Tormenta en la industria láctea

Buscan salida "urgente" para Pili

El gobierno analiza que Anep compre la vieja planta de la láctea para que pague deudas.

Pili: la empresa le debe a tamberos y trabajadores y alrededor de US$ 40 millones a varios bancos. Foto: El Telégrafo / Paysandú
Pili: la empresa le debe a tamberos y trabajadores y alrededor de US$ 40 millones a varios bancos. Foto: El Telégrafo / Paysandú

La industria láctea sigue bastante convulsionada y el gobierno se involucró a fondo en la búsqueda de soluciones. Por un lado, logró que la patronal aceptara volver al Consejo de Salarios, lo que desactivó al menos por el momento la posibilidad de un conflicto generalizado que podría haber generado desabastecimiento, y por otro analiza que ANEP compre la vieja planta de la empresa Pili para que esta pueda pagar sus deudas con trabajadores y tamberos (a estos últimos les adeuda seis meses de remisión). De esta forma, la familia Nolla, propietaria de la empresa, ganaría tiempo para continuar las tratativas con tres grupos extranjeros que están interesados en la compra de parte de la firma.

Ayer tres arquitectos de la ANEP visitaron la vieja planta ubicada en el centro de la ciudad de Paysandú para intentar determinar qué uso se le podría dar (quizás un polideportivo o talleres), supo El País.

Pero al mismo tiempo Pili le comunicó al sindicato ayer que no estaba en condiciones de pagar todavía los salarios de junio ni la primera de las cuatro cuotas del aguinaldo que pactó, dijo el sindicalista Marcel Petrib. La planta trabaja solamente cuatro días por semana, 40 trabajadores están en el seguro de paro parcial y solamente se procesan 80.000 litros diarios de leche pese a que la capacidad de la nueva planta inaugurada hace dos años alcanza para 400.000 litros.

A alrededor de 80 tamberos y a los trabajadores, Pili les debe al menos US$ 1,5 millones, explicó a El País, Gerardo de Souza, un productor que tiene un establecimiento de 300 vacas a 20 kilómetros de Pay-sandú y que está involucrado en la búsqueda de una solución. A algunos productores se les debe hasta 6 meses de remisión y se necesita una solución "totalmente urgente", explicó. La venta del inmueble mencionado permitiría pagar a tamberos, trabajadores y proveedores y dejaría un remanente que le permitiría a Pili funcionar un par de meses, agregó. Los productores se están descapitalizando vendiendo animales y herramientas para cubrir deudas, aseguró.

La situación de Pili, que fabrica quesos y manteca, es en buena medida consecuencia del cierre abrupto del mercado venezolano. Ahora puede colocar sus quesos en Brasil pero le está faltando materia prima.

Roberto Ceriani, es un productor lechero sanducero que remite a Conaprole pero que está acompañando a los remitentes de Pili. Advierte que la caída de esta empresa tendría una enorme repercusión en la zona y podría afectar a más de 600 empleos. Es que el grupo Nolla es propietario también de la chacinería Industrial Paysandú y de un matadero de cerdos, entre otras empresas. "Hay mucha preocupación. Están supercomplicados", dijo Ceriani sobre los remitentes a Pili.

Tregua.

Ayer la Cámara de la Industria Láctea aceptó, a instancias del gobierno, reintegrarse el martes al Consejo de Salarios, del que se había retirado hace más de un mes y esto deja en suspenso la posibilidad de un conflicto generalizado. Pero las medidas en Conaprole de trabajo a reglamento, no realización de horas extras y paralización total en los días de descanso, seguirán aplicándose, dijo el sindicalista Luis Goichea. Y eso complica muchísimo a sus remitentes, comentó Ceriani. "Se demora la descarga en las plantas y la leche va a la elaboración de leche en polvo que no tiene tanto valor y que no se produce en todas las plantas. Si no realizan horas extras no se elaboran otros productos y se generan problemas de logística", explicó Ceriani.

Goichea dijo que la plataforma del sindicato de Conapro- le "es producto de un contexto diferente" y que insistirán en una serie de puntos que, según los tamberos, equivalen a un nuevo aumento salarial (aunque el gremio lo niega) que no están en condiciones de asumir. Además, la Federación de la Industria Láctea quiere que el aumento que se convenga para todo el sector se aplique retroactivo al 1º de enero pasado, algo que no gusta en la industria y que augura complicaciones. Los trabajadores dicen que sus salarios reales están congelados hace cuatro años.

Desde 2015 cerraron las empresas Ecolat (de Colonia) y Schreiber Foods (de San José) y se perdieron centenas de empleos en el sector. Ahora están muy complicadas Pili (que tiene 130 empleados) y la cooperativa Coleme (de Cerro Largo).

Rentabilidad muy dañada

Los tamberos creen que no puede haber incrementos salariales en términos reales para los trabajadores de la industria láctea porque los productores ganan lo mismo en pesos corrientes desde 2014 y sus costos han subido en ese lapso, dijo Ceriani. Con un dólar notoriamente más caro deben pagar raciones, contratos, repuestos, herbicidas y fertilizantes, señaló.

CRITICAN A LA MAYORÍA DEL PIT.

Moderados no quieren complicar

La corriente sindical "En lucha" que no quería postergar el paro general del Pit-Cnt hasta el 22 de agosto pero que perdió la votación sobre el tema el jueves, descargó duras críticas a la mayoría moderada de la central.

"Es claro que el gobierno ha renunciado a cumplir con sus promesas de campaña electoral y no ha tomado en cuenta prácticamente ninguna de las propuestas que el movimiento sindical hiciera en diferentes ámbitos, las cuales estaban dirigidas a tener una mejor redistribución de la riqueza. Sin embargo, paradójicamente parte del movimiento sindical, estando dadas todas estas condiciones, renuncia a concretar una medida de paro general inmediata aduciendo que el panorama ha mejorado", acusó la corriente en un comunicado.

Para esta corriente, la postura de la mayoría moderada "demuestra una vez más la intencionalidad de no generar complicaciones al gobierno". "En lucha" está conformada por sindicatos del sector privado como el de la bebida, los municipales de Montevideo y los estatales de COFE. Esta corriente cree que había condiciones "contundentes" para parar el 25.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)