Nos corregimos

UTE: costo salarial de US$ 60 millones es por la reforma de 2013

El País informó hoy por error que la reestructura gerencial en curso de la UTE tiene un costo de US$ 60 millones anuales. La cifra está referida al costo salarial de la reforma que la entidad encaró desde el año 2013, y que denominó proyecto Bambú. 

Gonzalo Casaravilla, presidente de UTE. Foto: Marcelo Bonjour.
Gonzalo Casaravilla, presidente de UTE. Foto: Marcelo Bonjour.

El País informó hoy por error que la reestructura gerencial en curso de la UTE tiene un costo de US$ 60 millones anuales. La cifra está referida al costo salarial de la reforma que la entidad encaró desde el año 2013, y que denominó proyecto Bambú. Ese proyecto tuvo un costo de implementación de US$ 8 millones.

“Tenemos más o menos US$ 350 millones anuales de rubro 0 y el costo de todo lo que supuso el proyecto Bambú, asociado con la mejora salarial, con el redimensionado y con todas las cosas que, en definitiva, se han gestionado, estaba previsto. Fue un poco más de lo previsto, pero en definitiva eso es parte de la casuística que se da en estos casos”, señaló Casaravilla, según consta en la versión taquigráfica de la Comisión de Industria del Senado del pasado miércoles 17.

Asimismo, la oposición le adviritió al presidente de UTE que la reestructura gerencial que impulsa puede derivar en un fallo adverso del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, que no tiene respaldo jurídico y que se implementará cuando aún no terminó la reforma Bambú. En la comisión, Casaravilla le dijo al nacionalista Álvaro Delgado y al colorado José Amorín que la reestructura actual reducirá costos -aunque no precisó de cuánto sería esa baja- y que el proyecto Bambú sí está terminado.

La comisión de Industria recibió a Casaravilla, acompañado por el vicepresidente del organismo César Briozzo, y por la directora nacional de Energía Olga Otegui para considerar la adecuación organizativa de la alta gerencia de UTE.

Ante los senadores el titular del ente defendió la reestructura. “Créanme que aquí no hay nada oculto. Todo es transparente”, aseguró.

“Creo haber sido bastante claro en el sentido de que no estamos afectando a las personas que actualmente se desempeñan en los cargos. Se me ha preguntado a cuántos funcionarios afecta esto y, en principio, si pensamos en el concepto de que el cargo cesa al vacar, los que hoy son titulares del puesto no tendrán ningún problema”, dijo Casaravilla, para agregar que “si el resto de los funcionarios de la organización mira hacia arriba y ve que hay menos puestos de alta gerencia, pensará que en un futuro tendrá menos posibilidades, pero hay que recordar que el principio dice que el puesto no se hace para la persona sino para cubrir la necesidad de la empresa. Si la empresa ahora necesita menos gerentes de alta jerarquía, queda claro que habrá menos lugares para llegar y, por ende, menos posibilidades, pero estimo que esto no puede ser tomado como que se afecta a alguien en sus derechos”.

Afectación
Aunque primero en la comisión Casaravilla estableció que esta reforma “no puede ser tomada como que se afecta a alguien en sus derechos”, momentos después indicó que “hoy toda nuestra energía está concentrada en la gestión del cambio. Estamos convencidos de que esto es muy bueno para la UTE. Entendemos perfectamente la reacción que están teniendo las personas que se sienten afectadas y tenemos que trabajar, con mucho diálogo”.

Para el senador colorado José Amorin el tema “de fondo” es “el decreto del organismo que se dicta consultando a algunos miembros del directorio y sin consultar a Jurídica”, y “el mismo establece una reestructura que complica o preocupa, por lo menos, a cientos de gerentes que están recurriendo. Me parece que hubiera sido bastante simple consultar a Jurídica”.

En la misma línea que el senador Amorín, Álvaro Delgado le dijo a Casaravilla “que ha oscilado de un lado a otro” en su exposición porque “habló de 22 puestos de gerentes transversales y después hizo referencia a titulares de un puesto de la carrera administrativa, transitorio. No tome a mal lo que le voy a expresar pero los cargos de confianza requieren de una ley”.

Casaravilla aclaró que “no es correcto que la carrera administrativa termina en el cargo de gerente de sector en la propuesta que estamos llevando adelante. La carrera administrativa termina en 22 puestos de gerentes superiores”.

Aclaración: La versión inicial de esta nota fue modificada. A los lectores y los involucrados, las disculpas del caso. 






Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)