Larga pulseada

Fuerte caída en las ventas de Conaprole por conflicto

La distribución de subproductos y algunas exportaciones son afectadas

Conflicto sindical, nueva propuesta de paz. Foto: AFP
Foto: AFP

El largo conflicto en Conaprole sigue y en la mayor empresa privada del país, que además es la mayor exportadora, las luces ya son más que amarillas porque la venta de los subproductos (yoghurts, postres, etcétera) bajó muy fuertemente en lo que va de agosto con respecto al mismo mes del año pasado, según dijo a El País el gerente de recursos humanos de la cooperativa, Gabriel Calabuig. La preocupación se extiende a los distribuidores, que ya están evaluando enviar personal al seguro de paro.

Calabuig explicó que los subproductos son fundamentales para la empresa porque generan más margen de ganancia ya que en la leche fresca la utilidad es mínima. Además, es el renglón en que la competencia con otras marcas es más intensa. Por otro lado, ya hay algunos programas de exportación que se están viendo afectados, aseguró Calabuig. El 75% de la producción de la cooperativa se destina a la exportación.

El sindicato de Conaprole no está realizando horas extras y el martes realizó paros de dos horas por turno. La empresa decidió, mandatada por sus remitentes, no mantener contactos con el gremio hasta que este no levante sus medidas. Conaprole apoya la fórmula que la semana pasada presentó el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, que redactó una cláusula de paz laboral para el sector lácteo, con un anexo específico para Conaprole. La empresa pretende, básicamente, tres años de paz laboral y el sindicato no accede. El conflicto, con intermitencias, se viene desarrollando desde junio. El paro de 24 horas de la planta montevideana sobre ruta 5 del viernes pasado, por ejemplo, le generó un perjuicio de US$ 1 millón a la empresa. "No se están pudiendo realizar auditorías por parte de clientes estratégicos y tan importante como los productos son las certificaciones", explicó Calabuig.

Hebert Figuerola, dirigente de la Federación de la Industria Láctea (FTIL), dijo a El País que "estamos abiertos al diálogo" y que las exigencias de Conaprole con respecto a la cláusula de paz le parecen "un pretexto". "Ninguna cláusula de paz asegura que no haya conflicto. Hemos demostrado la responsabilidad de la FTIL en distintas situaciones", enfatizó Figuerola.

El conflicto de Conaprole, que comenzó en junio, fue una de las razones manejadas por las principales gremiales rurales para retirarse del Consejo de Salarios del grupo 22 el martes pasado. Conaprole, con 82 años de historia, tiene alrededor de 1800 empleados y es el principal exportador de Uruguay. La cooperativa sigue en contacto con el director de Trabajo, Jorge Pena, para encontrar una solución al conflicto, que no solamente afecta a Conaprole sino que ha impedido que se firmara el convenio laboral en el sector de la industria láctea. Ya hay acuerdo básico respecto a los temas salariales, pero el desacuerdo con respecto a la cláusula de paz ha impedido la firma. La Asociación Nacional de Productores de Leche, estrechamente vinculada a Conaprole, ha pedido una línea dura en la negociación porque, sostiene, en los últimos cuatro años los salarios han subido varios puntos por sobre la inflación y en el mismo lapso los precios que reciben los productores por su leche están estancados.

Distribuidores.

Natalia Pena, titular de la gremial de distribuidores de productos lácteos, pintó un panorama muy complicado para el sector en el que trabajan alrededor de 600 personas y aseguró que las empresas ya están evaluando realizar envíos al seguro de paro. Conaprole tiene aproximadamente el 75% del mercado interno de productos lácteos y sus distribuidores tienen contratos de exclusividad con la cooperati-va por lo que la falta de entrega de los productos que reparten los está afectando gravemente, dijo Pena.

