CONFLICTO SINDICAL

Curtidores esperan respuesta de Trabajo y amenazan con medidas

Buscan un seguro de paro especial para unos 30 trabajadores de Zenda.

Curtidores. Foto: Leonardo Mainé.
Manifestación. Los trabajadores reclaman una mesa de diálogo con el gobierno y con la empresa. Foto: Leonardo Mainé.

En la Unión de Obreros Curtidores (UOC) no descartan adoptar algún otro tipo de medida sindical si no prosperan las negociaciones con el Ministerio de Trabajo tras el cierre de dos de las tres plantas de la curtiembre Zenda y el envío al seguro de paro de 370 trabajadores.

Este viernes, el ministro de Trabajo y Seguridad Social Ernesto Murro recibió a los trabajadores luego de que se manifestaran en la propia casa del presidente Tabaré Vázquez en el Prado y en la residencia de Suárez y Reyes. Los curtidores reclamaban la intervención del gobierno en el conflicto que los enfrenta con el grupo brasileño JBS, propietario de la empresa local.

El secretario general de la UOC, Carlos Bico, explicó a El País que le solicitó a Murro crear un proyecto de ley sobre un seguro de paro especial, fundamentalmente para 30 trabajadores que no tienen derecho a cobrar un seguro de paro. También pidieron al secretario de Estado conformar una mesa de trabajo.

Bico señaló que Murro se comprometió a estudiar el planteo y que lo analizará en el Consejo de Ministros. Paralelamente, los trabajadores esperan que esta semana se concrete una reunión tripartita en el Ministerio de Trabajo para lo que “es prioritaria la voluntad de la empresa de sentarse a negociar” con el gobierno y con los propios trabajadores de la curtiembre.

Este viernes los trabajadores se movilizaron hasta la casa de Vázquez. Es que pretendían ser recibidos por el presidente, o en su defecto por el prosecretario Juan Andrés Roballo. Sin embargo Vázquez comunicó que no los iba a recibir, informó el programa “Fuentes confiables” de radio Universal. Ese mismo día, el vocero de la Unión de Obreros Curtidores, Jorge Rocco, explicó que la intención es “instalar una mesa de negociación tripartita, con los diferentes ministerios, la empresa y nosotros, para encontrar una fórmula en la que podamos preservar los puestos de trabajo”.

Ayer, en diálogo con El País, Bico señaló que no descartan activar otras eventuales medidas si no prosperan las negociaciones con el gobierno y con la empresa. Bico rechazó hacerlas públicas.

La semana pasada la ministra interina de Industria, Energía y Minería, Olga Otegui, compareció ante la comisión de Industria de Diputados para explicar la situación de la industria curtidora. Allí sostuvo que “el compromiso del Ministerio está en seguir analizando este sector, viendo cuáles son las medidas a adoptar, si es la reconversión la que se tiene que tomar, pero no podemos dejar de manifestar nuevamente que no podemos ver un sector aisladamente”. En los últimos cinco años, el sector perdió peso en el PIB, ya que se pasa de casi un 3% a menos del 1%.

La empresa adjudicó la decisión a la pérdida de competitividad y a la caída del precio del cuero a nivel internacional pero desde la Unión de Obreros Curtidores (UOC) dijeron que “esa no es la verdadera razón”.

La planta que se mantendrá abierta es la de terminación y emplea, entre obreros y administrativos, a 140 personas. Zenda producía hasta el momento 60.000 cueros al mes, y según Bico el hecho de que deje de hacerlo generaría un “impacto medio ambiental muy importante” dado que el mercado uruguayo “no tiene capacidad para absorber esos cueros”. Es por esto que, según indicó el dirigente, desde la UOC solicitarán un trabajo en conjunto entre el MTSS, el Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM) y el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente.

El mes pasado la empresa había comunicado que frenaría los despidos y que enviaría al personal al seguro de paro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)