INSEGURIDAD

Paran los ómnibus en Salto por cadena de asaltos violentos

Esperan respuestas del Ministerio del Interior y la comuna.

Patrullero de policía de Montevideo. Foto: Gerardo Pérez
En Salto se viene produciendo una ola de rapiñas que continúa en aumento en todoa la ciudad. Foto: Gerardo Pérez

Una rapiña contra un conductor del transporte urbano municipal, ocurrida ayer sábado al mediodía, determinó que los trabajadores abandonaran sus recorridos en demanda de seguridad y la población de Salto se quedara sin ese servicio monopólico en medio de la lluvia.

La asamblea sindical determinó que el paro total sea hasta esta noche. El servicio se retomaría mañana lunes, condicionado a respuestas del Ministerio del Interior y de las jerarquías municipales.

En Salto se viene produciendo una ola de rapiñas que continúa en aumento en todoa la ciudad.

La rapiña ocurrió en el barrio Salto Nuevo cuando la unidad con pasajeros se desplazaba por las inmediaciones del puente Treinta y Tres Orientales. Al llegar a una parada, ascendió un delincuente y a punta de cuchillo le exigió al conductor el dinero de la recaudación.

A medida que los compañeros de la víctima tomaron conocimiento de la rapiña, se fueron concentrando en el lugar en su apoyo. Inmediatamente allí se acordó ir desafectando el servicio para concentrarse en asamblea urgente con el sindicato en el marco de un acuerdo previo ante hechos similares.

Hasta ahora, la Policía brindaba un servicio especial a los trabajadores mediante el programa Bus Seguro, en el cual viaja un efectivo para garantizar el ingreso a determinados barrios. El presidente de Adeom, Pablo Pereira, dijo a El País que solicitaron una reunión con el comando de Jefatura de Policía local, lográndose como respuesta que recién podrán ser atendidos el lunes venidero por la tarde.

Ante esa dilatoria, los trabajadores del servicio de pasajeros acordaron retomar las actividades mañana a las 5 de la mañana y luego por la noche volverán a escuchar la propuesta del intendente Andrés Lima y del jefe de Policía, Oldemar Avero.

“Como son situaciones que se repiten, los compañeros han presentado varias propuestas, todas demandando seguridad personal y para los usuarios, y ellas implican que en los ómnibus haya custodia, policial o privada”, dijo Pereira ante el conflicto planteado.

Ayer los trabajadores municipales del sector ómnibus concurrieron a las oficinas y cumplieron el horario, pero sin salir a la calle. El transporte municipal de pasajeros cuenta con unas 40 unidades como servicio único y con un costo bajo, atiende a usuarios de toda la planta urbana y de barrios distantes a 7 kilómetros de la zona céntrica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados