FOTOGALERÍA

Más de un siglo apagando incendios

El viernes 19 de agosto se inaugurará el Museo del Bombero en el Cuartel Centenario.

En la fotografía, aparece un vehículo del año 1902 marca Merryweather. Foto: M. Bonjour
En la fotografía, aparece un vehículo del año 1902 marca Merryweather. Foto: M. Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour

En dos pequeñas habitaciones del Cuartel Centenario se custodian 129 años de historia. Carros que eran cinchados por hombres, carrozas tiradas por caballos, cachilas que datan del siglo pasado y decenas de herramientas que usaban los Bomberos en Uruguay, estarán en exposición a partir del viernes 19 de agosto en el horario de 14:00 a 19:00 horas.

En la eléctica sede ubicada en la esquina de las calles Minas y Mercedes, en dos plantas podrá apreciarse una rica historia. Lo que se pretende es que el nuevo Museo de Bomberos esté abierto al público todos los días del año, aunque en principio, solo se podrá ingresar los primeros y últimos viernes de cada mes.

Para llevar a cabo la muestra fue necesario el reacondicionamiento de todas las piezas a exhibir, en especial las que son del año 1880. Siete años después, en 1887, el entonces coronel Pablo Bañales fundó el primer cuerpo de bomberos de Uruguay.

La primera dotación con la que se contó tenía unos 30 hombres aproximadamente, que solo cubrían la ciudad de Montevideo. En aquel momento la capital era bastante más acotada en su extensión de lo que es ahora.

Por este motivo, las primeras herramientas adquiridos por bomberos fueron casi de uso doméstico. Entonces apareció además un carro que tenía dos ruedas grandes de madera y metal. Ambas estaban unidas por un eje macizo, de donde se enroscaba la manguera.

Cuando los bomberos llegaban al incendio tenían que desenroscar la manguera y conectarla a la salida de agua más cercana que hubiese en el lugar para tratar de extinguir el fuego.

"Las primeras herramientas del equipo de Bomberos aparecen en el puerto de Montevideo. Ahí tenían una especie de bombas de tracción humana, con un sistema de palancas y pistones. Lo que hacían era aspirar cada vez que el pistón subía, y al bajar presurizaba el agua en sentido inverso. Eso generaba la presión de agua que luego era lanzada al fuego", contó a El País el director de Bomberos, Leandro Palomeque. Esas bombas también fueron compradas en el año 1887.

Luego se adquieren "carrozas de tracción a caballo para el traslado del personal. Esos fueron los primeros vehículos que se comenzaron a utilizar. Ahí surge el origen del cuerpo de bomberos que estaba ubicado en la calle Paraguay, cerca de la rambla, en un viejo cuartel", explicó Palomeque.

En 1902 se adquieren los primeros vehículos con motores a explosión. La marca de las cachilas que se utilizaron fueron Merryweather y eran procedentes de Londres. En el museo hay ejemplares de este tipo que se conservan en perfecto estado, al punto que a algunas todavía le funcionan las instalaciones eléctricas.

El director de bomberos dijo que "una de las particularidades de estos vehículos es que las ruedas se movían con cadenas, las ruedas traseras, como si fuesen bicicletas. En su momento tener estos vehículos fue todo un avance".

Luego comenzó un proceso de innovación permanente. En 1914 aparece otro vehículo alemán, de marca Magirus Deutz. Esos camiones a motor tenían incorporadas las sirenas y, arriba del techo, las escaleras que se desplegaban a través de un sistema mecánico.

Por su parte, la vocera de Bomberos, Mariela Vivone indicó a El País que "más allá de los vehículos también hay en exhibición mucha indumentaria que se usó durante años, al igual que el equipamiento y las herramientas que ya no se usan en el cuerpo de bomberos".

Organización.

En 1923 se comienza con la construcción del Cuartel Centenario de Bomberos. El entonces presidente de la República, Baltasar Brum, fue quien colocó la piedra fundamental para la construcción de la gigantesca edificación.

Siete años pasaron antes de concluir las obras de lo todavía es la emblemática sede central de Bomberos en Montevideo. Tan singular que aún a la plaza que está a su frente, por la entrada principal de la calle Colonia, algunos la siguen llamando "De los Bomberos".

El Cuartel Centenario se termina inaugurando en 1930. Adoptó ese nombre porque es una de las tres obras que se inauguraron a 100 años de la Jura de la Constitución del Uruguay.

