CONFLICTIVIDAD

La oposición se prepara para pedir la esencialidad por el conflicto en el gas

Sindicato iniciará huelga el lunes, pero advierte que habrá guardia gremial.

Trabajadores de MontevideoGas. Foto: Fernando Ponzetto
Trabajadores del sindicato del gas profundizarán sus medidas luego de que Petrobras rechazara una nueva propuesta del Poder Ejecutivo. Foto: Fernando Ponzetto

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

En el caso que la huelga general del sindicato del gas afecte desde el próximo lunes el suministro destinado a servicios residenciales, hospitales y dependencias estatales, en la oposición ya se está preparando un pedido al Poder Ejecutivo para que se decrete la esencialidad, en virtud de que se ven “radicalizadas las posiciones”, tanto del lado sindical como del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS).

En el Partido Nacional hay una visión bastante crítica sobre cómo el Ministerio de Trabajo manejó la relación con Petrobras y el sindicato. Es más, ayer, en una conversación informal, desde el partido de la oposición se le sugirió al ministro Ernesto Murro que en virtud del estancamiento de las negociaciones fuera pensando en solicitar la esencialidad porque se trata del suministro de un servicio púbico de primera necesidad.

Murro había sido citado por el Partido Nacional en la persona del senador Álvaro Delgado a la comisión de Asuntos Laborales para analizar la situación en Petrobras, al tiempo que se había llamado a la empresa. El tema es el posible cese del suministro por parte de las empresas MontevideoGas y Conecta. Pero se acordó esperar dos semanas para ver cómo evoluciona la negociación para frenar la huelga general que se producirá a partir del próximo lunes.

El senador Delgado manifestó su preocupación “porque se trata de un servicio público que la población utiliza para calefaccionarse o para cocinar, o incluso de uso en hospitales”, según transmitió a El País.

De todos modos, los blancos son pesimistas con la evolución de las negociaciones. “Estamos frente a un punto de difícil retorno”, opinó Delgado.

El control obrero resuelto por el sindicato en abril generó la reacción de la empresa que fue a la Justicia, quien decidió disponer el desalojo de la empresa mientras el ministerio quedó con escaso margen de maniobra. El ministro explicó que esperaba que la Justicia actuara.

Los nacionalistas se oponen a una posible salida que deslizó el sindicato: el cese de la concesión del servicio al privado.

Asimismo, el senador y candidato presidencial del Partido Independiente (PI) Pablo Mieres indicó a El País que comparte la preocupación. “Si las circunstancias se dan la gente no puede quedar sin suministro. Es un servicio esencial y se acerca el invierno”, sostuvo, por lo cual insistió en que “si se cumplen las circunstancias para el servicio esencial, hay que hacerlo”.
Mieres también es ciertamente pesimista sobre una solución al problema.

“Uno espera la salida negociada, pero veo que de los dos lados las cosas están muy radicalizadas. No veo espacio para un entendimiento”, advirtió.

Además, dijo que “es preocupante si el ministro se ausenta más de una semana y no deja instrucciones en el ministerio para continuar el diálogo”.

Lo cierto es que Murro y el subsecretario de la cartera Nelson Loustaunau partirán mañana rumbo a Ginebra, Suiza, para participar desde el lunes de la Conferencia Internacional del Trabajo. Una fuente ministerial dijo a El País que hasta ayer el ministro no tenía entre sus planes autorizar un pedido de esencialidad del servicio de gas natural.

Murro dijo ayer que insistirá desde su cartera en promover el diálogo con todas las partes “como única salida al conflicto en MontevideoGas”, al tiempo que señaló que la empresa puso énfasis en “algunas cuestiones que no son ciertas”, por ejemplo, “no es cierto que el gobierno pidió derogar o anular las medidas que la empresa había tomado, lo que dice claramente la propuesta del gobierno es suspender la aplicación de las medidas resueltas entre tanto durara la negociación”, explicó.

MontevideoGas es quien brinda hoy el servicio a la mayoría de los hospitales de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), al Hospital de Clínicas, al Policial, a algunas mutualistas, a edificios con calefacción central y empresas y comercios.

El integrante de la Unión Autónoma de Obreros y Empleados del Gas, Alejandro Acosta, comentó a El País que como en toda medida gremial habrá una guardia integrada aproximadamente por 20 personas. “Los compañeros asignados nunca hemos afectados esos servicios, dejamos que compañeros trabajen en una guardia gremial ya sea permanente o cuando se los requiera, pero hoy lo que puede entorpecer es que haya trabajadores despedidos”, apuntó el dirigente.

La multinacional brasileña Petrobras que anunció su salida del país, rechazó esta semana una nueva propuesta del Poder Ejecutivo. En un comunicado manifestó su “decisión contraria a suspender, interrumpir o dejar sin efecto medidas legítimas que ya adoptó. Son medidas razonables y moderadas en función de los hechos”. La multinacional despidió 11 trabajadores, sancionó a 57 que participaron del control obrero y amenaza con desvincular a 19 más.

Mientras tanto, el Pit-Cnt ya definió realizar un paro nacional general de 24 horas cinco días antes de las elecciones internas en reclamo al conflicto en Petrobras, entre otros. Buscan paralizar todo el país. Ese día, el 25 de junio, no habrá transporte público ni educación y tampoco actividad en las oficinas públicas, salvo las guardias gremiales para atender servicios que son esenciales para la población.

Martínez defendió el servicio

El precandidato del Frente Amplio Daniel Martínez señaló que “el plan de negocios se fue al diablo”. Este miércoles indicó que “hay acuerdos firmados y cada empresa tiene libertad de arriesgarse a juicios”. Por otro lado, el aspirante a presidente defendió el servicio público de gas natural. “El gas es un servicio público, de alguna forma el Estado se tendrá... como última medida si no queda otra tendrá que meterse”.

MÁS

Distintas visiones

Ernesto Murro: "Nuestra propuesta va a ser siempre la del diálogo y negociación, nosotros entendemos que para el gas o para la situación de Venezuela el camino es el diálogo y la negociación de las partes”.

Álvaro Delgado: “La esencialidad se podría llegar a pedir porque se trata de un servicio público que la población utiliza para calefaccionarse o para cocinar, o incluso de uso en hospitales. Es un momento de difícil retorno”.

Alejandro Acosta: "Si el gobierno decide decretar la esencialidad, no va a ser por los trabajadores y su huelga porque la esencialidad está asociada al suministro y a todo lo que es la atención de las emergencias”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados