AHORRO ENERGÉTICO

Sepa qué consejos debe seguir para gastar menos en su próxima factura de luz

Herramientas prácticas que llevan a un ahorro energético en los diferentes electrodomésticos del hogar.

Factura UTE
Foto: archivo El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores. 

El verano y el invierno son las estaciones en las que se dan los dos picos de energía del año. Esto suele ocurrir en enero y en julio debido a las altas y bajas temperaturas que se presentan en cada época respectivamente.

En un intento por mantener el hogar confortable se prenden estufas, aires acondicionados, ventiladores y cuanto artefacto eléctrico esté al alcance para lograr el clima ideal. Esto conforma un combo perfecto para que la factura llegue a fin de mes en números rojos y para que se genere un derroche de energía considerado causal del calentamiento global.

Sin embargo existen varios consejos prácticos que ayudan al momento de ahorrar, herramientas simples que al final del mes hacen una diferencia y que generan hábitos para economizar la energía.

La lista de electrodomésticos que se pueden encontrar en el hogar es larga, pero hay algunos que puntualmente generan un alto gasto de energía por su uso. El que encabeza la lista es el calefón que consume un aproximado de 70 kilovatios hora (kWh) en un hogar promedio, donde el consumo general es de 220 kWh.

Haga click en los números para obtener más información.

Consejos para ahorrar con un calefón:

El primer paso en el ahorro de energía es el uso del timer. Este aparato es similar a un reloj, se usa para programar el encendido y apagado de los calefones y funciona especialmente para aquellas familias que se bañan en horas similares, informó a El País Juan Carlos Patrone, gerente de Mercado de UTE.

En este caso se programa el timer para que se encienda algunas horas antes de la hora de los baños y para que se apague después. "Si una familia se ducha alrededor de las 8:00 entonces se programa para que el calefón se prenda a las 5:00 y se apague a las 10:00", indicó Patrone. De esta forma se evita que siga prendido en horas en las que no va a ser usado.

Este aparato también es útil para las familias que se bañan en diferentes horarios y que tienen una tarifa de doble y triple horario, que cobra el costo de la energía según la hora de uso -entre las 17:00 y las 23:00 es el momento más caro-.

En este caso se recomienda que el calefón se encienda fuera del pico horario pero permitiendo que el agua se caliente lo suficiente para todos los miembros de la familia.

Haga click en los iconos para obtener más información.

Si lo que se quiere es adquirir o cambiar un calefón, UTE recomienda que se haga por uno con etiqueta de eficiencia de energía clase A. Esta categoría implica un ahorro que se verá reflejado en la factura, aseguró Patrone.

El etiquetado de los electrodomésticos surge a partir de una norma del Instituto Uruguayo de Normas Técnicas (Unit) y el objetivo es establecer el nivel de eficiencia para cada tipo de aparatos, informó a El País Ernesto Elenter, director de Seg Ingenieria, empresa enfocada en la eficiencia energética y las energías renovables.

Para establecer qué etiquetado tendrá cada electrodoméstico se hacen pruebas usando un aparato de referencia estándar y el nivel se otorga según la eficiencia energética de cada uno, el nivel A es el más alto y G el más bajo, explicó.

Al respecto, el sector de Eficiencia Energética del Ministerio de Industria (MIEM) informó que los calefones clase A pueden ahorrar incluso un 15% más que los que son de clase C.

Estos equipos no tienen un costo mucho más elevado (una diferencia de aproximadamente $ 800 según los consultados en plaza) que aquellos que están en otras categorías y "el diferencial se recupera rápidamente" con el ahorro de energía final, agregó Patrone.

Una "prueba casera"
para saber si es momento de cambiar el calefón es tocarlo. Si la superficie está tibia o caliente implica que hay una falla en la aislación del aparato y por tanto no está conservando la temperatura del agua correctamente. "Si hay una falla en la aislación el usuario general no se percata de esa pérdida y eso es lo que empieza a generar sobreconsumos", explicó.

Consejos de ahorro con heladeras:

Con estos aparatos también conviene elegir uno que esté bajo el etiquetado de eficiencia A. De todas formas, para evitar gastos de energía, es importante programar bien las temperaturas máximas y mínimas recomendadas por el fabricante y especificadas en el manual tanto para invierno como para verano.

"Recomendamos seguir estas instrucciones porque garantizan un uso óptimo de la energía", indicó Patrone.

Otro de los consejos es sacar todos los alimentos que vayan a ser utilizados en un mismo momento en vez de abrir la heladera una y otra vez en diferentes momentos ya que genera que duplique el esfuerzo para retomar la temperatura.

Esto también aplica para el momento de guardar. "Llevar a la heladera alimentos recién sacados del horno o todavía calientes supone generar un trabajo extra para enfriar el alimento", explicó. "Un alimento templado va a generar un gasto menor; corregir ese hábito impacta en el consumo", aseguró.

