PRESIONANDO

Gremio endurecido decide si habrá nafta

Hace valer su capacidad de presión y dice que el gobierno se equivocó al presionarlo para cargar.

Nada de nada.  Estos carteles se vieron en las estaciones de la zona metropolitana, muchas de las cuales ni siquiera abrieron. Foto: Francisco Flores.
Nada de nada. Estos carteles se vieron en las estaciones de la zona metropolitana, muchas de las cuales ni siquiera abrieron. Foto: Francisco Flores.

El sur del país completó cuatro días con un problema importante de desabastecimiento de combustible y que la situación continúe dependerá de una asamblea de la Unión de Transportistas de Combustible, un sindicato con unos 200 trabajadores, que recién está empezando a ser reconocido por el Ministerio de Trabajo como interlocutor y que está pasando mensajes de que se quiere hacer respetar. Al sindicato no le gustó nada lo que entiende fueron “presiones” para que camiones de Ducsa (la distribuidora de Ancap) cargasen el sábado pese a que el gremio había dejado claro que, aunque La Tablada iba a abrir, los transportistas no llenarían los vehículos con combustible.

El viernes el Ministerio de Trabajo, Ancap y los transportistas habían firmado un acta de acuerdo pero el mismo no establecía que los transportistas fuesen a ir La Tablada, el sábado cuando la planta abrió de manera absolutamente excepcional. El ministro de Trabajo, Ernesto Murro, pidió disculpas por la falta de combustibles y dijo a La República que “el gobierno y los trabajadores de Ancap cumplieron con lo acordado, pero otros sectores no lo hicieron” con lo que, aparentemente, le transfirió la responsabilidad a los transportistas.

Óscar Benavides, presidente del sindicato de transportistas, explicó que la idea original no era hacer una asamblea hoy pero que la situación cambió por esas “presiones”. “Empezaron el sábado a presionar a los camiones de Ducsa pero quienes están arriba de esos camiones son compañeros nuestros. La decisión de no ir el sábado se había votado sin votos en contra. Con tres camiones.... ¿ qué iban a solucionar con eso?”, se preguntó Benavides. “Si quisieron presionar, se equivocaron”, sostuvo. “Es un hecho claro que somos un sindicato desde 2008. Nunca nos reconocieron legalmente. Pero no vamos a discutir si nos reconocen o no. Si nos reconocen bien y si no, es lo mismo. Somos laburantes. No tenemos gente rentada. Somos medio atípicos”, señaló.

Las medidas de protesta se originaron el sábado a raíz de un accidente sufrido dentro de La Tablada por un trabajador de 45 años que se lastimó una mano pero que ya fue dado de alto y no deberá sufrir ninguna amputación como se llegó a temer.

De todas formas, el sindicato insiste en que el tema de la seguridad es central. “Hace muchos años que vengo y no han cambiado ni un tornillo. Que pongan un poquito de plata. Queremos un compromiso real. De un día para otro no va a arreglar, pero hay que meter plata. Los caños son muy pesados, articulados y mueven 1.000 litros por segundo y se pueden ir para arriba y perder combustible. Que arreglen eso”, pidió el sindicalista. Y advirtió: “cuantas menos declaraciones en contra, mejor, que no se agregue para restar, ojalá se resuelva”.

El sindicato invitó a los estacioneros a concurrir a la asamblea para explicarles la situación pero la Unión de Vendedores de Nafta difícilmente vaya porque entiende que el conflicto es responsabilidad de los fleteros por lo que su presencia en la reunión no corresponde.

Los camiones que van a La Tablada, que abastece el 80% del consumo, cargan en su mayoría 29.000 litros y en algunos casos 34.000. En los días de más trabajo los camiones hacen hasta 3 viajes. El jueves y el sábado no hicieron ninguna y el viernes solamente uno.

Molestia

La Unión de Vendedores de Nafta del Uruguay considera que durante el fin de semana la situación fue “crítica” ya que todo el sur del país estuvo afectado, más allá de que desde la planta de Treinta y Tres se envió combustible a Rocha y desde la de Juan Lacaze a otros puntos de Colonia y a Soriano para poder atender la necesidad de gasoil del sector agrícola del litoral, dijo a El País el gerente Federico de Castro. “Lo que sacaron se consumió. Hoy (por el domingo) hubo estaciones que no abrieron. Invitamos a una reflexión para que esto no vuelva a ocurrir. Hay un perjuicio económico para todos. Se trancó una zafra agrícola, el turismo... Es lamentable. Y no pasa nada, nadie le pone coto. ¿ Qué es esto? Es un vale todo”, comentó.

Coletazos

Dicen que el turismo no sufrió
El subsecretario de Turismo, Benjamín Liberoff, dijo a El País que no se notaron efectos apreciables sobre el movimiento turístico y que no se recibieron planteos de operadores en ese sentido. Juan Martínez, de la gremial de hoteles y restaurantes, señaló que en el este del país no hubo afectación y una actividad multitudinaria en Piriápolis se desarrolló sin problemas aunque reconoció que sí pudo haber habido más afectación en Colonia y en las termas. Ayer, en las redes sociales, circularon imágenes de personas que decían haber comprado combustible a revendedores a $100 por litro en la Interbalnearia.

Más de 100 km en busca de gasoil
La cosecha de trigo y cebada está en pleno desarrollo y como para la semana que comienza están previstas lluvias resultaba fundamental apurar el ritmo de la recolección. Pero faltó gasoil en puntos clave, justo cuando queda poco por cosechar y los productores quieren compensar con los cultivos de invierno (que están en un momento de precios favorables) la pésima campaña de soja provocada por la sequía. El productor Juan Pablo Viera se quejó en Twitter: “ Productores cosechan a 6 kilómetros de Ombúes (Colonia) viajan hasta Young, Paysandú o Colonia por gasoil, de no creer...”

Traen nafta de Florida a El Pinar para las carreras

Superturismo, categoría reina de la actividad pistera, tendrá una temporada muy reñida.

El autódromo “Víctor Borrat Fabini” de El Pinar tiene dos surtidores que administra la Asociación Uruguaya de Volantes. Uno expende nafta super para la mayoría de las categorías y otro nafta de avión para la categoría “superescarabajo”. Ayer cuatro de las cinco competencias comenzaron tarde y complicaron la televisación. El motivo: faltaba combustible que debió ser traído en camión desde Florida, a una centena de kilómetros.

En los surtidores solamente pueden cargar los pilotos para sus vehículos porque no se trata de una estación de servicio. Sin embargo, todo indica que durante el sábado hubo pilotos que cargaron sus vehículos particulares para enfrentar el desabastecimiento . Y eso provocó que el domingo no hubiese suficiente combustible para las competencias. Solamente se corrió con normalidad la categoría “superescarabajo” porque utiliza nafta de avión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)