"El lunes no entregaron leche deslactosada, el martes no entregaron leche ultra y el miércoles el reparto empezó con cuatro horas de atraso. Y las otras marcas funcionan en forma normal. Por ejemplo, Calcar y Parmalat también ofrecen leche deslactosada. Y también tienen yoghurt. Son productos que si no se venden se sustituyen por otra marca, aunque como no están preparadas para esta situación, en un mes puede faltar mercadería. Y la leche fresca no deja casi ganancia y está tarifada ", dijo. Las ventas de leche deslactosada, por ejemplo, han subido mucho y llegan casi al 10% del total comercializado. Otros subproductos muy vendidos son los Yoprole y Biotop de frutilla y durazno y los yoghurts integrales y con cereales, dijo Pena.

La empresaria explicó que en Conaprole ha habido conflictos más largos que llegaron a afectar el suministro de leche fresca, pero que este es diferente y ha generado más perjuicios. "Como dan un poco de leche fresca se dice que no hay desabastecimiento y nadie actúa en un tema que es urgente. La situación está complicada en todo sentido. Se está entregando menos de la mitad de la mercadería", se lamentó la empresaria. Habitualmente, los distribuidores cargan productos de lunes a sábado.

Según Pena, la gran mayoría de las empresas distribuidoras son familiares y tienen uno o dos camiones. Por este motivo, dejarán claro en el próximo consejo salarial del sector que no pueden dar incrementos por sobre la inflación. Los distribuidores reclaman que la leche fresca suba $ 2 a $ 25 porque sus costos (cubiertas, aceite, repuestos, combustibles, etcétera), evolucionan con el dólar, que ha subido en lo que va del año un 9,74%, agregó Pena.

Bordaberry avisa que fondospara Pili son solo un paliativo

La Cámara de Senadores aprobó ayer rápidamente dos proyectos de ley para ayudar a la empresa láctea Pili, de Paysandú, que atraviesa serios problemas. El debate parlamentario generó algún pase de facturas políticas. Hoy la Cámara de Representantes dará sanción a la iniciativa. Uno de los proyectos de ley crea un fondo de $ 14 millones para pagar las deudas de la empresa con sus trabajadores y el otro crea otro fondo por $ 38,4 millones para los 75 productores que remiten a la empresa.

El senador colorado Pedro Bordaberry reclamó una "solución definitiva" para la industria láctea, más allá de que acompañó el proyecto. Según Bordaberry, este proyecto es transitorio porque "es como ponerle nafta a un auto para andar diez kilómetros". "A los diez kilómetros el auto se va a parar, este y el de la lechería", insistió el senador, que pidió "estudiar los costos del país, como hace la gente de UPM para ver si invierte y pide lo que pide para poder trabajar en el país".

"Si no revisamos los costos del país esto se va a parar en seguida", insistió, y se refirió a "cómo le fue a Pili en los negocios con Venezuela". "De apuro el subsecretario de Economía (Pablo Ferreri) nos informó que parte de la deuda de Ancap se iba a canjear por los créditos que tenían empresas uruguayas con Venezuela. Y muy de apuro fue. El proyecto no decía que Ancap le pagaría a las empresas uruguayas. Pero se nos dijo que nos quedáramos tranquilos porque la operativa iba a ser así. ¿Saben adónde fue a parar la plata? A una empresa en China, propiedad de Venezuela, de Pdvsa. Y aún hoy le debe Venezuela a las empresas lácteas", recordó el senador colorado. Y añadió que "un país en serio no funciona así" y que los senadores "entendemos el apuro, pero necesitamos saber qué viene después". Venezuela nunca pagó a Conaprole embarques por alrededor de US$ 39 millones aunque sí lo hizo a Calcar, Pili y Claldy.

Pili dice que en pocos días levanta las objeciones

Pili espera subsanar en los primeros días de la próxima semana las observaciones que la Justicia hizo a su pedido de concurso, dijo a El País su abogado Mariano Aramberri. "Es claro que está en el interés de la empresa hacerlo cuanto antes", dijo. Aramberri dijo que la empresa debe agregar información sobre su inventario de bienes, sobre algunos acreedores y completar el pago de un impuesto judicial requerido para la solicitud de concurso. Pili tiene deudas por US$ 60 millones con proveedores y bancos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º