LA COLUMNA DE PEPEPREGUNTÓN

¡Qué silencio!

¿Se imaginan cómo estaríamos hoy si, como la Argentina de Alberto y Cristina, hubiéramos cerrado el país siete meses?

Gente en la calle usando tapabocas. Foto: Estefanía Leal
Gente en la calle usando tapabocas. Foto: Estefanía Leal

A poco más de una semana de declarada la emergencia sanitaria en Uruguay, el expresidente Tabaré Vázquez, connotados dirigentes del Frente Amplio, integrantes de la cúpula del Pit-Cnt y el Sindicato Médico del Uruguay reclamaban al gobierno de Luis Lacalle Pou que declarara la cuarentena general obligatoria y confinara a todos los ciudadanos en sus casas, cerrando toda actividad económica y educativa, y adoptando un modelo de combate a la pandemia similar al aplicado pocos días antes por los “K” en Argentina.

¿Qué pasó? Que por suerte el gobierno no les dio corte. ¿Se imaginan cómo estaríamos hoy si, como la Argentina de Alberto y Cristina, hubiéramos cerrado el país siete meses? ¿Cuántos puestos de trabajo se habrían perdido? ¿Cuánto empleo se habría destruido, quizá para siempre? ¿Cuántas empresas se habrían visto obligadas a bajar la cortina y poner un candado? ¿Habría al día de hoy algo que hubiera quedado en pie?

Nada de eso pensaron los que demandaban, convencidos, que se implementara la cuarentena general obligatoria. ¿Qué iban a hacer con quienes violentaran ese confinamiento? ¿Pensaban mandar a reprimir a la misma Policía a la que hoy le arman un escándalo si se presenta para dispersar una aglomeración de forma de prevenir contagios? ¿Estaban dispuestos a perseguir, detener y formalizar a quienes salieran a la calle a hacerse de un peso para mantener a su familia? ¿En serio?

Decían que había que elegir entre la salud y la economía. Y que ellos optaban por la salud y la vida de los uruguayos.

Y si eso es así, que nadie duda que no lo sea, ¿por qué en todo este tiempo de emergencia sanitaria no hemos visto nunca a los máximos líderes del Frente Amplio y del Pit-Cnt salir a exhortar a los uruguayos a evitar cualquier aglomeración o encuentro que pueda de manera involuntaria contribuir a propagar el virus?

¿Por qué los Vázquez, los Mujica, los Astori y los Miranda no suelen utilizar los múltiples espacios de que disponen en medios para pedirle a los uruguayos que usen tapabocas y mantengan el distanciamiento físico de seguridad?

¿Por qué la izquierda, por ejemplo, no sale a hablarle a los jóvenes y les pide un mejor uso de la libertad responsable?

¿Por qué el Pit-Cnt, lejos de pedir mayor prudencia, organiza una marcha con concentración cada vez que puede?

¿Creen acaso que si el Uruguay logra controlar la pandemia el único beneficiado será el gobierno? Y como contrapartida, ¿eso los lleva a pensar que si el virus se sale de control el mayor perjudicado va a ser el gobierno, y será la oposición de izquierda la que sacará rédito electoral de esa situación?

¿No sería mucho mejor para todos que una fuerza política que ha estado quince años en el poder y aspira a reconquistarlo en las urnas mostrara, en el medio de una crisis, que es capaz de asumir la responsabilidad y de mostrar que está dispuesta a utilizar su innegable poder de comunicación con las masas para que los uruguayos se comporten de manera más responsable?

¿O será que, también con el COVID-19, cuanto peor, mejor?

[email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados