PLANTA DE MINAS

Gremio dice que planta está parada por falta de personal

Fábrica de Ancap de Minas no funciona hace dos meses.

La reestructura aprobada hace que varios hayan sido removidos. Foto: Fernando Ponzetto
La reestructura aprobada hace que varios hayan sido removidos. Foto: Fernando Ponzetto

El sindicato de la fábrica de "clinker" (elemento constitutivo del cemento) de Ancap ubicada cerca de Minas dice que no es el responsable de que la instalación no esté funcionando hace dos meses. En un comunicado el gremio señala que la parada del horno "se debió y se debe a la falta de personal en áreas operativas" y no a medidas gremiales. El director de Ancap, Diego Labat, había informado a El País que la planta estaba detenida hace dos meses, lo cual genera costos a la empresa pública, y que los trabajadores de Minas no habían aceptado un preacuerdo al que la Federación Ancap había llegado con el directorio.

El comunicado señala que el directorio incumplió distintos acuerdos para mitigar la falta de personal. "Dicho acuerdo y sus sucesivas prórrogas vencieron el 31 de diciembre de 2017 y durante todo ese tiempo, muchos trabajadores estuvimos realizando hasta 16 horas por día y en régimen de turnos rotativos, incluso sin descansos semanales. No podemos ser cómplices de prorrogar un acuerdo indefinidamente sustentado en las falacias del Directorio", que ha generado "descreimiento", dice el comunicado.

"Tampoco podemos ser cómplices de las comprobadas malas gestiones realizadas por el Directorio, como por ejemplo haber invertido en un horno de última generación para la planta de Paysandú (aproximadamente US$ 80 millones) y darse el gusto de dejarlo deteriorar en decenas de contenedores, sin haber realizado un análisis de mercado. Ahora es fácil decir que no se puede instalar porque aún faltaría otro tanto de millones para terminar la inversión. ¿Dónde están los responsables de semejante mala gestión?", agrega.

La división de cemento de Ancap perdió US$ 12 millones en 2017, menos que los US$ 27 millones de 2016, aunque acumula un rojo en los últimos quince años de US$ 207 millones.

Los trabajadores de Ancap reclaman el ingreso de personal en la planta de Minas, que comenzó a funcionar en 1956. El año pasado trabajaban allí 245 personas, de las cuales 140 estaban en la plantilla de la empresa pública. En la fábrica de Paysandú trabajaban el año pasado 300 personas, de las cuales 175 son trabajadores propios de Ancap.

La falta de actividad de la planta de Minas aumenta las "amenazas" sobre un negocio "que viene en caída" y que ya presenta dificultades, había dicho Labat a El País.

El sindicato pide que se suban los aranceles a la importación de cemento para mejorar las posibilidades del producto de Ancap.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)