La moderación se impone

Acuerdos salariales dan la prioridad a cuidar empleos

Los trabajadores de las tiendas firmaron y difícilmente tengan suba real.

El sector de las tiendas tiene acuerdo salarial. Foto: Archivo El País
El sector de las tiendas tiene acuerdo salarial. Foto: Archivo El País

La séptima ronda de los Consejos de Salarios desde el regreso a la democracia, la más grande de la historia del país, sigue su trabajoso avance y el desenlace de las tratativas que ya cerraron deja claro que hay sindicatos que parecen haberse concientizado de que el panorama del empleo es complejo y amerita la moderación salarial. El jueves pasado se firmó el acuerdo en el importante sector Tiendas cuyos alrededor de 10.000 trabajadores "empatarán" la inflación o tendrán un incremento real mínimo. El acuerdo es a dos años y el grupo se ubicó en el sector "intermedio" lo que implica que el primer año el aumento anual será de 7,5%, de 7% en el segundo y de 6% en el tercero. Con una inflación que en los últimos doce meses se ubicó en 8,01% esto implica que en este sector los asalariados mantendrían el poder adquisitivo y no mucho más.

Jorge Peloche, dirigente del sindicato del comercio (Fuecys), dijo a El País que el sindicato obtuvo que el correctivo por inflación se aplique a los 12 meses de vigencia del convenio y no a los 18 como sugería el Poder Ejecutivo en sus lineamienos. De esta forma, el sindicato se aseguró que eventuales pérdidas de poder adquisitivo como consecuencia de la evolución de la inflación se subsanen más rápidamente. Esta solución a la que se llegó derivó en que el acuerdo saliese adelante con los votos a favor de las empresas y del sindicato y con la abstención de los representantes del gobierno.

Peloche señaló que hay "un escenario regional que no podemos ignorar" y mencionó que no es malo es resultado desde el punto de vista de los asalariados si se considera que en las "paritarias" argentinas (equivalente a los Consejos de Salarios) los gremios del país vecino están aceptando incrementos notoriamente inferiores a la inflación. Peloche dijo que si bien en el sector "no se están creando empleos por miles no se está ni en recesión ni en estancamiento" y destacó que se han concretado inversiones nacionales y extranjeras como lo muestra la llegada al país de cadenas como "H & M" y el aumento de la cantidad de tiendas de "Forever 21".

"Está claro que no es un acuerdo para salir de pobres. No es un sector en el que se ganen miles de dólares pero lo consideramos un buen convenio que despeja la incertidumbre a través de un instrumento democrático como son los Consejos de Salarios", señaló Peloche. Al sindicato lo alienta que en el anterior convenio la desaceleración de la inflación permitió que no se verificase una pérdida del poder adquisitivo aunque también esa vez el sector "tiendas" se ubicó en el rango "intermedio".

Impulso final.

El cambio en el contexto económico con una menor actividad y pérdida de fuentes de trabajo ha llevado a que la ronda esté siendo bastante lenta porque las empresas han endurecido su posición y enfatizan más que otras veces la necesidad de la moderación salarial. Los sindicatos, como es lógico, son renuentes a cerrar acuerdos que impliquen una pérdida salarial. El ministro de Trabajo, Ernesto Murro, dijo el vienes pasado que de los 198 ámbitos de discusión, se firmaron acuerdos en 79 (el 40% del total). Agregó que otros 19 están "prontos para la firma" y otros 16 están "próximos a acordar". Aún así, el gobierno es consciente que está ya avanzado noviembre que hay muchos consejos que no cierran y que puede ser una complicación grande que se acerque el período de las fiestas tradicionales sin las tratativas cerradas. Por ese motivo, convocó a un Consejo Superior Tripartito para el jueves por la tarde que, sin embargo, es visto con cierto escepticismo por el sector empresarial.

Ernesto Murro. Foto: Fernando Ponzetto
Ernesto Murro. Foto: Fernando Ponzetto

Una fuente del sector privado que participa activamente en las negociaciones dijo a El País que "la lectura de la realidad cambió y los lineamientos no tomaron en cuenta esa realidad, la anterior ronda fue cara para el sector empresarial , ahora se toman más recaudos y se entiende que el sector "intermedio" acomoda a todo el mundo". "El contexto es de crecimiento sin creación de empleo y eso debe llevar a la reflexión", dijo la fuente.

Continúa la caída en el nivel de empleo

En el sector empresarial se interpreta que el gobierno quiere que los plazos "no se le vayan de las manos" y las conversaciones no se extiendan a 2019, cuando el clima ya será electoral. El panorama del empleo condiciona al panorama, El ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, reconoció que las cifras de desempleo "incomodan" mucho al gobierno" por lo que se han lanzado medidas para estimularlo. En los últimos tres años se perdieron 54.000 puestos de trabajo. El 1 de enero entrará en vigencia una ley (la 19.689) que incluye estímulos para la creación de puestos de trabajo. Los últimos datos de empleo indican que el desempleo está en 8,65% y que en el tercer trimestre del año se perdieron 11.000 puestos de trabajo.

Avisan que la queja ante la OIT sigue
Reunión de representantes de la OIT. Foto: Pouteau / Crozet / OIT

El sector privado entiende que las negociaciones en los Consejos de Salarios abarcan demasiado. De hecho, una fuente empresarial dijo a El País que se mantiene firme ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) la queja por cómo está diseñado el sistema de negociación tripartito. Los empleadores, representados por la Cámara de Industrias y la de Comercio y Servicios, entienden que en las mesas tripartitas deberían fijarse solamente los mínimos por categoría y dejar el grueso de los asuntos restantes a las conversaciones bipartitas entre sindicatos y empresas. "En los actuales Consejos de Salarios se incluyen cláusulas de género, de prevención de conflictos, vinculadas al Sistema Nacional de Cuidados, a la productividad, a hábitos de vida saludable, a la productividad, a la capacitación.... Es mucho", dijo una fuente.

Las empresas creen que en muchos casos el Poder Ejecutivo deberá laudar. Eso implicará que se homologuen convenios sin cláusulas de paz ni de prevención de conflictos. Pero el impacto negativo de esto es relativizado por los empresarios. "Queremos llegar a acuerdos pero no a cualquier costo. Si igual hay conflictos con cláusulas de paz vigentes...", dijo la fuente.

El gobierno laudará seguramente en los principales grupos de negociación que involucran al sector rural porque se retiraron de las conversaciones la Asociación y Federación Rural, la Asociación de Cultivadores de Arroz, la Asociación Nacional de Productores de Leche y las Cooperativas Agrarias Federadas. Estas gremiales estaban molestas con el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social por haber impulsado un incremento salarial retroactivo que entendían que no correspondía. También están muy trabados otros dos grupos que reúnen a miles de trabajadores: el de los supermercados y el del sector metalúrgico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)