Por su parte, el director de Seg Ingeniería indicó que tener la heladera alejada de la pared también es recomendable para generar un ahorro. "Con retirarla cinco centímetros alcanza", indicó y explicó que en la parte trasera de estos aparatos se encuentra el condensador, que saca el aire caliente del aparato. "Si está pegada a la pared la heladera trabaja más forzada y por tanto de manera más ineficiente", agregó.

Descongelar regularmente el freezer o congelador también genera un ahorro. "Con el tiempo se va formando hielo que hace que el intercambio de calor sea más ineficiente", explicó Elenter.

La prueba casera para verificar si la heladera está en óptimas condiciones es sencilla. Lo que se debe hacer es abrirla, poner una hoja A4 en el borde lateral, cerrar e intentar sacarla. "Si sale fácilmente es porque el burlete -la goma pegada en la puerta- no está cumpliendo su función porque no está hermético", explicó el gerente de Mercado

Consejos de ahorro para las luces:

Las luces prendidas representan uno de los mayores gastos de energía en los hogares. El primer paso para generar un ahorro es cambiar las bombillas incandescentes -las tradicionales- por las de bajo consumo o por las lámparas led.

En el caso de las primeras el ahorro que se genera es de un 80% con respecto a las comunes. Si bien se llaman genéricamente “de bajo consumo” hay distintas clases: las clases A son realmente las más eficientes, indicó Patrone.

Además la duración de una lámpara de bajo consumo (6000 hs.) equivale a la duración de 6 lámparas comunes (1000 hs.) y se paga por el mismo tiempo de uso tres veces menos, según los datos de UTE.

"Tener una luz incandescente es totalmente obsoleto. Esta lámpara es mucho más una estufa que una lámpara porque transforma casi toda la electricidad en calor en vez de en luz", indicó Elenter.

En el caso de las led generan un ahorro incluso mayor pero al momento no tienen un etiquetado establecido. "Además tienen un diferencial y es que pueden llegar a durar más tiempo que una lámpara incandescente y que una de bajo consumo", informó el gerente de Mercado de UTE.

El director de Seg Ingeniería indicó además que una lámpara común de 60 watts rinde lo mismo o incluso menos que una led de 6 y otorga "la misma o más luz", dijo Elenter.

El sector de Eficiencia Energética del Ministerio de Industria aconsejó además limpiar los bombillos con cierta frecuencia ya que "el polvo bloquea la luz que emiten y reducen su rendimiento lumínico".

Haga click en los signos de + para obtener más información.

Consumo parásito o consumo vampiro

Patrone explicó que se le denominan parásitos de la electricidad a aquellos aparatos que aunque no están en funcionamiento en cuanto a su función original continúan encendidos y por tanto generando gastos.

Lo mismo confirmó Elenter quien indicó que los llamados "vampiros energéticos están continuamente succionando energía de la red sin cumplir su objetivo", dijo y agregó: "Hay que evitar la energía standby".

Haga click en los signos de + para obtener más información.

"El puntito rojo de la tele cuando la apagamos, la hora que da el microondas cuando no está en funcionamiento, las luces del router son ejemplos", explicó Patrone. Si bien el gasto es menor hay que sumarle las 24 horas los 365 días del año: el consumo que se genera es del 4% o 5% en términos promedio de un hogar, explicó.

"Si estamos propensos a tener un máximo ahorro posible habría que desenchufar el microondas o apagar el router de noche", indicó.

Planes de ahorro
UTE
Luces. Foto: Pixabay

UTE estableció un plan llamado Plan Inteligente pensado para hogares que tienen un consumo mayor a los 300 kWh por mes y ofrece dos tipos de tarifas, que dividen el día en zonas horarias con diferentes precios:

Tarifas doble horario:

Esta opción divide el día en dos rangos horarios. El punta -que va de 17:00 a 23:00 horas ($8,157)- tiene un precio más elevado, mientras que el fuera de punta -de 23:00 a 17:00 horas ($3,266)- tiene un precio "sensiblemente más económico, comparándolo con la Tarifa Residencial Simple", informó UTE.


Tarifa Triple Horario:

Esta segunda opción, como lo indica su nombre, divide el día en tres rangos horarios. Valle: de 00:00 a 07:00 horas ($1,706); Llano: de 07:00 a 17:00 y 23:00 a 00:00 horas ($4,424) y Punta: de 17:00 a 23:00 horas ($8,157).

En este caso el horario punta también es el más caro, pero la diferencia está en el horario Valle "con un precio muy inferior al resto de las tarifas residenciales", explicó la empresa.

El objetivo de ambas tarifas es que el mayor consumo de energía se realice fuera del horario punta. Por ejemplo que el calefón se prenda en esas horas al igual que el lavado y el secado de ropa.

UTE asegura que estos cambios contribuyen a generar un ahorro entre un 10% y un 15% y que no cambian según el día de la semana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)