Anuncio

Gremiales lecheras se enojaron con Murro

No quieren que se las responsabilice si fracasa salida para Pili.

Conferencia de prensa de las gremiales lecheras este martes
Conferencia de prensa de las gremiales lecheras este martes. Foto: Marcelo Bonjour

Luego de que el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, dijera que le llamaba la atención que las gremiales lecheras obstaculizaran la entrega de materia prima a la empresa sanducera Pili para que esta pueda seguir adelante, estas organizaciones salieron al cruce. Wilson Cabrera, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche, dijo en conferencia de prensa que "nos quieren poner a nosotros de culpables si mañana no sale el acuerdo con Pili". Y recordó que fueron las organizaciones lecheras las que propusieron en enero pasado pasar 100.000 litros diarios de leche a Pili, una solución que en ese momento no se pudo implementar. Pili está procesando solamente 70.000 litros diarios pese a que tiene capacidad para 400.000.

Además, las diez gremiales que llamaron a conferencia de prensa ayer dejaron claro que no les convence la fórmula que el gobierno impulsa para dejar atrás al largo conflicto en Conaprole. El dirigente de la Asociación de Productores de Leche de San José, Justino Zavala, explicó que las gremiales quieren una cláusula de paz laboral por tres años "por lo acordado" porque lo contrario, equivaldría a "una rendición" y a que en setiembre se replantee la conflictividad. "No vamos a movernos de esta posición. Falta capacidad de gestión del ministro", advirtió.

"Además, advertimos que otras industrias están en serias dificultades y todos los productores estamos al límite, no se puede tirar más de la piola", dice un comunicado de las organizaciones. "Los hechos demuestran una vez más que el tambero es el eslabón más débil de la cadena y por eso nos llama la atención que declaraciones públicas quieran enfrentarnos", agrega el comunicado sobre a los dichos de Murro.

Cabrera explicó que para colaborar con Pili las gremiales pretenden paz laboral, garantías de cobro por la materia prima enviada y que durante el lapso del convenio salarial que se negocia a tres años, Conaprole pueda no cubrir las vacantes generadas por jubilaciones, lo que le permitiría reducir su plantilla en ese lapso en unas 150 personas. Las gremiales entienden que las plantas de Conaprole deben ganar mucho en eficiencia y que la empresa tiene que reducir personal. La actual cláusula de paz laboral claramente no ha dado frutos, porque desde octubre que la empresa láctea está en conflicto, agregó Cabrera.

Hoy habrá una reunión clave para definir el futuro de Pili y, en paralelo, para determinar si se firma finalmente el postergado convenio del sector lácteo, dos asuntos vinculados. Según las gremiales, si su propuesta de entregar materia prima a Pili se hubiese aceptado en enero toda sería más fácil ahora. "Pero el sindicato no lo acompañó y las autoridades no se pusieron firmes cuando las condiciones evidentemente eran mejores que las de hoy", dice el comunicado de las gremiales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º