Se distendió el conflicto

Levantan la huelga de hambre en MontevideoGas

La empresa aceptó reintegrar en diciembre 21 trabajadores.

Impasse: se pactó una tregua en el prolongado conflicto. Foto: F. Flores
Impasse: se pactó una tregua en el prolongado conflicto. Foto: F. Flores

El sindicato de MontevideoGas, la empresa que distribuye gas por cañería en Montevideo, accedió a levantar la huelga de hambre que llevaban adelante algunos de sus dirigentes porque Petrobras, la operadora de la compañía, accedió a reintegrar, en los primeros días de diciembre, a los 21 trabajadores enviados al seguro de paro. De esta forma, entra en un impasse un prolongado conflicto. El gremio había anunciado para el próximo lunes el "control obrero" si no se llegaba a un acuerdo.

Martín Guerra, presidente del sindicato, dijo a El País que el acuerdo tomó como base una propuesta hecha personalmente por el ministro de Trabajo, Ernesto Murro. Ayer se negoció en la Dirección Nacional de Trabajo durante ocho horas hasta que se llegó a un acuerdo.

Los trabajadores se reintegrarán los días 8 y 9 de diciembre, tras completar dos meses en el seguro de paro (originalmente iban a estar en esa situación dos meses más). Se estableció un plazo hasta el 31 de diciembre (que se podrá prorrogar) para que Petrobras, el sindicato y el Ministerio de Trabajo negocien otros aspectos laborales que hay que dilucidar porque la empresa denunció cinco convenios, explicó Guerra. Por otro lado, Petrobras negociará con el Ministerio de Industria, Energía y Minería aspectos contractuales para intentar mejora la situación financiera de la distribuidora. La primera reunión de negociación se realizará el próximo martes.

Según Guerra, lo que dice la empresa sobre su situación financiera "es una gran mentira" porque el gobierno le ha ofrecido vías para aliviar su situación que no ha aceptado.

MontevideoGas había publicado ayer un comunicado en que aclaraba que no había despedido a ningún trabajador pe-ro cuestionaba que sufrió 13 ocupaciones en los últimos cinco años, una segunda huelga de hambre en menos de un año y la amenaza del "control obrero". "Pese a esta campaña, que afecta a una empresa que ha invertido en Uruguay y que ha cumplido siempre con todas y cada una de sus obligaciones, MontevideoGas mostró siempre voluntad de diálogo", decía el comunicado. "No es con agravios y anuncio de medidas ilegítimas de fuerza que se construyen consenso y relaciones laborales duraderas ni que se genera un clima favorable a la inversión", agregaba el comunicado.

El sindicato accedió ayer a que no se aplique el incremento en la partida de alimentación correspondiente al año próximo. El gremio sostiene que Petrobras se ha desinteresado de la distribuidora y que no invierte en su expansión.

Una red que no se expande

Petrobras llegó a hacerse cargo de MontevideoGas a instancias del gobierno del Partido de los Trabajadores de Brasil del hoy encarcelado expresidente Lula da Silva. También opera Conecta, que es la distribuidora de gas en el interior del país. Últimamente la distribuidora no ha expandido prácticamente su red.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)