En 1930 también se llevó a cabo la inauguración del Estadio Centenario y la del Puente Centenario, ubicado en el departamento de Durazno, en el cruce del Río Negro.

"Es un gran edificio que permite tener la capacidad de abarcar a los vehículos y al personal", aseguró Palomeque.

Catástrofes.

A lo largo de los años, las vivencias del personal de bomberos en Uruguay han sido múltiples, de las más alegres y de las otras.

No es un oficio para cualquiera, hay que estar preparado para lo peor, siempre.

En 1968 ocurrió uno de los episodios más trascendentes de la historia, si de incendios se habla. El fuego se propagó por la óptica Optecnia, ubicada en pleno centro de Montevideo.

Adentro habían personas atrapadas, que en su gran mayoría lograron salir por sus propios medios. Pero, cuando la estructura estuvo a punto de derrumbarse por la intensidad de las llamas, y en medio del nerviosismo, todos advirtieron que adentro aún quedaba alguien. Se trataba de una empleada de la óptica: Asunción Muñoz.

El destino quiso que por el lugar pasara un joven muchacho de 25 años, que a partir de ese momento, sin que él lo supiera, pasaría a ser un héroe nacional.

Atilio Pelossi no dudó cuando vio que las llamas consumían el comercio y desde afuera la gente gritaba que aún quedaba una persona atrapada. Entró, los minutos pasaron, pero el muchacho no salió. Según el parte de Bomberos de la época, Atilio tuvo entre sus brazos a Asunción, la logró trasladar hasta la puerta, y allí se desvaneció. Murió carbonizado tratando al salvar a la mujer.

"Después de ese día lo consideramos un héroe realmente, porque murió tratando de salvar una vida; incluso en el barrio Prado hay una calle que lleva su nombre", aseguró el director de Bomberos.

Otro de los incendios rememorados ocurrió en la madrugada del 13 de agosto del año 1993. Un incendio consumió los pisos 8, 9 y 10 del Palacio de la Luz (de UTE). Cinco personas quedaron atrapadas en la azotea del edificio y otras cinco murieron carbonizadas.

En esa oportunidad se llevó a cabo un rescate sin precedentes hasta el momento; gracias a un helicóptero dos bomberos bajaron hasta la parte superior del edificio y salvaron a las personas que se encontraban atrapadas en el techo.

En el noveno piso del Palacio estaban las empleadas del servicio de limpieza, que trabajaban tarde para no interferir con las demás actividades de la empresa estatal.

Cuando vieron lo que sucedía decidieron esperar que las vinieran a buscar, pero murieron asfixiadas. Se encerraron en una sala del noveno piso, al lado del despacho del presidente, que en ese momento era Alberto Volonté. Las paredes de la habitación tenían lambriz y el incendio las consumió. Cuando llegaron los Bomberos encontraron los cuerpos calcinados. Para saber quiénes murieron hubo que ver los nombres de la lista de las empleadas que lograron salir.

Palomeque fue uno de los bomberos que concurrió aquella madrugada al lugar. Junto a él estuvo su padre y su hermano, también bomberos. "Yo y un compañero fuimos los que encontramos los cuerpos de las mujeres", recordó el director.

FECHAS CLAVE DE LA HISTORIA.

Los inicios del cuerpo de bomberos.

En 1841, después de varios incendios en el puerto de Montevideo, se adquirieron dos bombas de mano con las que se atendía además a la población. Cuando había un incendio daban la alarma general lanzando 3 cohetes e izando una bandera blanca de día, o encendiendo una luz roja por la noche.

En 1876, la Compañía de Seguros privada "La Providencia" organizó un servicio de bomberos de 30 hombres. A fines de ese año, la compañía adquirió una de las bombas del Puerto.

En 1887 se promulgó la ley de creación del Cuerpo de Bomberos de Montevideo. Mediante una campaña masiva se compró una bomba a vapor, mangueras de cuero y un carro para transportar el material.

En 1888 los bomberos pasaron a ocupar el viejo Cuartel de Serenos, en la actual calle Paraguay. Fue nombrado como primer Jefe, Pablo Bañales.

Entre 1921 y 1924 se crearon los destacamentos de Paysandú y de Salto. En 1924 quedó aprobado se el decreto que autorizaba el comienzo de las obras para la edificación del Cuartel Central de Bomberos.

En 1930, con motivo del Centenario de la Jura de la Constitución se inaugura el Edificio del Cuartel Central, y en razón de la fecha se lo denomina hasta hoy como "Cuartel Centenario".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)