SINDICATO EN CONFLICTO

Ancap no logra retomar fabricación de cemento

Encendió y debió apagar un horno por medida sindical.

Minas: sindicato sostiene que el directorio ha incumplido los acuerdos sobre cantidad de personal. Foto: Archivo
Minas: sindicato sostiene que el directorio ha incumplido los acuerdos sobre cantidad de personal. Foto: Archivo

El plan de Ancap para revertir las cuantiosas pérdidas de su división cemento sigue enfrentando obstáculos: el domingo la empresa intentó retomar la producción en su planta de Minas que está paralizada desde el 9 de febrero e incluso encendió el horno. Pero debió apagarlo luego de 16 horas. Según un comunicado de la empresa, el sindicato no aceptó una resolución adoptada el jueves por el directorio para que hubiese una guardia mínima y no se pudo retomar la operativa. El comunicado dice que la situación ha generado pérdidas de US$ 3,4 millones. "En muchos casos los clientes están comprando en otro lado", explicaron fuentes de la empresa. Ancap determinó la cantidad de personas que debía tener la guardia en base a estudios previos y "no se inventaron números", dijeron las fuentes. El año pasado Ancap tuvo un prolongado conflicto con su sindicato que también rechazaba la dotación de personal que proponía el ente para algunas áreas de la refinería de La Teja.

Ancap se quedó sin stock de cemento hace varios días. La planta de Minas explica habitualmente algo más de la mitad de la producción de la empresa y si bien se envió algo de producción desde Paysandú para atender la demanda en el sur del país, el volumen enviado dista de ser suficiente. Además en Paysandú también hay problemas operativos. Según informó el diario sanducero "El Telégrafo" un motor sufrió desperfectos por lo que también debió suspenderse la operativa.

Los trabajadores de Ancap reclaman el ingreso de personal en la planta cercana a Minas, Lavalleja, que comenzó a funcionar en 1956. El año pasado trabajaban allí 245 personas de las cuales 140 estaban en la plantilla de la empresa pública. En Paysandú se desempeñaban el año pasado 300 personas, de las cuales 175 son trabajadores propios de Ancap. El directorio aprobó llamados externos bajo el sistema de contratos de función pública

La división de cemento de Ancap perdió US$ 12,3 millones en 2017, menos que los US$ 27 millones de 2016, pero acumula un rojo en los últimos quince años de US$ 207 millones. A comienzos de 2017 Ancap definió un plan para equilibrar las cuentas de la división cemento en un plazo de dos años. No ha resuelto qué hacer con un horno que compró para la planta de Paysandú y nunca instaló.

Ancap mantiene una participación importante en el mercado interno del cemento pero debe enfrentar la competencia de "Cementos Artigas" (Compañía Uruguaya de Cemento Portland) y del producto importado. Y comenzará a funcionar otra planta privada en el este del país.

Advertencia para el gremio

El gremio dice que Ancap ha incumplido distintos acuerdos sobre dotación de personal. Ancap advirtió en un comunicado que si no logra concretar su plan de sustentabilidad se volvería necesario "un replanteo estratégico". El horno no volverá a encenderse hasta que no pueda funcionar en forma segura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados