Pese a eso, Bergara dijo que "es importante la perspectiva y tomar nota de las prioridades y necesidades" planteadas por el Pit-Cnt, y dijo que coincide "enormemente" con las necesidades que el movimiento sindical plantea.

El titular del Banco Central remarcó que "es importante tener una Rendición de Cuentas prudente que permita mostrar reducción de los niveles de déficit, pero que equilibre las necesidades del país y la población". Y agregó: "Se llegue o no al objetivo de 2,5% del PIB de déficit, hay que mostrar una trayectoria descendente".

En ese sentido desde la tribuna Castelgrande exigió más recursos para la educación y la infraestructura. "Somos unos de los pocos países del mundo que no tenemos un transporte barato y rápido como el tren. Recién se acuerdan ahora porque viene UPM. Bien de bien", dijo con ironía el sindicalista de UTE.

Un minuto de silencio por los asesinados

"Es un día complicado, ayer murió un trabajador en un comercio y claro que nos indigna", dijo el presidente del Pit-Cnt, Fernando Pereira, a El País. El lunes previo al acto, en las redes sociales se desafió a la central única de trabajadores a realizar un minuto de silencio por el joven trabajador del Kinko de Punta Carretas asesinado en un robo.

Quienes exigían el homenaje manifestaban que el Pit-Cnt es un movimiento defensor del gobierno de Vázquez y por ende no estaba dispuesto a criticar al ministro del Interior, Eduardo Bonomi, por su política de seguridad. "Cómo no nos va a indignar un acto así. Claro que nos duele y nos afecta. Es un trabajador, es uno de los nuestros", dijo Pereira. Luego del himno nacional y la entonación de la internacional obrera se realizó un minuto de silencio por todos los trabajadores asesinados en su trabajo, y por las mujeres asesinadas producto de violencia doméstica.

En la proclama oficial el dirigente Óscar Andrade aludió al tema. "Nos desgarran tanto los y las trabajadoras asesinadas como las cerca de 100 personas que han muerto en incendios por vivir en viviendas precarias, cuando tenemos tantas desocupadas", dijo en medio de su discurso.

La ministra que se levantó y se fue del acto

"Que el Pit-Cnt rompa con el gobierno", fue el reclamo que llevó el Partido de los Trabajadores al acto. Históricamente la platea está colmada de dirigentes del gobierno frenteamplista. Ayer fueron varios los ausentes. Astori, Bonomi, Sendic y Mujica no asistieron. Las corrientes sindicales más radicales acusaron al Pit-Cnt de ser aliado al gobierno. Del gobierno estaban el prosecretario Juan Andrés Roballo, el ministro de Trabajo, Murro, Benech de Ganadería, Cosse de Industria, la subsecretaria del Mides, Ana Olivera, y el presidente del Banco Central, Mario Bergara, se arrimaron para escuchar a los dirigentes del Pit. La ministra de Turismo, Liliam Kechichian, escribió en Twitter que escuchó a Andrade con atención y parte de su intervención no la compartió. Pero luego, en medio del discurso de Castelgrande se molestó y decidió irse. "El representante de Aute hizo que me fuera del acto. La fecha no merecía un orador tan pobre de conceptos", escribió la ministra.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º