EL AVANCE DEL VIRUS

Desobediencia explica el “clima de tensión” previo a los casos de COVID en Canal 5

Dirección denuncia que gremio quiere en realidad proteger a un funcionario que decidió levantar la transmisión del debate presupuestal.

Reformas impuestas por el Secan han molestado a los trabajadores agremiados. Foto: Marcelo Bonjour
Reformas impuestas por el Secan han molestado a los trabajadores agremiados. Foto: Marcelo Bonjour

Otra vez la dirección de los Servicios de Comunicación Audiovisual Nacional (Secan), encabezada por Gerardo Sotelo, y la Asociación de Trabajadores de Televisión Nacional (ATTN) protagonizaron ayer un conflicto a nivel público. El aparente desencadenante de las nuevas desavenencias fueron dos casos positivos de COVID-19 detectados en Canal 5, sin embargo detrás de esto se esconde una investigación administrativa y el desconocimiento por parte de algunos funcionarios de jerarcas contratados por esta administración.

La ATTN denunció al Ministerio de Salud Pública que no se han tomado las medidas suficientes para evitar que se genere un brote dentro de los estudios de Canal 5, luego de que se confirmara que dos funcionarios habían dado positivo. Sebastián Balmelli, vocero del gremio, sostuvo a El País que ellos esperaban que, tras detectarse los casos, se tomaran las mismas medidas que meses atrás, cuando la conductora Florencia Infante dio positivo.

“Ahí se asiló a todos los que habían permanecido en el mismo estudio que ella por más de 15 minutos y también se desinfectó todo. Ahora no se desinfectó nada y se mandó un comunicado para que las personas que hayan estado cerca de las personas que dieron positivo consultaran a sus prestadores de salud”, manifestó Balmelli. Y añadió que “conductores que habían estado con ellos en el estudio hoy de mañana (por ayer) ya estaban trabajando, siendo que por su tarea no pueden ni usar tapabocas”.

Tras la denuncia, la respuesta de Sotelo no se hizo esperar. A través de un hilo en la red social Twitter, el presidente del Secan explicó su punto de vista. Advirtió que “el sindicato pretende que se levante toda la programación en vivo y no trabajar, a pesar de que se cumple con todos los protocolos y las medidas dispuestas por las autoridades”.

Las dos personas que se infectaron con COVID-19, según contó el periodista, se contagiaron fuera del canal y en lugares diferentes. Y, pese a lo que dijo el sindicato, señaló que tanto ellas como quienes estuvieron en contacto con ellas, están en sus casas; que se armó un régimen de turnos rotativos y teletrabajo; y que el Ministerio de Trabajo inspeccionará el lugar “para tranquilidad” de los funcionarios.

Pero más allá de eso, Sotelo dijo que la denuncia de los funcionarios “se inscribe en un clima de tensión generado por el sindicato a raíz de que está en curso una investigación administrativa”, y que la dirección del Secan “se negó a negociar las posibles sanciones que corresponderían de comprobarse la existencia de faltas graves”.

El trasfondo.

Aunque la investigación administrativa todavía no llegó a su fin, y por ende tanto Sotelo como el sindicato se negaron a hacer declaraciones sobre este tema, El País supo que el desencadenante del conflicto fue el 11 de octubre, cuando se empezó a discutir en la Cámara de Diputados el Presupuesto Nacional. La dirección del Secan había resuelto que Canal 5 transmitiría todo el debate sin interrupciones, pero esto no fue lo que ocurrió.

Gerardo Sotelo. Foto: Leonardo Mainé.
Gerardo Sotelo. Foto: Leonardo Mainé.

Un funcionario recibió la orden del director periodístico del Secan, Jorge Gatti -quien fue nombrado por Sotelo-, de mantener en vivo la discusión de la Cámara de Representantes. Sin embargo, este funcionario decidió consultar con su jefe directo si le hacía caso a Gatti o no. Su jefe le contestó que no y se terminó poniendo al aire una “programación de emergencia”.

La investigación no es contra el funcionario que decidió preguntar, sino contra su jefe, a quien se lo acusa de dos cosas: primero, de pasarle por arriba a una orden directa de Gatti, o sea de la dirección del Secan; segundo, de haber marcado tarjeta y no ir a trabajar.

Fuentes de la dirección dijeron a El País que durante la investigación administrativa este funcionario dijo que cuando su subalterno lo llamó él estaba en su casa durmiendo la siesta, sin embargo debió haber estado en Canal 5, porque era un día en el que le correspondía ir y porque según los registros había marcado tarjeta como que estaba trabajando. Se espera que en los próximos días se le comunique la sanción.

Una reforma inminente

Pese a la resistencia del sindicato, Gerardo Sotelo mantiene su plan de reformar el Secan. Esto incluye mejorar la oferta de los medios públicos a nivel digital, incluyendo por ejemplo podcast, y hacer que los contenidos sean “más republicanos”, en el sentido de que todos los escuchas se puedan sentir representados. Estos cambios implicaron la no renovación de 41 contratos a término (correspondiente a 38 personas), lo que también puso al gremio en pie de guerra.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados