Momentos de definición

La obra para UPM genera incertidumbre total en AFE

Durará 36 meses: no se sabe qué pasará con 200 empleados y con la carga.

El sindicato critica con dureza a la dirección de AFE y busca la mediación del Pit-Cnt mientras sigue una larga historia de desencuentros.
El sindicato critica con dureza a la dirección de AFE y busca la mediación del Pit-Cnt mientras sigue una larga historia de desencuentros.

El gobierno quiere apretar al acelerador para comenzar en febrero las obras de reparación de las vías férreas entre Montevideo y Paso de los Toros para que UPM pueda comenzar a construir su segunda planta de celulosa, pero esa misma prisa genera una gran incertidumbre en AFE respecto al futuro de su operativa y de alrededor de 200 de sus trabajadores, lo que augura más medidas de impacto de parte de un sindicato ferroviario poco manejable para el gobierno y la propia central sindical.

El viernes pasado la propia presidenta en ejercicio, Lucía Topolansky, lo pudo comprobar porque fue a participar de la inauguración del nuevo servicio de pasajeros a Empalme Olmos pero la ceremonia quedó cancelada por una medida de protesta sindical. Y ayer se produjo otro episodio llamativo. El gerente general Enrique Cabrera dispuso que se cerraran las estaciones de 25 de agosto (Florida) y Santa Lucía (Canelones) donde se realizaban medidas sindicales de protesta pero, aparentemente por la presión sindical, el presidente de AFE, Wilfredo Rodríguez, dispuso luego la reapertura y los sindicalistas lo pintaron como un logro propio que revirtió lo que llamaron "un lock-out" patronal. Así, entre conflictos y reproches cruzados, AFE y su operadora no encuentran caminos para revertir su postración que ya lleva años.

Intentan que algunos trenes corran

Las obras de refacción de vías que durarán tres años entre Paso de los Toros y Montevideo "son una limitante, sin dudas" para la operadora de carga de AFE, admite su gerente, Fernando Valls. Aun así, dijo que se está en conversaciones para que haya "ventanas" que permitan cierta operativa. A priori, la oferta de Saceem y Berkes no preveía esa posibilidad. Sí lo permitía la propuesta de la española Acciona, que fue descartada y que envió una carta al gobierno planteando su molestia. No fue respondida aún.

El trasfondo.

Ocurre que las obras planeadas implicarán que durante 36 meses no puedan correr trenes en un ramal clave para AFE (aunque se hacen gestiones para mitigar este impacto) y nada hay previsto aún para los guardas, señaleros, estacioneros, encargados de casillas, etcétera, que hoy trabajan en ese tramo. No se sabe si serán declarados excedentarios, si podrán acogerse a un retiro incentivado o si serán redistribuidos y qué pasará con sus retribuciones. Y no está tampoco claro cómo hará la operadora de carga de AFE para seguir trayendo mercancías a Montevideo, ya que el acceso ferroviario al puerto de la capital será imposible durante tres años.

Ayer la plana mayor del Pit-Cnt recibió a la Unión Ferroviaria y el tema de la medida adoptada el viernes estuvo sobre la mesa. La central ofrece mediar con el gobierno. Fernando Pereira, presidente del Pit-Cnt dijo a El País que "sin dudas vamos a hacer todas las gestiones que estén a nuestro alcance".

Pero todo indica que el panorama puede complicarse más. El presidente de la Unión Ferroviaria, Carlos Aramendi. atribuyó responsabilidad en lo ocurrido el viernes al presidente Rodríguez por no avisarle a Topolansky que las tratativas para terminar el conflicto sindical en curso habían fracasado la noche anterior.

Pero más allá de medidas de impacto y reproches, todo indica que el gobierno deberá ineludiblemente diseñar un plan de contingencia para el modo ferroviario, algo que reclaman el sindicato y el director blanco de AFE, Alfonso Lereté.

Así se encuentra la Estación Central de AFE en la actualidad. Foto: Darwin Borrelli.
Foto: Darwin Borrelli.

"No sabemos cuál es el plan de AFE. ¿Qué van a hacer con la gente? Lo preguntamos hace meses. AFE no ha respondido nada", dijo Aramendi.

"En setiembre AFE iba a presentar una reestructura que no presentó. Preocupa su dirección. Se puede pensar muchas cosas, hacer muchas lecturas, como que se produce una situación conflictiva para privatizar. La gestión es lamentable y suponemos que está respaldada por el ministro de Transporte (Víctor Rossi)", señaló Aramendi.

Lereté reconoce que el sindicato tiene razón al reclamar por la falta de planes de contingencia y planteó su preocupación porque no hay hasta el momento opciones logísticas definidas para que la carga llegue al puerto, como podría ser el transbordo de productos a camiones en la estación de Manga o en alguna otra. Las principales cargas que llegan desde el este del país son "clinker" para la división cemento de Ancap, y arroz. Según Aramendi, la operadora de carga Servicios Logísticos Ferroviarios (Self), en la que la socia mayoritaria es AFE, tiene "mala gestión y máquinas rotas" y la merma en el tonelaje no se debe a medidas gremiales.

La visión de Fernando Valls, gerente general de la operadora es bien distinta. "Tenemos 8 locomotoras en funcionamiento, algo que no pasaba desde hace una década, pero perdimos el 60% de la carga por conflictos", aseguró Valls a El País. Hace un año que la operadora está en tratativas para recuperar al que históricamente fue el principal cliente de AFE, "Cementos Artigas" de Lavalleja pero, según Valls, piquetes sindicales de la Unión Ferroviaria impiden que los trenes ingresen a la planta de la cementera. "Se han perdido 350.000 toneladas de clinker", lamentó. "En lo que va del año el ferrocarril perdió 422.851 toneladas de carga y más de $ 120 millones", agregó. Desde el 22 de agosto se pudieron correr 72 trenes y se perdieron 97.

Tratarán de llevar materiales de construcción para las obras
Inversión: la adecuación de las vías férreas es fundamental para que UPM decida levantar su segunda planta de celulosa en el país. Foto: Darwin Borrelli.

La operadora de carga de AFE, Servicios Logísticos Ferroviarios (Self), aunque no trasladará la pasta de celulosa de UPM, procurará acceder a subcontratos vinculados y ya está en conversaciones con Saceem y Berkes, las empresas que seguramente se adjudicarán las obras entre Paso de los Toros y Montevideo, para trasladar para ellas materiales de construcción y rieles, dijo su gerente general Fernando Valls. UPM descartó a Self para trasladar la celulosa, informó ayer El Observador. Valls dijo que la propuesta de Self, tenía más de 300 páginas y fue bien recibida, pero no fue tomada en cuenta por "la falta de experiencia" de la operadora en transportar volúmenes tan grandes que duplicaban el máximo histórico de volúmenes que se ha trasladado anualmente por tren en Uruguay. De todas formas, Valls dice estar convencido de que las obras del Ferrocarril Central traerán oportunidades de negocio a la operadora de cargas de propiedad estatal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º