Práctica frecuente

Los ocupantes "itinerantes" de un sindicato combativo

La Untmra envía sus militantes a ocupar estaciones de servicio en las que no trabajan.

Marcelo Abdala por Arotxa
Marcelo Abdala por Arotxa

Muchos empresarios lo dicen, pero no quieren que sus nombres se divulguen. Hay fastidio entre ellos porque cuando hay medidas de ocupación que afectan a sus empresas aparecen sindicalistas que no trabajan en el lugar a "hacer número" y, en algunos casos, dicen, a "patotear".

El sindicato metalúrgico, la Untmra, controlado de manera ininterrumpida desde antes de la dictadura por el Partido Comunista, es señalado como uno de los que con más frecuencia recurre a esta práctica, en particular en las estaciones de servicio. Marcelo Abdala, referente desde hace años de este sindicato y secretario general del Pit-Cnt, no lo niega. Cuando El País lo consultó al respecto, contestó enojado y cortante. "¿ Esa estupidez te plantearon los patrones? Yo no te puedo creer cómo están bajando el nivel", dijo. Cuando se le dijo que los propietarios de estaciones plantean el tema como una preocupación, respondió: "Eso es una estupidez. ¿ Qué, descubrieron la pólvora? La pólvora la descubrieron los chinos. No es algo que les preocupa. La Untmra tiene militantes en todo el país. Deciles que no sean estúpidos. Si van a confrontar con el sindicato que eleven un poco el nivel", respondió. Y luego se despidió.

En Uruguay hay 474 estaciones de servicio en las cuales trabajan 8.500 personas y unas 700 están afiliadas a la Untmra, que es el sindicato que los representa.

Un propietario de dos estaciones de servicio en la zona metropolitana describió lo que está pasando alrededor de 2 o 3 veces por mes aunque en época de discusión de convenios, las ocupaciones se hacen más frecuentes. El actual acuerdo salarial sectorial vence a mediados del año próximo.

"En primer lugar se saltean varios pasos legales que deberían darse antes de una ocupación. Vienen los de la Untmra con las remeritas rojas, le ponen cinta a los surtidores, trancan la entrada. Desde hace diez años se ha repetido esto. A veces te ocupan el viernes de noche y se van el domingo de noche porque el fin de semana no hay Poder Judicial ante el que pedir recurso de amparo. Pero además, la Untmra no tiene personería jurídica. Solo le podríamos reclamar a nuestros operarios que estuvieron en la ocupación. A veces se roban mercadería", contó.

Los empresarios dicen que los militantes metalúrgicos "hacen número" porque a veces son muy pocos los empleados que quieren ocupar y a veces algunos trabajadores quieren echar a los ocupantes. En un caso ocurrido este mes, solamente dos de una treintena ocuparon la estación ubicada sobre la ruta 9 a la entrada de la ciudad de Rocha. Fueron "reforzados" por militantes de la Untmra, el Sunca (el sindicato de la construcción también controlado por el Partido Comunista) y por personas que se identificaron como simpatizantes de esa colectividad. El propietario denunció penalmente a los dos empleados por violencia privada. Los ocupantes se fueron de noche y dejaron las llaves en una comisaría argumentando que no habían podido encontrar al propietario.

En al menos otro caso de una estación de servicio en Salto se hicieron presentes militantes del Sunca y de frigoríficos. Fuentes del sector dicen que en algunas oportunidades en que son despedidos no afiliados, la Untmra los contacta rápidamente y los afilia. "No tienen nada para perder y su caso aparece como persecución antisindical", dijo una fuente. "Los afiliados son menos del 10% en el sector y no todos ocupan", agregó.

Otra fuente recordó que la Unión de Vendedores de Nafta pidió, sin éxito desde 2008 —cuando hubo un pico de ocupaciones— en más de una ocasión un "amparo preventivo de futuras ocupaciones".

La situación se repite en los frigoríficos, "desde siempre", dijo una fuente de la industria cárnica. En un frigorífico que atravesó una ocupación hace algunos meses cuando se revisaron las cámaras internas luego de que se terminara la medida, se detectó que habían concurrido a "reforzar" trabajadores de otras dos empresas frigoríficas. También se comenta en el sector que a veces concurre a las ocupaciones Ariel Jakes, referente de la denominada Foica-Cerro, una de las dos ramas del sindicato de la industria frigorífica. Esta rama está controlada por el Partido Comunista y recientemente incorporó a los gremios de los frigoríficos Carrasco y Canelones con 1.200 trabajadores en total.

Gremio que ganó influencia

nEn el sector metalúrgico, los empresarios ven a la Untmra como el hermano "chico y envidioso" del Sun-ca, que tiene al menos tres veces más afiliados y al que en el sector privado se percibe como combativo pero al mismo tiempo "maduro". La Untmra, dicen los empresarios, ganó fuerza porque los gobiernos frenteamplistas accedieron a que pasara a representar a sectores no estrictamente vinculados con la metalúrgica, como el del plástico o las estaciones de servicio, todos los cuales ahora están bajo el paraguas del grupo 8 en los Consejos de Salarios, cuyos subgrupos no han comenzado a negociar. Ayer Marcelo Abdala, el referente del gremio, puso un tuit mostrándose con otros dirigentes en la estación Esso de la ciudad de Rocha y señaló que estaba buscando una solución al conflicto que allí ocurrió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º